Turismo nacional: no fue lo que esperaba

Pablo Ortega no pudo cumplir sus expectativas en el año, pero se sintió cómodo en el cierre.

17 Dic 2018

“Para nada fue la temporada que esperaba”, sentenció Pablo Ortega. El piloto de Turismo Nacional atendió el llamado de LG Deportiva mientras unía por tierra Viedma y Buenos Aires, para luego por vía aérea volver a Tucumán y empezar las vacaciones de los “fierros”. “Comencé con las expectativas de seguir mejorando, pero todo terminó al revés”, reconoció Ortega, que en la última fecha del torneo debutó en la Clase 3, la mayor, luego de haber empezado el año en la Clase 2.

“Pude cumplir las expectativas”, asumió Ortega. “Quería terminar entre los 15 primeros”, explicó el objetivo que se había planteado con el equipo de Walter Alifraco, que lo convocó para manejar un VW Vento. Ni un puesto más, ni uno menos fue el que consiguió “Pabloso”, que quedó a más de 22” del ganador Mariano Werner, dominador en la capital rionegrina. “Obvio que me hubiese gustado terminar más adelante, pero para eso hubiese tenido que entrenar y clasificar mejor”, contó Ortega.

Lo que pasó es que el piloto tuvo el primer contacto con la máquina en Viedma, por lo que la puesta a punto tuvo que hacerse en plena actividad. “El equipo buscó para el lado que ellos pensaron que era bueno y, la verdad, cada vez iba empeorando. Pero para la final, decidieron volver a lo que tenían inicialmente, con una puesta a punto más estándar. Se notó la diferencia: el auto tenía buen ritmo, me sentí muy cómodo y le pude tomar más la mano. Así que estoy muy contento, con la idea de que quedó mejor la puesta a punto para ver y analizar qué haremos en un futuro”, relató.

Si bien el fin de la temporada lo encuentra con resultados inesperados, Ortega pudo alternar su paso por el TN, con otras categorías. Además de las clases 2 y 3 del certamen, “Pabloso” corrió en Turismo Fiat y fue invitado a los “1.000 kilómetros de Buenos Aires” del Turismo Carretera.

Todo ello deberá servir para una próxima temporada que, por el momento, todavía está lejos de programarse. “No tengo nada hablado con ningún equipo. Empezarán las charlas, pero no tengo nada decidido aún. No depende de mí, sino de los precios y condiciones que me puedan brindar”, contó Ortega.

Entre los tucumanos de la Clase 2, la mayor expectativa la generaba Maximiliano Bestani. Desde la séptima posición iba por la heroica misión, desde lo matemático, de conquistar el subcampeonato. “El auto quedó todo desalineado. Entré a boxes, sacaron la trompa y así traté de terminar. Lo logré, pero perdí todas las chances”, así explicó “Maxi” el frustrante trámite de la carrera. Sucede que terminó 19°, en la competencia que ganó Marcos Fernández, luego de recibir un golpe de Damián Kirstein apenas en el primer giro. Eso le hizo perder varias posiciones y le causó la rotura del paragolpes y guardabarros delantero. Bestani, aprovechando abandonos e ingresos del auto de seguridad, pudo avanzar. “No se qué quiso hacer Kirstein. Yo me acomodé detrás de Matías Menvielle, y al doblar a la izquierda, apareció con mucha diferencia de velocidad”, describió Bestani, que fue apercibido por una maniobra peligrosa a Alejo Borgiani.

Los hermanos Rotondo abandonaron. Juan Pablo dio cinco vueltas hasta que ingresó a boxes por un golpe que dañó un portamazas y no pudo regresar. Facundo también estuvo enredado en un incidente de la primera vuelta, se despistó y tuvo que abandonar.

Comentarios