Varios clanes tendrán que rendir cuentas a la Justicia

Los casos de los grupos dedicados al narcotráfico se remontan hasta 2013, y fueron desarticulados por distintas fuerzas de seguridad.

17 Dic 2018

Entre 2013 y hasta noviembre último, distintas fuerzas de seguridad desarticularon más de una decena de organizaciones dedicadas al narcotráfico. Varios de estos grupos serían enjuiciados durante 2019 y el primer semestre de 2020. Entre ellas aparecen:

1- “El terror de La Costanera”: en setiembre de 2016, Rogelio “El Gordo” Villalba fue detenido junto a otras siete personas en medio de un megaoperativo de la División Antidrogas Tucumán de la Policía Federal. Está acusado de dirigir una de las mayores redes de narcomenudeo de ese barrio. Por haber manejado el negocio durante casi una década, lo llamaron “El rey del paco”.

2- “La hora de ‘Los Garra’”: Daniel Alberto “Garra” Jalil, el líder del clan que lleva su nombre y que está sospechado de dirigir una red de narcomenudeo en el sur de la capital, fue detenido en 2013 junto a otras cuatro personas por la División Antidrogas Tucumán. Por diferentes planteos de la Defensa, la causa recién llegaría a juicio este año. En mayo de 2017, Ezequiel Jalil, hijo del supuesto líder del grupo, cuando estaba siendo enjuiciado, dijo que no se dedicaba a la venta de droga y que en realidad, era “una víctima de su padre”. Los jueces no le creyeron y lo terminaron condenando a seis años.

3- “Una organización completa”: en uno de los operativos más exitosos de la historia de la Dirección General de Drogas Peligrosas, fue desbaratada en 2016 “La banda del Gordo Vaca”: secuestraron 130 kilos de marihuana, 15 kilos de cocaína, casi $ 1 millón y sustancias para procesar la droga. Fueron detenidos Luis “El Gordo Vaca” Vega y Alejandro “El Seco Ale” Astorga, sospechados de ser los líderes del grupo. También arrestaron a más de 10 personas que se encargaban de fraccionar, comercializar, distribuir y hasta lavar el dinero que obtenían con esta actividad ilícita.

4- “El pasador apresado”: conocida como “La Banda de Mario”, la División Antidrogas Tucumán logró desarticular esta organización que, según se cree, ingresaba hasta 100 kilos de cocaína por mes. La adquirían en Orán y luego, haciéndose pasar por “bagayeros”, la traían hasta Tucumán para fraccionarla y comercializarla. Por este caso, serán enjuiciado Mario Pasarín, el supuesto líder del grupo, y al menos otras cuatro personas.

5- “Los dueños del Juan XXIII (’La Bombilla’)”: el clan Reyna es una organización familiar que está acusada de dedicarse a la comercialización de cocaína y de marihuana en quioscos de ese barrio y en el Manantial Sur. Fue desbaratada por la División Antidrogas Tucumán, que logró detener a los cabecillas Mario “El Mono” Reyna, su pareja Lorena Herrera y su hermana Paola Juárez. También quedaron tras las rejas otras 10 personas, entre ellas, además del supuesto líder, un menor de edad que está acusado de tres homicidios.

6- “Los mayoristas del Norte”: en mayo, la Digedrop realizó unos 18 allanamientos en simultáneo y desbarató la banda de “Los comuneros”. Interceptaron un vehículo conducido por el estadounidense José Cabero Osinaga, acompañado por el salteño Jesús Méndez, hermano del intendente de Salvador Mazza. Trasladaban casi siete kilos de cocaína. La droga era para ser distribuida en los quioscos de varios vendedores que operaban en distintos sectores de la ciudad y del interior. Por este caso, esperan ser enjuiciadas más de 10 personas.

7- “Con sueño trunco”: Antonio “Tony” Lobo soñaba con ser delegado comunal de El Puestito, en Burruyacu. Pero su sueño quedó trunco al ser detenido por la Digedrop en 2017. Lo acusan de manejar una organización dedicada al tráfico de marihuana y cocaína, con la participación de seis personas. Tenía un llamativo antecedente: años antes fue arrestado junto a “Morenita” Marín, uno de los traficantes más conocidos del país, en Villa Fiad.

Hay otros supuestos narcos que, por una cuestión procesal, no podrán ser enjuiciados en el corto plazo. Entre ellos aparecen los clanes “Los Viamonteses” (actuaban en el noreste de la capital) y “Los Mansilla”, que operaban en los barrios San Ramón y San Roque de Villa 9 de Julio, grupos que fueron desarticulados por la Digedrop.

También existen organizaciones tucumanas que deberán ser enjuiciadas en otras provincias. El “clan Paradi”, al que le descubrieron 270 kilos de marihuana enterrados en un campo de Monteagudo, deberán enfrentar un tribunal en Catamarca. Mientras que Máximo Ruoti, está detenido en Santiago del Estero porque lo descubrieron transportando 40 kilogramos de cocaína. Se sospecha que dirigía un grupo que acopiaba droga en Villa 9 de Julio y luego la distribuía en varias provincias.

Comentarios