Chaplin en pantalla, con música en vivo

30 Nov 2018
1

IMPROVISACIÓN. La Orquesta Picante hace música por caminos distintos. PRENSA.-

ACTÚA HOY

• A las 20.30, en el MUNT (San Martín 1.545). Los niños no pagan entrada.

Charlie Chaplin actúa y dirige el corto “El inmigrante” (1917) y el mediometraje “Vida de perros” (1918). Esta noche, ambos filmes mudos volverán a cobrar vida en la pantalla, con el genio de Chaplin y con música en vivo, tal como se estilaba cuando se estrenaron.

También se estrenará la música que interpretará la Orquesta Picante, que dirige Manuel Tirso Rubio Carreras, en su Concierto de fin de año. En la formación, que admite cambios permanentes, hoy intervendrán clarinete bajo, flauta traversa, flautín soprano, mandolina, guitarra, contrabajo, violín y percusión. “El músico invitado es Javier Seco, y la particularidad de este concierto es que ninguno de los músicos se va abocar a un solo instrumento”, anuncia el director.

La técnica

“Esta es una orquesta de soundpainting, que es una técnica de composición en vivo; es lenguaje universal para la composición en vivo, a través de señas”, define, y dice que siete músicos integrarán la formación, si bien suelen ser 11 (el número de integrantes varía porque los músicos profesionales tienen compromisos en otras orquestas institucionales).

La Orquesta Picante se formó en septiembre de 2016, y llevan más de 10 conciertos, la mayoría en el MUNT. “La orquesta siempre va mutando y nutriéndose de nuevos músicos -explica-. La idea es que no dependa de un plantel fijo; no es como una banda que necesita sí o sí una estructura fija. El contexto de improvisación permite trabajar con cualquier tipo de instrumentos e incluso con distintos músicos. De hecho hay algunos que vienen del palo académico y otros del popular, hay profesionales y autodidactos”.

Desde el instrumento

Al director le cuesta definir qué tipo de músicos conforman la orquesta porque no se necesita cierto nivel interpretativo o cierta técnica: “tiene que ver más con poder comunicarse desde el instrumento, desde otro lugar. Muchas veces trabajamos con técnicas extendidas, que permiten tocar el instrumento de otra forma, por ejemplo, golpear la guitarra con la mano, o distintos elementos que una persona que quizá no tiene tantos conocimientos académicos puede resolver. De hecho muchas veces, en mis talleres o en la orquesta, pasa que por lo general a los que tienen más recorrido académico y más estructuras musicales les cuesta más soltarse. Acá se trata de jugar con otras reglas, de ir a la música por otros caminos”.

Comentarios