Brahms, el clásico de los románticos, por partida doble

Eduardo Delgado aborda el enorme Concierto N° 1, junto a la Orquesta Estable, dirigida por Gustavo Guersman.

13 Oct 2018
2

SOBRE LAS TECLAS. El músico rosarino es experto en la cumbre del piano que representa el romanticismo. LA GACETA / FOTO DE Foto de José Nuno

ENTRADA LIBRE Y GRATUITA

• HOY a las 22.

• MAÑANA a las 19. En el Teatro San Martín (av. Sarmiento 601).

“Es una obra de mucha fuerza e intensidad, difícil. Se necesita concentración por el mensaje que expresa. Más que un concierto es como una sinfonía, donde el compositor saca del piano toda la sonoridad posible en forma sinfónica. Dura casi una hora; tiene tres movimientos, se requiere una mucha preparación física y mental”. Eduardo Delgado se refiere al Concierto para piano y orquesta en Re menor op. 15 de Johannes Brahms, que lo trae al escenario del Teatro San Martín esta noche y mañana, junto a la Orquesta Estable de la Provincia.

Esta vez la batuta estará en manos de un director invitado, Gustavo Guersman, que eligió llamar al concierto “Brahms el romántico”, porque en la primera parte se escuchará la Sinfonía N° 4 en Mi menor op. 98 del compositor alemán.

Obra referencial

El concierto para piano fue compuesto por Brahms antes de cumplir los 25 años y se lo considerar su primera gran obra orquestal. El 22 de enero de 1859 el concierto fue estrenado en público en el Teatro Real de Hannover y después, el 27 de enero fue presentado en Leipzig. En ambos casos, Brahms estaba al piano.

“Es mi concierto favorito para piano y orquesta -confiesa Delgado-. Primero porque siempre me he dedicado a tocar compositores románticos, y me gusta muchísimo la música de Schumann, de Chopin y de los rusos, Tchaikovsky y Rachmaninoff, muy tocados. Pero este concierto de Brahms es muy especial porque sus tres movimientos son muy contrastantes: el primero, de mucha fuerza, intensidad y energía; el segundo tiene algo místico y muy elevado, y el tercero es un rondó donde el piano se va alternando con la orquesta, en distintos modos de humor, y termina en forma apoteósica”.

“Estoy contento de volver porque me encantan los tucumanos; tengo amigos que quiero mucho”, declara el destacado pianista rosarino, que este año estuvo dando conciertos en Italia, Suiza y República Checa este año.

“De acá me voy a tocar en Los Ángeles, donde vivo -detalla su agenda-. Y en noviembre voy a tocar en Japón, en Tailandia y en China. El piano es mi vida; estoy casado con él”.

› Todo por el piano
Eduardo Delgado se formó con grandes maestros entre Rosario y la Juilliard School de Nueva York. Ganó numerosos premios. Profesor titular y emérito en la Universidad Estatal de California en Fullerton (EEUU) donde reside. Integra jurados internacionales y toca en los grandes festivales, de Perugia a Verbier.  

Comentarios