Las “H” llegaron a la cancha del penal de Villa Urquiza

12 Oct 2018

El equipo estaba, la pelota y el espíritu también. Pero a la cancha de UPAL (“Un pase a la libertad”) le faltaba algo para terminar de verse como una de rugby: las haches. Finalmente, las estructuras fueron colocadas el miércoles, avanzando en la transformación que está experimentando el club de rugby que funciona en el penal de Villa Urquiza, a través del cual Patricio Perondi, René Sueldo, Hugo Gaudioso y Agustín Paliza intentan motivar y transmitir valores de convivencia a los internos.

“Nos seguimos entrenando en la cancha de la Unidad 5, pero además donde era la cancha de fútbol se hizo un cerramiento y ahora funciona como cancha de fútbol y de rugby. Tuvimos un montón de quejas por parte de otros internos porque pensábamos que les estábamos sacando la cancha de fútbol, pero ahora están muy contentos después de haber visto cómo está quedando”, resalta Sueldo.

CRECIMIENTO. El plantel ya cuenta con 50 internos (primera e intermedia).

La cancha nueva cuenta con un sistema de riego automático colocado por los propios integrantes de UPAL. “Cavamos e hicimos una cisterna de riego nosotros mismos. Tuvimos que sacar varios árboles a mano. Eso sí, con el objetivo de preservarla, se establecieron ciertas reglas, como la obligación de tirar la basura en los basureros, o la de utilizarla sólo en los días de visita o cuando haya autorización”, especifica Sueldo, quien anticipa algunos planes futuros: “se van a pintar murales, con los internos y seis muralistas. La inauguración será en diciembre con un gran evento”.

Comentarios