Un viaje hacia la Patagonia profunda

Vuelve a rodar “La Trochita”, el tren sureño más angosto del mundo. Anda a vapor.

07 Oct 2018 Por Mirta Isabel Lazzaroni

La provincia de Río Negro cuenta, en cada extremo, con sendos destinos turísticos indiscutiblemente consolidados: sobre el Atlántico, Las Grutas, y contra la Cordillera, Bariloche, que se disfruta todo el año. ¿Y en el medio?

En el medio está la Patagonia profunda, esa que hace comprender el significado cabal de la palabra inmensidad. Y en ella se enfocó ahora el gobierno rionegrino y reflotó un antiguo proyecto: el tren “La Trochita”, único en el mundo tanto por su historia como por sus características técnicas.

Recientemente se hizo un viaje “reinaugural” desde la estación de Ingeniero Jacobacci hasta la del paraje Ojos de Agua, un recorrido de 43 kilómetros que sirvió para probar el funcionamiento del antiguo tren. Y todo salió bien.

“El tren es el primer producto turístico que tenemos para mostrar dentro de un proyecto más amplio. Nos va a servir para poner en valor otras riquezas de la zona, para generar empleo y desarrollo”, puntualizó la ministra de Turismo de Río Negro, Arabela Carreras, que hizo el viaje inaugural junto a otras autoridades -entre las que se encontraba el gobernador rionegrino, Alberto Weretilneck.

LA FUERZA DE DOS. Se necesitan dos locomotoras para traccionar.

“Los turistas tienen deseos de hacer algo más, quieren tener una experiencia de la Patagonia profunda. Por supuesto, el viaje en tren se complementará con otras excursiones, como visitas a estancias de la zona, cabalgatas, y con la instalación de mercados artesanales en las estaciones”, añadió la funcionaria.

Subsidio

“La Trochita” fue un tren de carga (hasta 1950) y de pasajeros que funcionó hasta 1993. Luego hubo algunos intentos de ponerlo en marcha nuevamente, pero no prosperaron. El último fue en 2016, cuando se hizo sólo el viaje inaugural.

“El desafío no es ponerlo en marcha, sino mantenerlo”, advirtió el secretario de Turismo de Río Negro, Daniel García. Por eso, el Gobierno provincial está dispuesto a subsidiar el tren, por aproximadamente un año, para garantizar su salida.

Ahora ya no será un tren de pasajeros, sino exclusivamente un producto turístico. Se estima que las excursiones saldrán a la venta a mediados de noviembre.

“Yo llevo muchos turistas extranjeros a las estancias de la estepa patagónica, y les encanta -comentó la guía turística Alejandra Icardi-, así que pienso que el tren, en el contexto de una excursión, va a encajar. A los extranjeros les gusta la tranquilidad y el silencio de la estepa. Y hay que recordar que el silencio, en la actualidad, también es un producto turístico”.

Paula Raffo, asesora de viajes de una agencia de turismo receptivo, ya está pensando a quién le va a vender el viaje ferroviario. “Tengo un cliente que me pregunta por trenes, así que le voy a comentar que ahora contamos con este producto”, comentó entusiasmada.

Viaje en el tiempo

Subirse a “La Trochita” es como hacer un viaje en el tiempo. El tren mantiene todas sus características originales: estrechos vagones de madera, ventanillas dobles, de vidrio y de madera, con manijas de bronce y correas para sujetarlas cuando se las levanta. Cada vagón es calefaccionado con una salamandra de hierro. Los asientos son de madera o tapizados en cuero y rebatibles.

Hasta el boleto es de aquellos antiguos de cartón, que un guarda pasa y pica, como se hacía en las épocas de gloria de los ferrocarriles argentinos.

“Fue reparado totalmente por los empleados del ferrocarril. Arreglar la vieja máquina, con caldera, porque el tren anda a vapor, costó unos 3 millones de pesos”, explicó García. Los mismos ferroviarios, además, construyeron un bar en uno de los vagones, todo en madera.

Como el trayecto desde Jacobacci es de subida, el tren es traccionado por dos locomotoras, y avanza a 45 kilómetros por hora pitando y echando humo. Funciona con caldera, a vapor, lo que obliga a ir haciendo paradas técnicas para aprovisionarse de agua.

Así, lentamente, el tren avanza por ese paisaje vasto, de suaves colinas, de rocas salientes, de vegetación escasa, que por momentos recuerda a la puna jujeña y por otros a aquellas panorámicas de las películas del Lejano Oeste. La fauna -cóndores, guanacos, maras (liebres) y avestruces- a veces se dejan ver en esa silenciosa inmensidad.

> Dimensiones y distancias
75 centímetros tiene la trocha de “La Trochita”.
60 kilómetros por hora es la máxima velocidad que alcanza el tren, aunque circula a entre 40 y 45 kilómetros por hora.
43 kilómetros se recorren desde Jacobacci hasta Ojos de Agua.
402 kilómetros hay desde Jacobacci hasta Esquel.



> Qué hacer en verano
Rafting: flotadas en los ríos Limay y Manso

Las flotadas (navegación suave en botes de goma) constituyen una experiencia inigualable. Los botes son muy seguros, aunque lo mismo quien se sube a ellos debe ponerse chaleco salvavidas y casco (provistos por la agencia que ofrece la excursión). Se hacen recorridos de aproximadamente 14 kilómetros en los que hay remar por algunos tramos. El guía orienta el bote y los participantes lo impulsan a fuerza de remos, lo que le añade diversión y aventura a la travesía. Es una excursión apta para toda la familia, claro que los niños deben tener más de cinco años. La oferta es variada, con niveles clase 1, 2 y 3 que son tranquilos. Y el nivel 4 en el que se navega hasta el límite con Chile y es un poco más para los aventureros ya que se cruzan saltos y cañones estrechos.

> Playas junto al Nahuel Huapi

Son muchas y todas cuentan con guardavidas. Por ejemplo, la del Centenario, que es extensa y suele ser muy concurrida. Se practica windsurf y Kitesurf. La del Centro está en el centro de la ciudad. Melipal está cerca del centro. En Playa Bonita se practica buceo y kayac. Bahía Serena cuenta con aguas cálidas. Villa Tacul está rodeada de bosques. Playa del Viento es ideal para kitesurf y sus aguas son templadas. Los lagos Mascardi, Guillelmo y Steffen cuentan con campings y también se puede navegar por ellos.

> Cervecerías artesanales

La gastronomía es otro de los puntos fuertes de Bariloche. Al margen de los reconocidos chocolates, las propuestas gastronómicas son variadas y muy particulares. Hay restaurantes de todas las calidades, donde probar los platos típicos y experiencias gourmet inolvidables como la que ofrece el chef Pablo Quiven con su característica carta de cinco pasos, que en realidad son seis ya que hay que tener en cuenta el postre. Y por supuesto, están las cervecerías artesanales, algunas de las cuales ofrecen charlas sobre la elaboración de la cerveza (foto) y enseñan que esta bebida ya no puede seguir identificándose por su color (rubia, negra o roja) sino que hay que ir aprendiendo los estilos y los blends de cada una: leger o ale, amarga o suave, etcétera.

> La marca
Identidad de la ciudad

“Bariloche es el lugar que elegí para vivir”, “Las montañas son las paredes de mi casa”, “El agua está en todo: los lagos, los ríos, la nieve, las lluvias. Es protagonista de Bariloche”, “Desde mi casa abro la ventana y veo el lago (Nahuel Huapi)”. Unas 500 frases similares a estas fueron la base para configurar la identidad de la comunidad barilochense que luego se tradujo en la nueva gráfica (foto) para la ciudad. La nueva imagen de Bariloche, que será utilizada para la promoción turística, fue presentada por el Ente Mixto de Promoción Turística (Emprotur) que encargó al diseñador Gustavo Stecher la creación de nuevos íconos que identifiquen a la ciudad. Para lograrlos se trabajó con la comunidad, en talleres donde se compartieron ideas, historias y vivencias. Además, las redes sociales y los sitios web institucionales de promoción turística de Bariloche fueron renombrados para facilitar la búsqueda de información y su uso. Ahora son:
•Facebook: www.facebook.com/BarilochePatagoniaArgentina/
•Twitter: https://twitter.com/Bariloche_ar
•Instagram: https://www.instagram.com/barilochear/
•YouTube: https://www.youtube.com/c/BarilocheArgentina

Comentarios