Iñaki Urlezaga se despide de los escenarios al ritmo del tango

El bailarín presenta su último espectáculo como protagonista, “Por siempre Buenos Aires”

28 Jul 2018
1

LEJOS DE LOS MITOS. Iñaki Urlezaga presenta tangos clásicos y contemporáneos con un nuevo estilo en la última gira que dará como bailarín. prensa

DOS FUNCIONES

• Hoy y mañana a las 22 en el teatro Alberdi (Crisóstomo Álvarez y Jujuy).

Después de más de un cuarto de siglo de carrera, Iñaki Urlezaga se despide de los escenarios nacionales. Su retiro será jalonado con funciones que comenzaron con su gira por el norte y concluirán a fin de año. “Abandono el escenario pero no la danza”, aclara el artista durante una conversación con LA GACETA.

A los 42 años, asegura que este es su tiempo. “Este es el momento, el cuerpo lo pide”, responde tajante, como si estuviera cansado de decirlo aquí y allá, en cada una de las entrevistas que ofrece.

Su escala en el teatro Alberdi es en el cierre del Julio Cultural Universitario, con dos funciones sucesivas (hoy y mañana), una parada que lo tiene entusiasmado ya que se complementa con distintas actividades que brindará en esta ciudad y en Tafí Viejo (incluyendo una clase maestra el lunes, en la Casa de la Cultural y del Bicentenario de la capital del limón). Escribir que actuó en las principales capitales del mundo, que pasó del clásico al contemporáneo y a otros estilos, parece redundante para este artista que, como otros, popularizó la danza.

Junto a su compañía Danza en Libertad, y al quinteto de músicos tucumanos El Brete (lo integran Matthías Agüero Hinz, Augusto Agüero, Jesús Canaviri, Edgardo Mendoza y Mauricio Martínez Zuccardi), presentará el espectáculo “Por siempre Buenos Aires”, con la música de Ástor Piazzolla y Mariano Mores, entre otros compositores, y coreografías de Mora Godoy. Temas como “Libertango”, “Fuga y misterio” y “Taquito Militar” serán de la partida, con zapatillas de punta.

- ¿Cómo es el show?

- Hay ballet clásico, pero mucho más estilizado y fusionado con el tango, que es lo principal. Bailar Piazzolla y Carlos Gardel es lo mismo, porque lo que tiene esta música es que es muy amplia, no le tengo miedo a ese desafío. Comencé a bailar tango cuando fui a Europa y por esas cosas de la añoranza, descubrí su riqueza artística y estética. El tango no está entre los jóvenes; ellos están más en el rock, aunque es cierta esa frase de que “el tango te espera siempre...”.

- Es común decir que el tango es de porteños, de machos.

- Son mitos, eso. No es para machos: la vida de hoy no es para machos, porque es universal. Cuando algo es muy bueno es de todos, no es de nadie y tampoco es porteño... Veo que el fin de semana habrá mucha actividad con el tango en Tucumán con un festival que aportará mucho, porque no en todas las provincias se pueden comprar entradas tan caras como las del Colón. La dignidad de un pueblo se da con la cultura y es fundamental la colaboración de las instituciones, porque nada se sostiene por sí mismo. La danza es un arte, la vivo como tal, es un acto revolucionario pacífico para mejorar la vida.

- ¿Crees que el ajuste en cultura comenzó al dar la baja el Ballet Nacional que dirigías?

- No quiero personalizar. Entiendo que el ajuste siempre empieza con los más indefensos, con las estructuras más débiles. Muchos se quedaron sin trabajo y el país perdió una compañía.

- ¿Qué planes tenés después del retiro?

- Ninguno, quiero disfrutar mucho esta despedida, con mi público, con toda esa gente que ha permitido que esté en los escenarios. Solo quiero pasarla bien, siento que ya lo hice todo. No tengo más ganas de sentirme exigido de nada. No tengo expectativas ni planes para después. Sé que abandono el escenario pero no la danza... No tengo proyectado nada. Es un final abierto, no quiero pensar en eso.

- ¿Hay una edad para dejar la danza?

- Los bailarines tenemos una edad cronológica como todos. Cada artista tiene su tiempo, este es el mío; es cuando el cuerpo lo está pidiendo, pero también son mis ganas... El cuerpo es como un gran árbol; pasan los años y eso se modifica. Fue todo un proceso.

Comentarios