Fin de una era: extraen todos los teléfonos públicos de la ciudad

La Municipalidad capitalina le pidió a Telecom que los retire. La mayoría no funciona.

28 Jul 2018

Con un puñado de monedas en el bolsillo, sacaban de urgencias y permitían hablar en privado -aunque estaban en pleno centro- de temas de amor o de muerte. Hoy son residuos urbanos, mimetizados con la ciudad, pero que para algunos sirven como depósito de residuos (desde Crocs en desuso hasta elementos de los más inverosímiles), o para empapelarlos con todo tipo de avisos. Su decadencia empezó hace años, pero ya tienen contados sus días: el municipio pidió a la empresa Telecom que retire del microcentro los teléfonos públicos. Y la extracción comenzará de manera inminente. Si te topas con alguna cabina, empezá a despedirte de esta parte de la historia de Tucumán.

El teléfono que estaba frente al local de telas de Maipú al 300 ya no existe. Y todavía Miguel Ángel Andrada recuerda que la gente hacía cola para llamar. A media cuadra hay otro, pero sólo queda la carcaza de lo que fue una cabina pública.

Adrián Blaha, que tiene su negocio frente a uno de estos artefactos en Córdoba al 500, los considera parte del mobiliario urbano. Asegura que los peatones creen que son basureros: “allí dejan hasta pañales sucios. Este dejó de funcionar hace como cinco años o quizás más”.

Según datos del municipio capitalino, en el microcentro de San Miguel de Tucumán y en las cuatro avenidas hay unas 50 cabinas por remover. “Las cabinas pasarán al anecdotario de nuestra ciudad y creo que la incultura tiene mucho que ver. En otras partes del mundo existen y están en buen estado”, señala José Luis Avignone, secretario de Relaciones Institucionales de la Municipalidad y autor del pedido de extracción de las cabinas.

El funcionario municipal cuenta que los trámites necesarios para removerlos ya se iniciaron: “Telecom ya ha pagado el canon y tiene el permiso de Obras Públicas para empezar los trabajos. Falta el permiso de Tránsito para iniciar inminentemente la extracción”. Por su parte, Carlos Arnedo, secretario de Servicios Públicos Municipal, agrega que durante los trabajos de remoción de las 50 cabinas también se quitarán los postes de telefonía que están sin uso.

EN CÓRDOBA Y 25. La cabina que se encuentra frente a la Anses. la gaceta / foto de diego aráoz.

En la empresa de telefonía argumentan que se observa en Argentina -como en el mundo- un fuerte y creciente fenómeno de migración de las preferencias de comunicación de los clientes en espacios públicos hacia la telefonía móvil, en desmedro de la telefonía pública. La explicación del desuso -añaden- es tanto por la posibilidad de llamar o utilizar las diferentes aplicaciones de los smartphones (como por ejemplo WhatsApp) para enviar mensajes o utilizar internet móvil, como por la comodidad y privacidad de comunicarse en movimiento y desde cualquier lugar. “Aquellos que se encuentran en la vía pública tienen un índice de uso casi nulo: sólo es utilizado un porcentaje muy bajo de teléfonos públicos que se encuentran mayormente en sitios cerrados, como terminales de ómnibus y trenes, hospitales, comisarías, shoppings, aeropuertos y dependencias de gobierno. Por otra parte, son objeto de vandalización indiscriminada, incluso cada vez más los comerciantes o vecinos se oponen a su existencia”, describe Pablo Bollati, gerente de Relaciones Institucionales de Telecom.

Con respecto a Tucumán, Bollati confirma que van a coordinar el operativo de “desmonte de las cabinas” con el municipio y también con el ente regulador, y que dejarán en su lugar a las que todavía tienen uso -aunque sea mínimo- como las ubicadas en la terminal, en el aeropuerto y en los hospitales. “A las que no funcionan se les hace mantenimiento. Tenemos reportes en la red. Si hay una falla crítica salta en el sistema. Así nos damos cuenta que no están en funcionamiento”, detalla.

En un relevamiento que hizo LA GACETA en el microcentro, en la terminal y en algunos hospitales, no se detectó ninguna cabina en funcionamiento. De hecho, las de la terminal son de la empresa Telefónica. Específicamente en el Centro de Salud, hay una cabina que tiene tono pero en la que sólo se pueden marcar números gratuitos (bomberos, emergencias médicas, policía, entre otros).

Daniel Carrasco, mozo de uno de los bares de la Terminal, asegura que esos teléfonos públicos eran su única forma de comunicarse con sus familiares o amigos cuando llegaba a la ciudad desde Monteros. “Lo que tenía que asegurarme era tener a mano muchas monedas. Pero era bastante común llegar y ver que no tenía tono o que había sido vandalizada. Esto es Tucumán”, se queja. Por supuesto, ya tiene celular.

Comentarios