Cartas de lectores

27 Jul 2018

EL PAYASO

Adhiero a todo lo expresado por el lector Héctor Costilla Pallares en su carta “El payaso” (15/7). En ella, defiende los “intereses” del personaje, frente al accionar de quienes usan su nombre para descalificar a quienes cometen acciones repudiables. Quiero agregar que detrás de dicho personaje (“el payasito” o la “payasita” que actúa también ahora) están el hombre o la mujer que, pese a estar pasando en ocasiones graves situaciones personales, con gran esfuerzo las dejan de lado para brindar a grandes y a chicos lo mejor de sí mismos en su cálido y divertido espectáculo. Y, de paso, agregarle a su opinión una poesía de mi autoría que lleva como título, obviamente, el nombre de este brillante personaje que anima y alegra nuestras vidas en determinadas circunstancias, haciéndonos pasar momentos inolvidables. Dice así: “El payaso corre, grita, salta y gesticula sobre las tablas y, chicos y grandes, celebran sus chanzas a carcajadas; los más peques se agarran la panza y, en otros, de sus ojos agüita mana, agüita de gozo, pintada de alegría eterna y momentánea. Las luces se apagan y desaparece el hombre de la cara pintarrajeada, ante almas y vivas de gente parada. Un rato más tarde, el hombre al personaje abandona, cuelga en una percha su ropa y sus pinturas van a una caja. Ya en soledad, medita, la tristeza lo avasalla, y llora la ausencia de lo que más ama; a cada instante la vida a su puerta llama, y él la atiende con sonrisa suelta o bañado en lágrimas”.

Daniel Chavez


chavezdaniel0[email protected]

HELADAS

Las heladas registradas esta semana han sido importantes y tendrán sus efectos. Decía un reconocido industrial azucarero en la década del 40 a propósito de las superproducciones de aquel entonces: “Benditas sean las heladas”. No todos lo interpretaban bien. Parecía un contrasentido esta apreciación por cuanto en rigor tanto los ingenios como los cañeros en su afán productivo siempre querían producir más y más. Sin embargo a veces la excesiva cantidad conspira con el buen resultado económico y bienvenido entonces algún ajuste en los stocks. Para este 2018 hay un buen destino para los excedentes dado que tanto el Bioetanol como las exportaciones permiten absorberlos y contribuyen a un buen equilibrio productivo. Sin embargo para asegurar del todo un ciclo virtuoso, resulta interesante algún ajuste. Si a este lo hace la naturaleza, como en esta circunstancia, ayudará en mucho a obtener mejores precios en el mercado interno. Estos venían en franca y peligrosa caída. El fenómeno climático hará que pronto y quizás antes de lo que muchos suponen tengan una importante recuperación. Ello para el bien no tan solo de los directamente involucrados sino para toda la economía de la provincia.

Horacio Ibarreche


25 de Mayo 780


San Miguel de Tucumán

LIBERTAD RELIGIOSA

“Puede herir la sensibilidad religiosa, moral e ideológica del espectador. Queda bajo su decisión ingresar a la misma. Prohibida para menores de 18 años”. Fue el tenor utilizado para la promoción de la obra teatral “Dios” en la ciudad de Rafaela. Fue una representación de mujeres que bailaron desnudas alrededor de una imagen del Papa y colocaron un pañuelo (o como le llamen) verde sobre el Santo manto de una imagen de la Virgen María. Hirieron. ¿De qué manera? Utilizando el derecho fundamental de la libertad de expresión como un discurso del odio. Propagaron mofa de una Fe avasallando el límite establecido al derecho de expresar ideas: el respeto a los valores democráticos. Y un valor democrático importantísimo es la libertad religiosa. Nuestra Constitución nacional en su preámbulo dispone la libertad de Culto desde el inicio, al partir de un supuesto de religiosidad: “invocando la protección de Dios, fuente de toda razón y Justicia…”. El articulo 43 de la Constitución Nacional determina que el amparo se debe interponer contra toda forma de discriminación. La normativa vigente sobre el Registro Nacional de Cultos argumenta flagrantemente que el Poder Ejecutivo Nacional tiene como una de sus funciones asegurar la libertad religiosa de las personas, tanto en forma individual como colectiva, pública o privada con los únicos límites de la moral, las buenas costumbres… el bienestar general y los derechos de los demás ciudadanos. La lista es extensa. Destaco la obra mencionada como un ejemplo de lo habitual en los tiempos que corren. La libertad religiosa es pluralista y es un derecho fundamental en Democracia; no obstante, es atacada bajo chascos discriminatorios con la justificación de “dar un mensaje”. En este caso, el mensaje fue otorgado sin que fuese necesario presenciar la representación en sala: “puede herir…” dijeron, lo advirtieron, lo cumplieron y mezclaron los pilares de un Credo que minimizaron, junto a una idea normativa en debate que, justamente, hace la guerra a su centro espiritual más sagrado. Se llama Hostilidad.

María José Macián

[email protected]

INCOHERENCIA Y ALIENACIÓN

Me preocupa sobremanera la incoherencia en el pensamiento que define el estado mental de una gran parte de la población. Esto se puede comprobar por las actitudes contradictorias y las declaraciones que manifiestan algunos ciudadanos, entre los cuales hay políticos y personas enroladas en asociaciones que crecieron en el país estimuladas por el resentimiento hacia la autoridad. Son los que hoy se oponen a que las Fuerzas Armadas colaboren con el orden interno del país. Al respecto, cabe hacer notar que todos los días podemos leer en la prensa y en los noticiosos, sobre delitos que nos dejan totalmente anonadados. Agresiones inconcebibles contra personas mayores, o contra niños y adolescentes. Si esto fuera poco, cabe consignar las agresiones que sufren personas que se detienen con su vehículo en un semáforo, o los ataques a choferes de ómnibus o de taxis. Resulta cotidiano leer sobre tiroteos entre bandas de narcos. Sin embargo, resulta increíble observar quejas y manifestaciones en contra de la decisión del Presidente de convocar a las Fuerzas Armadas para que se ocupen del orden interno y del narcotráfico. Creo que es grave la incoherencia que se observa en el razonar de una gran parte de la población, intoxicada ideológicamente con la idea de que poner orden en el funcionamiento de la sociedad significa tiranía. Creo oportuno recordar, que siempre se ha dicho que Argentina es un país donde hay exceso de psicoanalistas. Viendo la peligrosa incoherencia y las contradicciones que acusan muchos políticos y gran parte de la población, creo que se justifica sobremanera que haya psicoanalistas, no contaminados ideológicamente, que estén dispuestos a prestar ayuda a todos aquellos que tomen consciencia de que están aturdidos y confundidos en su particular interpretación de esta realidad que tenemos que vivir y que cada día está más distorsionada.

Humberto Hugo D’Andrea

[email protected]

DEMOLICIÓN Y ENFERMOS

En calle Laprida al 500 se está efectuando una demolición de una casa vieja. Desde las 22 aproximadamente y hasta las 6 de la madrugada, es un incesante ir y venir de máquinas topadoras y camiones que no dejan descansar a los habitantes de los edificios lindantes y, peor, a los pacientes del Sanatorio Modelo, justo al lado. Hemos efectuado todo tipo de reclamos a la empresa y a la Municipalidad para que dichos trabajos se efectúen en horas del día, sin ninguna respuesta. En los edificios hay personas enfermas que no pueden dormir debido al tremendo ruido que generan las máquinas en la madrugada.

Rosa Aguirre


[email protected]

EL PARQUE DEL ASOMBRO

Sólo para remarcar algunos conceptos aparecidos en la esclarecedora y necesaria narración que Carlos Páez de la Torre (h) publicó el 15/7 (“Defendió la integridad del parque”). Brillante porque nos ilustra una historia de devastación que sufrió el parque a lo largo de los años y nos permite entender por qué hoy quedan sólo 100 ha de parque de las 400 originales. Cuatro nombres signan el comienzo de este nefasto latrocinio iniciado en el año 1921. Cuatro nombres: don Ramón Paz Posse, altivo defensor del parque y que presidía la Comisión (ad honorem). Administradora del predio, el interventor federal de la provincia, ingeniero Federico Álvarez de Toledo, que en su breve gestión cedió al Tucumán Lawn Tennis la cabecera del parque, manejando los espacios públicos como si fueran propios; su gestión fue breve, su daño inmenso y perdurable por los siglos de los siglos, ya que la cesión fue hecha a perpetuidad; el otro interventor que cual dueño de la provincia hizo efectiva la entrega del terreno del terreno el 22 de diciembre de 1921 y por último el Tucumán Lawn Tennis, beneficiario de la cesión. Ramón Paz Posse, como un augur de los tiempos nuevos, vaticinó que de hacerse efectiva esa depredación sería el comienzo del fin del parque, no se equivocó, hoy sólo queda un retazo del paseo. Lo absurdo de las fundamentaciones de la cesión no tienen coherencia; las autoridades del Club manifestaban que como las cercas no iban a ser tan altas los paseantes del parque en puntas de pie y estirando el cuello podrían ver cómo jugaban adentro los nuevos dueños y los antiguos propietarios, todos nosotros, porque el espacio público es de todos y de nadie al mismo tiempo, yo no puedo dar lo mío porque también es tuyo y del otro y del otro y de todas las generaciones venideras. Así se manejan los espacios públicos en esta provincia, se los cede o se los regala.

Antonio Salazar


12 de Octubre 450


San Miguel de Tucumán

Comentarios