Sarampión: qué hay que hacer para evitar un brote

La clave es la vacunación de chicos y adultos. Sólo hay dos casos en Buenos Aires, pero eso ya es grave.

27 Jul 2018 Por Claudia Nicolini
1

Son tres los casos autóctonos de sarampión confirmados, pero eso ya puede ser grave, según el jefe de Terapia Intensiva del Hospital de Niños, Lorenzo Marcos.

“Que aparezcan con sarampión niños menores de 10 meses simultáneamente en distintas localidades es un marcador de dos realidades: que menos del 80% de la población que puede desarrollar o contagiar la enfermedad recibió la vacuna antisarampionosa, y que la probabilidad de aparición de nuevos casos es elevada, ya que los enfermos son pacientes que no se movilizan por sus propios medios”, resaltó.

Es grave, y que no pase a mayores depende de todos. “Si se registran más casos y durante 12 meses sigue en curso el brote, se considera que la enfermedad es endémica nuevamente y se pierde el estatus de ‘eliminada’ que se había logrado”, advirtió hace unos días la infectóloga Carla Vizzotti, presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología.

Para que ello no ocurra es urgente que todos (niños y adultos) completemos el esquema de vacunación. “Si no hay constancia en el carnet, hay que colocarse la doble o la triple viral -resaltó Rogelio Calli, director de Epidemiología del Siprosa-. Si ya se la hubieran puesto antes, no corren peligro”.

“Los dos casos confirmados son un aviso a los papás, para que no dejen de vacunar a sus hijos, y a las autoridades sanitarias nacionales y provinciales, para que la población disponga gratuitamente de la vacuna y se promueva su administración”, añadió Marcos.

Cepa latinoamericana  

No está claro aún cómo se contagiaron los niños. Que hubieran tenido contacto con alguien que viajó al Mundial era una alternativa; pero aunque esa posibilidad epidemiológica no puede descartarse totalmente y hay que mantenerse alertas, los estudios realizados a los dos pequeños mostraron que la cepa del virus es la que circula en la región americana, que causó los focos en Venezuela y que rápidamente se expandió a Brasil, Colombia y otros países.

“Los equipos técnicos de la Ciudad de Buenos Aires, de la Provincia de Buenos Aires y de la Nación continúan trabajando para hallar la fuente de infección de ambos casos, como así también en el seguimiento de potenciales contactos para lograr la detección precoz de eventuales casos secundarios”, informaron las autoridades sanitarias. Lo que pudo establecerse es que ambos niños se brotaron con diferencia de 24 horas. “Y los dos habían concurrido al Hospital General de Niños Pedro de Elizalde. Entonces, se está haciendo una búsqueda activa en el Elizalde, hacia atrás, para ver si ha habido consulta de algún chico que haya viajado”, explicó a Clarín la presidenta de la Comisión Nacional para la Eliminación del Sarampión, la Rubéola y Rubéola Congénita en Argentina, Ángela Gentile.

Advertencia

“Los niños que contrajeron sarampión, por su edad, no podían vacunarse, pero podrían haber estado protegidos si la toda la población estuviera vacunada, porque no habría circulación del virus”, destacó un informe de la Fundación Soberanía Sanitaria, que preside el ex viceministro de Salud nacional Nicolás Kreplak, quien destacó que la última campaña extra se realizó en 2014. “Se debió realizar otra en 2017, pero sigue retrasada”, añadió.

Comentarios