La deteriorada ex sede del Banco Francés

26 Jul 2018 Por LA GACETA

Conocido es el escaso interés de una buena parte de la clase dirigente tucumana por la preservación del patrimonio arquitectónico. Hace dos meses, el estrepitoso derrumbe del cine teatro Parravicini, en 24 de Septiembre al 500, ocurrido el 23 de mayo pasado, que ocasionó la muerte de tres personas, encendió la alarma por otras propiedades antiguas que se hallan en mal estado. En ese contexto, se alertó sobre el estado de la parte superior de una casa ubicada en 24 de Septiembre al 800, cuya demolición parcial se efectuó a comienzos del mes en curso.

También generó mucha incertidumbre el deplorable estado del edificio de San Martín al 730, donde funcionaba el banco Francés, cuyo frente está surcado por una imponente grieta. El inmueble que pertenece a la Caja Popular de Ahorros está enclavado en la City bancaria, por donde circula una gran cantidad de tucumanos.

En nuestra edición de hoy, informamos que el Instituto de Estructuras de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNT se encuentra efectuando un relevamiento sobre el estado de la construcción. El interventor de la entidad crediticia dijo que por el momento, se han encarado obras para garantizar la seguridad, en la vía pública y del edificio. Se ha instalado una nueva pasarela, con protecciones por posibles desprendimientos de mampostería y se intenta dar solución a un problema detectado en los desagües pluviales que ocasionaron hundimientos. “Paralelamente, estamos trabajando en conjunto con las empresas proveedoras de servicios (luz, agua, comunicaciones) para que, en el caso de que sea factible usar el edificio, tengamos esa infraestructura lista”, sostuvo.

El funcionario explicó que la intención es recuperar la sede para instalar algunas oficinas comerciales de atención al público, como Seguros y ART y estimó que en agosto estaría listo el informe de la Facultad.

Si bien no presenta deterioros llamativos en su exterior, sigue sin destino el imponente edificio ubicado en la ochava noroeste de San Martín y Maipú, que fue la última sede de la Dirección General de Rentas y hasta 1981 albergó al Banco de la Nación Argentina. Tras años de abandono, con motivo de las celebraciones por el Bicentenario de la Independencia, le realizaron en 2016 una lavada de cara. Se anunció que el inmueble iba a ser objeto de una profunda restauración y que se comenzaría por trabajos de recuperación del interior y fachada. Luego se avanzaría en el arreglo de estructuras como la medianera oeste, que está hundida, y demolición interior de lo que era la vivienda del gerente. Un funcionario dijo que se iba a preservar esa esquina con valor patrimonial para uso cultural. El edificio que fue diseñado en 1908 por el ingeniero y arquitecto Domingo Selva, autor también de la Casa de Gobierno y de la Sociedad Sarmiento, también pertenece a la Caja Popular de Ahorros.

Cuesta entender que la institución crediticia haya dejado que la ex sede del Banco Francés sufriera un deterioro importante para entonces actuar, luego de que situación tomara estado público y que siga, al parecer, con la misma política de abandono con el centenario inmueble de San Martín y Maipú. ¿Qué diría si viviera el fundador de la Caja Popular, el ex gobernador Ernesto Padilla, al enterarse que la entidad que él fundó, permitió el deterioro de dos joyas del patrimonio arquitectónico de la ciudad?

Comentarios