Tucumán entró al mapa del crossfit de élite

Una competencia de tres días y de gran nivel marcó el fin de semana un hito en la disciplina.

09 Jul 2018

La historia comienza con un par de raros entrenando en un rincón de un gimnasio, con un coach que les enseñaba las técnicas de esta nueva disciplina que ya tenía sus décadas en Estados Unidos, pero que recién comenzaba a esparcirse por todo el mundo como una tendencia. Al año siguiente de ese experimento, en 2013, abrió el primer box (gimnasio oficial) de crossfit en Tucumán y con el tiempo aparecieron otros nuevos. Ahora, apenas cinco años después, ese deporte tuvo un evento de alcance continental durante el fin de semana.

Todo eso que se ve del crossfit en las grandes competencias, en los grandes estadios y con atletas de súper elite en la televisión, llegó en una versión local al club Central Córdoba. Fueron tres días a puro músculo y sudor con competidores de todo el país y de otros países de la región (Chile, Brasil, Venezuela). Y si bien en el podio hubo un solo equipo tucumano (“Invictus”, integrado por Facundo Soro, Bruno Possetti y Matías Sueldo), el evento puso definitivamente a Tucumán en el mapa del crossfit de competencia.

“Me sorprendió muchísimo que se haya organizado un evento así en Tucumán, de esa magnitud. Es muy bueno porque ayuda a que crezca este deporte que nos gusta tanto y que hace tanto bien a la gente”, evaluó Maximiliano Benejam, aquel coach que trajo por primera vez la disciplina a Tucumán y que entrenaba a aquellos “conejillos de indias” en un gimnasio y que luego abrió el primer box de la provincia y del NOA.


"Fue un evento que superó nuestras expectativas. Casi 500 atletas de toda la Argentina quedaron preseleccionados. Es más, algunos de ellos vinieron de otros países como Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Estados Unidos", expresó uno de los organizadores del evento, Rodolfo Alonso

Honor y algo más

El viernes comenzaron a llegar los atletas, que coparon varios hoteles de la ciudad durante las tres intensas jornadas. No habrán sido los Crossfit Games, el “mundial” de este deporte, pero Central Córdoba se convirtió en lo más parecido que Tucumán haya tenido con eso. Hubo pruebas de natación, remo, trepar la soga, escalar muros de paja y, por supuesto, el levantamiento olímpico, entre otros varios ejercicios. Las modalidades de las competencias pueden ser por tiempo, por cantidad de repeticiones o por peso máximo levantado, por ejemplo.

Además del honor y del podio, los ganadores de este encuentro se repartieron $ 265.000 en premios, para las 10 categorías en competencia, entre hombres y mujeres, algunos en equipo y otras individuales. El público asistente aportó donaciones para el Banco de Alimentos de Tucumán, a modo de entrada simbólica. Los organizadores del evento fueron los tucumanos Miguel Palou, Guillermo Filgueiras y Juan Romero.

Derribando mitos

1. “No es para cualquiera”

“Sí lo es. El tema es que la gente ve las grandes competencias, como los Crossfit Games. Ese es el crossfit competitivo, pero es un deporte para todos y se puede hacer desde los tres hasta los 60 años o más”. Franco Médici, atleta y entrenador, Catamarca.

2. “Todo el mundo se lesiona”

“Lo que lesiona es la ignorancia y apurarse. Si lo hacés con responsabilidad, con un coach preparado al frente y que sepa enseñar, no es más lesivo que otro deporte”. Sol Francella, atleta, Santa Fe.

3. “Es elitista”

“Yo empecé dando clases en un box de barrio, muy chico, con gente de la zona y era una gran familia. El crossfit está al alcance de todos y en todos lados”. Maxi “Negro” Arigossi, atleta, Buenos Aires.

4. “Es extremadamente competitivo”

“Vos competís contra vos mismo: para mejorar tu técnica, hacerlo más rápido o levantar más peso. Pero no es obligatorio competir. Yo veo el crossfit como algo para mejorar la calidad de vida de las personas, y el crossfit de competencia no es eso”. Maxi Benejam, coach, Tucumán.

5. “A los crossfiteros les encanta el show”

“Ese mito es muy difícil de derribar. Hay de todo, pero en general es así”. Lucas Nessier, atleta, Mendoza.

Comentarios