Cuando matar se convirtió en legal

05 Jul 2018
2

PERMISO PARA SER VIOLENTO. Sigue la historia de desenfreno.

> ESTRENOS DE CINE

› 12 horas para sobrevivir: el inicio
DIRECCIÓN: Gerard McMurray. ORIGEN: EEUU.
GÉNERO: terror, violencia. AÑO: 2018.
CON: Luna Lauren Vélez, Chyna Layne, Y’lan Noel,  Patch Darragh, Mo McRae y Jessica Bell.
DURACIÓN: 94 minutos.
CALIFICACIÓN: para mayores de 16 años.
› 12 HORAS PARA SOBREVIVIR: EL INICIO  
DIRECCIÓN:
Gerard McMurray. ORIGEN: EEUU.
GÉNERO: terror, violencia. AÑO: 2018.
CON: Luna Lauren Vélez, Chyna Layne, Y’lan Noel,  Patch Darragh, Mo McRae y Jessica Bell.
DURACIÓN: 94 minutos. CALIFICACIÓN: para mayores de 16 años.

La saga de “12 horas para sobrevivir” se nutrió de una excesiva violencia sin consecuencias, con el permiso legal para concretar una purga anual en los Estados Unidos, período en el que se pueden cometer los más aberrantes crímenes sin más castigo que el peso de la propia conciencia. En ese lapso, no hay Policía, bomberos ni hospitales funcionando.

Llega una nueva película de la franquicia, con el subtítulo de “El inicio”, referencia explícita a la precuela de la historia que comenzó en la pantalla grande hace cinco años. A la sorpresa de la producción inicial le siguieron otros dos filmes igual de tensos y potentes para completar la trilogía dirigida por James DeMonaco (en la última, centrada en la persecusión política de una candidata presidencial que se proponía derogar el permiso de matar); mientras que ahora se limita al rol de guionista y cede el detrás de cámara a manos de Gerard McMurray.

A su cargo queda el relato original del experimento catárquico concedido a los vecinos de un barrio de Nueva York para que, armas y golpes de por medio, se saquen de encima las frustraciones, la angustia, la maldad y los deseos de venganza con una alta dosis de desenfreno. A partir de relevar el resultado, se generalizará el permiso a toda la sociedad. Del lado del poder, de quienes deciden, están gobernantes ultraconservadores blancos; los autorizados a matar son mayoritariamente negros y latinos. Una alegoría que no es inocente en la actualidad norteamericana.

Comentarios