Desde agosto podrá bajar el precio de los pasajes aéreos

Se anunció un programa de inversión para aeropuertos y aviones.

03 Jul 2018
1

El Gobierno nacional eliminará el valor mínimo fijado por el Estado para los pasajes aéreos de cabotaje, dijo el ministro de Transporte, en una medida reclamada por el sector y que apunta a generar mayor competencia en el mercado local. El ministro Guillermo Dietrich dijo que el Gobierno publicará una resolución en la que se eliminará la exigencia para los pasajes de cabotaje comprados con al menos 30 días de anticipación.

“El Gobierno quiere generar atractivos para el ingreso de turistas extranjeros y el consumo dentro del país”, explicó. La medida se aplicará sobre pasajes desde el 15 de agosto en adelante, precisó el ministro. El mercado de transporte aéreo en el país se ha visto impulsado durante el gobierno de Mauricio Macri, aunque es dominado por la compañía estatal Aerolíneas Argentinas y la gigante regional Latam Airlines, consignó la agencia Reuters.

59 rutas más

En un comunicado del ministerio se indicó que desde 2015 se sumaron 59 nuevas rutas aéreas domésticas, de las cuales 33 no pasan por Buenos Aires, lo que representa más del doble de conexiones directas entre ciudades del interior en dos años y medio. Este crecimiento generó un incremento del 36% de pasajeros de cabotaje en comparación con 2015.

Para cubrir estas nuevas rutas se han incorporado más aviones, lo que significará un crecimiento del 55% de la flota en el mercado. Además -agrega el comunicado-, en el último año han aumentado los asientos ofrecidos en un 12 %. Esto representa un desafío para aumentar los niveles de ocupación hoy cercanos al 77% y la flexibilización de la tarifa de referencia se presenta como una oportunidad para seguir creciendo.

“Se eliminará la tarifa mínima de referencia para los pasajes ida y vuelta que se compren con 30 días de anticipación en vuelos de cabotaje, lo que permitirá a las empresas ofrecer pasajes más baratos. De esta manera, quienes antes no podían acceder a volar porque no lo encontraban accesible podrán hacerlo ahora. Pero además, fomentará la compra con anticipación y aumentará así la ocupación del avión. Esta medida produce reducción de precios para que más argentinos puedan volar en el país. Los pasajeros encontrarán más ofertas con mejores precios y aumentarán las promociones en momentos de temporada y en vuelos con baja ocupación”, aseguró el ministro de Transporte.

Según el organismo, en 2015 sólo 10 millones de personas podían acceder a viajar en avión dentro del país debido a que había pocas aerolíneas, tarifas que se encontraban entre las más caras de la región y del mundo, con poca flexibilidad para incentivar promociones y una infraestructura deficiente.

“De esta manera se avanza en el objetivo de duplicar la cantidad de pasajeros volando dentro del país gracias a las medidas impulsadas en el marco de la Revolución de los Aviones. Este plan incluye la modernización de la infraestructura en 30 aeropuertos del país, la incorporación de nueva tecnología de navegación aérea, nuevo equipamiento para la operación logística y otras obras complementarias para mejorar la aviación civil”, aseveró el comunicado.

En cuanto a las inversiones se indicó que, entre 2016 y 2019 se invertirán 1.400 millones de dólares en aeropuertos y 175 millones de dólares en tecnología para la navegación aérea. “Gracias a las obras en los aeropuertos, desembarcaron en el país nuevas empresas, se iniciaron las operaciones desde el primer aeropuerto low cost de Latinoamérica en El Palomar, se llegó a un récord de pasajeros de Aerolíneas Argentinas y de todo el sistema. Más ciudades del interior del país están hoy conectadas sin tener que pasar por Buenos Aires”, se informó.

Con esta flexibilización, la cartera que conduce Dietrich apunta a darle mayor competitividad al sector, ya que con la eliminación de los llamados pisos tarifarios las compañías ahora podrán vender pasajes sin ninguna restricción de precio mínimo. Esta nueva reglamentación favorecerá a las low cost, empresas que desarrollan agresivas políticas tarifarias para ganar una cuota del mercado dominado por las compañías tradicionales.

Comentarios