Uruguay, un equipo que enamora

02 Jul 2018
2

ENTRE ALGODONES. Cavani, con molestias en el gemelo derecho, se retira ayudado por Ronaldo. Es la duda para el viernes. reuters

Fue un partido de esos que sacuden percepciones y cambian apuestas. Con su victoria ante Portugal, Uruguay confirmó que tiene credenciales para reclamar un lugar en la final del Mundial, y para ilusionarse con repetir los títulos que ganó en 1930 y 1950.

“Hay que seguir soñando”, pidió el delantero Edinson Cavani, autor de los dos goles que tumbaron a los campeones de Europa y valieron el pase a cuartos, donde espera Francia. “Es emocionante. No hay palabras para describir esto. Feliz, feliz, feliz”, añadió.

“Estamos aquí para jugar siete partidos”, dejó también en claro el director técnico, Óscar Tabárez. Mientras hablaba, miles de uruguayos salían a celebrar en las calles de todo el país cantando: “volveremos, volveremos, volveremos otra vez. Volveremos a ser campeones, como la primera vez”.

De esos siete partidos, Uruguay ya jugó -y ganó- cuatro: un récord que sólo había conseguido aquella primera vez, en el Mundial de 1930, que terminó conquistando. En sus más de 360 minutos en Rusia, la “Celeste” apenas recibió un solo gol -de Portugal, en octavos- y una tarjeta amarilla.

Pero la ilusión excede los datos. El duelo ante los lusos mostró un Uruguay equilibrado -esa “palabra sagrada” del fútbol, según Tabárez- en todos los ámbitos: letal en ataque e impenetrable en defensa; humilde, pero ganador; propositivo, pero luchador; aguerrido, pero limpio. ¿Quién puede frenar a este equipo?

“La nota distintiva fue la entrega inconmensurable que tuvieron (los jugadores)”, elogió Tabárez, y destacó el carácter luchador y entregado que define el juego uruguayo. “Eso es parte del fútbol para nosotros”, agregó.

“En cada pelota dejamos la vida”, explicó el volante Lucas Torreira que, precisamente, llegó a disputar una pelota con la cabeza desde el suelo -algo que también había hecho Nahitan Nández el partido anterior-. Desde el primer minuto ante Portugal, Torreira se impuso en su particular duelo contra Cristiano Ronaldo, hasta anular al delantero más en forma del mundo.

Pero de este Uruguay entusiasma que ofrece algo más que “garra charrúa”. Junto con la defensa inexpugnable liderada por el capitán, Diego Godín, cuenta con la dupla ofensiva de dos astros, como Luis Suárez y Edinson Cavani; y ante Portugal terminó de consolidar un mediocampo tan capaz de construir como de destruir.

Era la última pieza que le faltaba a Tabárez, la zona del equipo más joven e inexperta. También la que más evolucionó y aprendió por medio de los triunfos ante Egipto (1-0); Arabia Saudita (1-0); Rusia (3-0) y Portugal, donde terminó de brillar con Torreira, Nández, Matías Vecino y Rodrigo Betancur.

Esa imagen, de equipo completo como pocos, enamoró en Uruguay. “No hay más remedio que seguir soñando”, tituló el deportivo “Referí”, casi resignándose a una ilusión que la “Celeste” no generaba desde hace años. Tal vez ni siquiera en Sudáfrica 2010, cuando alcanzó el cuarto puesto de la mano de Diego Forlán.

El camino al sueño del título tiene tres obstáculos. El primero deberá superarlo el viernes, ante la poderosa Francia de Kylian Mbappé, que el sábado mandó a casa a Lionel Messi.

Cruzan los dedos

La única sombra en la euforia uruguaya pasa por Cavani. El delantero de 31 años, compañero de Mbappé en Paris Saint-Germain, fue remplazado ante Portugal con molestias en el gemelo derecho. Los estudios definirán el alcance de la lesión y las posibilidades de que juegue los cuartos de final. “Veremos cómo marcha todo y haremos un estudio. Ojalá podamos seguir”, afirmó. Suárez, su aliado en el ataque, se mostró confiado. “Hay seis días para que se pueda recuperar. Crucemos los dedos, porque ya nos dimos cuenta de lo importante que es para la selección”, añadió.

Con o sin Cavani, Francia chocará el viernes con un equipo desbordado de confianza y en racha. Es historia del fútbol: pase lo que pase en cuartos, Uruguay volvió a hallar su lugar en la elite mundial con su mezcla de lucha y juego. ¿Será la fórmula ganadora en Rusia?

Temas

Rusia
Comentarios