Dos obras con una misma finalidad y diferentes costos

Berarducci comparó el costo del centro que inauguró la Municipalidad con un proyecto similar que adjudicó la Provincia para La Costanera.

30 Jun 2018
1

BERARDUCCI. Consideró que el PE había “sobrevaluado” la obra. la gaceta / foto de analía jaramillo

Funcionarios de la Municipalidad capitalina pusieron en duda el costo de construcción de un centro de tratamiento para adictos que hará la Provincia.

La semana pasada se produjeron dos actos públicos con anuncios de obras similares. El martes, el vicegobernador Osvaldo Jaldo encabezó el acto en el que el Poder Ejecutivo contrató a la firma GAMA para construir un Centro Preventivo Local de las Adicciones (Cepla) en La Costanera: $ 23 millones y, con las reconsideraciones por imprevistos, se autoriza hasta $ 29 millones para la construcción del proyecto, de 600 metros cuadrados. Dos días más tarde, el intendente Germán Alfaro inauguró un centro similar (Dispositivo Integral de Abordaje Territorial, DIAT), que implicó una erogación de $ 11,8 millones.

“Como dijo el intendente, es un logro del municipio haber podido concretar una obra tan necesaria, no solamente para la capital sino para toda la provincia, porque el de la droga es un flagelo que la Provincia tiene desatendido y lo ignora”, cruzó el secretario de Gobierno capitalino, Walter Berarducci. Y agregó: “el municipio, con el aporte de la Nación, logró terminar una obra que costó $ 11,8 millones con casi 570 metros cuadrados construidos y vemos que la Provincia va a hacer una obra similar por $ 29 millones, lo que nos lleva a concluir que la Provincia sobrevalúa obras y subvalúa acciones de bancos”, planteó el funcionario de Alfaro, en alusión a la propuesta del Gobierno provincial de vender parte de las acciones de la Provincia sobre el Banco del Tucumán-Macro.

La dependencia inaugurada por el municipio en el complejo municipal Zenón Santillán (Venezuela al 3.200) forma parte de los 60 DIAT del país. El edificio incluye salones, talleres, consultorios, galerías, playones deportivos y un gimnasio. “El costo incluye el equipamiento completo del centro”, detalló Berarducci.

Alfredo Quinteros, titular de la Dirección de Arquitectura y Urbanismo (DAU) del Poder Ejecutivo, consideró poco prudente la comparación. El funcionario provincial, que encabeza la dependencia encargada de controlar la construcción del Cepla de La Costanera, insistió en que el proyecto no recibió objeciones de los organismos de control.

“No se pueden comparar valores así. Además, la comparación que hace el funcionario municipal es considerando el valor original de la obra ($ 23,8 millones), más un 20% autorizado para gastos de imprevistos y el 5% para inspecciones, que totalizan $ 29 millones. Nosotros llegamos a esas conclusiones y los datos fueron auditados por el Tribunal de Cuentas”, continuó el titular de la DAU.

Hace dos semanas, miembros del Poder Ejecutivo habían abierto los pliegos en la compulsa de precios para definir qué empresa volvería a construir el Cepla (había comenzado a construirse en 2015 con fondos nacionales, pero como fue vandalizada se volvió a encargar su construcción con fondos provinciales). A comienzos de la semana pasada, Quinteros; Jaldo; Gabriel Yedlin (ministro de Desarrollo Social); y Pablo Yedlin (diputado nacional) habían participado de la firma del contrato con la empresa Gama SA, que volverá a construir el centro de tratamiento de adicciones en La Costanera.

Quinteros insistió en que la apreciación de Berarducci está fuera de lugar. “Nosotros llegamos a esas conclusiones (a ese presupuesto), fue auditado por el Tribunal de Cuentas y está autorizado, me parece que hacer comparaciones sin conocer el proyecto es irresponsable”, continuó Quinteros. Y agregó: “no se puede comparar el valor de una obra con otra: es como si me pidieran que compare dos obras cuando no conozco ni los materiales, ni el proyecto ni las necesidades técnicas de construcción o del terreno. Tampoco conozco de qué año es el presupuesto de las obras. A ver, si a esta obra (por el Cepla) la terminamos de acá a dos años pagaremos lógicamente más por las redeterminaciones de costos”.

El funcionario ejemplificó que algunas características del proyecto del Cepla en La Costanera lo encarecen, y que por eso la comparación entre proyectos no es lineal. “En el proyecto que adjudicamos se incluye un ascensor para discapacitados, porque se trata de un edificio de dos plantas. El ascensor solo tiene un precio que ronda el millón de pesos. Insisto en que hay que conocer el proyecto para compararlo. Está la documentación al alcance de todos si la quieren revisar, es pública”, finalizó Quinteros.

Comentarios