La Iglesia, contra el ajuste, la pobreza y el aborto

24 Jun 2018
1

BUENOS AIRES.- Diálogo para resolver problemas y críticas ante la “enorme inequidad” de la Argentina fueron los ejes de la apertura de la Semana Social de la Iglesia 2018, en Mar del Plata, donde se debatirá hasta hoy sobre el vínculo entre la política y los sectores más vulnerables del país.

Los encargados de abrir el encuentro fueron la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal; la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley; el presidente del Episcopado y obispo de San Isidro, Oscar Ojea; y el presidente del Cepas y obispo de Lomas de Zamora, Jorge Lugones.

Con el lema “Democracia: un camino de servicio a los pobres”, Ojea abrió el encuentro y advirtió que “el nivel de inequidad (en la Argentina) es enorme y se acentúa cada vez más más”. “El 60% de los argentinos gana menos de $ 15.000 por mes”, lanzó. Y afirmó: “ante esta realidad la Iglesia no puede dejar de decir que el ajuste no lo tienen que pagar los pobres”.

En su discurso, Ojea también alentó a que tanto los dirigentes políticos y sociales tengan “contacto directo con los más pobres” y escuchen su “grito” pero también dejó un espacio para hablar de temas de actualidad, como el aborto. “El aborto no es un derecho sino un drama. Hemos perdido la oportunidad de legislar sobre cómo apoyar a las madres con embarazos no deseados”, afirmó el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), quien calificó a quienes se muestran a favor de su legalización como personas que “no han entendido las leyes de la naturaleza”. El obispo Lugones buscó sumar críticas al Gobierno cuando opinó que “está muy bien el hacer y estar, pero me parece que hace falta sentir”. “Tenemos que trabajar por la paz social, pero desde la justicia social. Necesitamos creatividad, inversión y desarrollo sustentable porque vemos pymes cerradas y trabajadores suspendidos”, destacó Lugones. “Atentamos contra las familias con el divorcio y con el aborto”, dijo el obispo y sostuvo que “el Estado debe hacerse cargo”.

La Semana Social es un espacio de diálogo propuesto por la Iglesia Católica que se realiza desde hace 35 años en Mar del Plata. Ayer, en tanto, el debate giró en torno al cuidado del medioambiente. Bajo el título “El clamor de la tierra es el clamor de los pobres”, los presentes dialogaron sobre la necesidad de no perder de vista el factor ambiental para lograr un futuro sostenible. El obispo auxiliar de Santiago del Estero, Enrique Martínez Ossola, puso el foco sobre los problemas de la megaminería y habló del caso de Famatina en La Rioja como la lucha de un pueblo por su derecho a un medio ambiente sano. (Télam)

Comentarios