Qué dijo la Municipalidad de Yerba Buena sobre la denuncia contra los vigías

El secretario de Seguridad Mauricio Argiró desmintió que los guardias hayan agredido al universitario. "Fue un operativo normal, no hubo nada malo".

19 Jun 2018
1

VIGÍAS. Los guardias de Yerba Buena fueron presentados en diciembre de 2017.

“Salvamos vidas”, fueron las primeras palabras que emitió Mauricio Argiró cuando se le preguntó sobre este caso. “Lo paramos después de perseguirlo varias cuadras por dos razones: no tenía puesto el dominio en la motocicleta en la que se trasladaba y habría manejado en estado de ebriedad”, explicó el secretario de Seguridad de Yerba Buena en una entrevista con LA GACETA.

Polémico caso: un universitario denunció que fue agredido por guardias de Yerba Buena

Argiró dijo que circular en una moto sin patente “lo hace sospechoso a su conductor y siempre tratamos de averiguar e identificar a las personas que circulan de esta manera irregular. Muchos que cometen robos en la zona circulan de esta manera por las calles del municipio. Una ordenanza municipal nos autoriza a realizar este tipo de tarea”.

“En el caso en cuestión, no hubo ningún tipo de agresión por parte de los empleados. A eso lo desmiento categóricamente. A él lo detuvo gente de tránsito y actuaron los vigías porque él intentó agredir a las personas que pretendían secuestrarle la moto porque no tenía la patente”, destacó.

“El problema se originó cuando se le secuestró la moto porque no tenía el dominio. Allí reaccionó de la peor manera e intentó atacar a todos los que estaban participando en el operativo”, agregó.

El funcionario calificó al procedimiento como normal y que no tuvo nada de extraño. “Ni siquiera que él haya dicho a los gritos que con quién se podía hablar para solucionar el problema sin que se concrete el secuestro. Fue una clara intención de pedir soborno. Se hizo la denuncia en la Policía y fueron ellos, a través de la Justicia, que ordenó su aprehensión. Tampoco se quiso hacer el dosaje para que quedara detenido”, señaló.

“Sí es cierto que el personal tenía cubierta su cara con pasamontañas, pero es para protegerse del frío que sienten cuando transitan en motocicletas”, concluyó.

Comentarios