El pueblo lo eligió

19 Jun 2018 Por Leo Noli

En la concentración de Bronnitsy está el que en definitiva corta el queso, el que define cuál entra y cuál sale, Jorge Sampaoli. Pero si de fútbol y de DT matriculados de oficio se trata, los argentinos son eso y mucho más. Afirman los que están en Moscú, que el país tiene derecho a opinar, a intentar resolver los acertijos que la Selección no pudo ante una Islandia que bloqueó bien a Lionel Messi y se amuró en su arco.

La encuesta popular gira en torno a qué le falta a Messi, si un compañero de fórmula, un mejor amigo en cancha, asociaciones lícitas que lo liberen a él del peso de ser siempre héroe o villano. Cambios es lo que piden los DT. “Los argentinos concordamos en eso, en que se necesita hacer variantes, en que faltó sangre”, va a la yugular Agustín, de La Plata. Curiosamente, él cree que faltó temple contra Islandia. “Eso es lo que le sobraba al futbolista argentino, pero el sábado no se vio”, se queja y a su vez lo lamenta, porque Messi pagó los platos rotos al hacerse cargo del penal fallido y de que Argentina no pudo ganar. Es injusto caerle con el peso del “fracaso” a Leo, lo defienden los chicos platenses. “Necesita más compañía y a la vez que otros jugadores puedan entenderse entre ellos así lo liberan a él. Falta verticalidad”, agrega Sergio y levanta el cartel de las modificaciones. “Sacaría a Lucas Biglia. Ya no se puede jugar con el apellido”, duro el hombre. Juan Martín es hincha de River, pero eso no le nubla la vista al momento de su selección. Somos Argentina. “Yo metería a Giovanni Lo Celso y a Cristian Pavón, porque tiene hambre de gloria”, asegura y marca al extremo de Boca y al volante de PSG como las piezas que el “10” puede estar necesitando para conectarse hacia otra dimensión. “(Maximiliano) Meza me da la impresión de que no dio con la talla”, cepilla al de Independiente Juan Martín. “No podemos seguir probando, vayamos a los hechos”, le pide a Sampaoli.

Fanas de Boca, los pibes de Lugano, de la Zona Oeste del Conurbano Bonaerense, se la juegan por Pavón también. “Y, es lo que está pensando toda Argentina, que tiene que entrar Pavón, que tiene que jugar (Ever) Banega, y que tiene que entrar (Gabriel) Mercado por Eduardo Salvio porque tiene más marca. Eso es lo raro, todos coincidimos en eso menos el técnico”, asevera Federico. Alejandro mira a este Mundial de Rusia como un experimento extraño. “Nada es lo que parece. Nosotros empatamos con Islandia, Alemania perdió con México y Brasil no pudo con Suiza. Pero bueno, ahora nos toca bancar, nos toca estar a la par de Messi. Sí o sí. Hicimos 18.000 kilómetros para alentarlo a él, porque fue él el que nos trajo al Mundial. Y que entre Pavón, que puede ser una buena descarga para Leo”.

De Concordia, Entre Ríos, Omar Gutiérrez, se suma al debate. “Yo no veo que le falte el socio ideal a Messi o uno que lo acompañe. Para mí, el ‘Kun’ (Sergio) Agüero hizo un buen partido contra Islandia y lo acompañó. Quizás nos faltó un poco más de suerte, como se dice. Leo tuvo tres tiros libres y esas dos pelotas combadas que se fueron cerca de los palos”. Omar no se va de su eje, aunque levanta la mano y sí, pide mover el banco. “Capaz me sale el hincha de Boca, pero Pavón entró 10 minutos y demostró lo que Di María no hizo en 70”, tenga.

De los de arriba que estuvieron en el debut, Agüero es número puesto. “Y es el hombre que debe seguir acompañando a Messi. Se entienden demasiado bien”, esgrime su análisis Gustavo Roselló, de Corrientes. Después se asume: “tenemos estos 23 jugadores, no hay más y, lamentablemente, yo no le veo el socio ideal a Messi, aparte del ‘Kun’”.

Pavón es el indicado. El de Boca suma adeptos, votos, pedidos desde el tablón. “Puede ser clave contra Croacia”, agrega Iván, el del grupo de Lugano. “Puede tirar buenas diagonales”, apuesta por el siete bravo “Xeneize” Iván, y mueve las manos para relegar a Ángel Di María a los suplentes.

Entre tanta tonando criolla, la voz de Tony suena neutra. Clarito, no es argentino. Mientras camina hacia la catedral San Basilio, en el panteón central del Kremlin, el amigo de Los Ángeles, Estados Unidos, hace gala de una camiseta que en el dorsal lleva el apellido Banega. Lo pide entre los 11 del jueves en Nizhny Nóvgorod, donde la Selección se las verá con los croatas. “Mi novia es argentina y la me regaló”, gira como un trompo Tony y muestra nuevamente su camisa. Gracias.

Entre los que continúan en el debate, Iván, el de Lugano, deja un dato bastante particular, positivo. “Después de empatar el sábado, a la salida de la cancha los islandeses intentaban consolarnos. Nos decían: en el debut de la Eurocopa 2016 empatamos 1 a 1 con Portugal y después Portugal levantó la copa. Tranquilos, les va a ir bien en este Mundial. Nosotros damos suerte”. Ojalá.

Comentarios