Jazz y cuatro voces femeninas en cuatro shows

El II Festival Internacional cierra el telón en el teatro San Martín, desde las 19, con la conducción de Chipi Merino. LA GACETA le preguntó a cada cantante: ¿qué repertorio abordará? ¿quiénes la acompañan? y ¿qué le da el género?

10 Jun 2018

ENTRADA GRATUITA QUE DEBE RETIRARSE PREVIAMENTE

• A las 19 actúa Melina Imhoff; a las 20, Juliana Gattas; a las 20.50, Inés Estévez y a las 21.50, Ligia Piro. Todas en el teatro San Martín (avenida Sarmiento 601).


Melina Imhoff será la voz tucumana que abrirá el espectáculo de esta tarde junto a Brooklyn Jazz Quartet.

“Estoy haciendo un repertorio que se basa en temas de Billie Holiday y de Ella Fitzgerald, y que forma parte de nuestro disco, ‘Brooklyn Jazz Quartet’. Para el show del cierre del Festival vamos a agregar dos temas de Cole Porter que van a formar parte de nuestro segundo disco: ‘Love for sale’ y ‘Night and Day’”, adelanta sobre lo que cantará en el San Martín. Integran la banda que la acompaña Julio González Goytía en guitarra, Humberto Salazar en batería y Matías Agüero en contrabajo.

La agenda de Imhoff es intensa: hace unos días acompañó en el escenario del teatro Alberdi a Gerónimo Rauch. La semana próxima, en Córdoba al 300, abrirá una academia de canto que se llamará “Mondieu”, donde estará a cargo de la dirección. Y del 15 al 20 de julio será profesora asistente en el Córdoba Jazz Camp.

“En este momento estoy abocada al jazz -afirma-, porque es un género que ayuda mucho a dar recursos que se usan en el rock y en el pop. De la música clásica y del jazz surge toda la música que conocemos. El jazz es una gran base y siempre hay que seguir estudiando”.

Acerca de qué le aporta el jazz en su trayectoria artística, dice: “el jazz me da la libertad de poder jugar con las armonías, los ritmos y también en la composición. Es como un juego con reglas más complejas. Es como pasar de jugar al ludo al TEG, porque requiere más intelectualidad y más compromiso”.


“el pop y el jazz son el día y la noche”
- “Hacemos standards del jazz. Me gustan mucho los que surgen de alguna película, porque así conocí mucha de la música que canto, así que ese es el clima. Voy con los músicos con los que me presento desde noviembre en Buenos Aires. Estoy contenta porque es la primera vez que voy con el jazz, nada más y nada menos que a Tucumán, y rodeada de números alucinantes”.
- “Juliana Gattas and the dreamers se integra con: Miguel Marengo en piano, Bruno Varela en batería, y Damián Falcón en contrabajo”. 
- “Mi historia con el jazz empieza de muy chica, porque las clases de canto me las daba una profesora cantante de jazz, Cecilia Escudeto, y ella como práctica de canto me hacía cantar el género. Además mi papá era fanático del jazz, y sonaba todo el día en casa. Yo empecé mi carrera cantando jazz en bares y restoranes, luego conocí a Alejandro Sergi  y empezamos con Miranda! No volví a cantar jazz hasta que Adrián Iaies vino a un programa en la TV Pública como invitado; improvisamos ‘All of me’. Luego él me llamó, porque es el programador artístico de la Usina del Arte, y había quedado con la impresión de que yo cantaba jazz. Me animé, me dio vértigo, me presenté y se vinieron más y más presentaciones. Estoy muy contenta. No puedo creer que esta anécdota se haya vuelto proyecto y que ahora salga de Buenos Aires. Estoy muy entusiasmada con abordar este repertorio: no hay sutiles diferencias, sino que más bien es muy contrastante. El pop y el jazz son el día y la noche. En el jazz el escenario es un espacio de mucha paz, mucha entrega y sentimiento, en contraste con la adrenalina, la ansiedad y la energía del pop; son muy diferentes. Puedo apreciarlas y me encanta tener la posibilidad de hacer las dos cosas, pero en el jazz voy de a poco y me doy cuenta de que puedo permitirme los silencios”.   
ligia piro
“llevo parte de mi disco nuevo, ‘love’”
Ligia Piro focalizó su respuesta en “Love”, su flamante disco que preestrenará sobre el escenario del San Martín. 
 - “Llevo parte de mi disco nuevo, que acaba de salir. Es un álbum de jazz más conceptual que otros, pero siempre hago cosas diferentes porque me parece que en un festival de jazz tan importante como este no son muchos los que tienen la posibilidad de presentarse. Aprovecho la invitación para hacer temas de discos anteriores y conocidos. Me parece que está bueno, y también cantar en castellano, básicamente porque soy argentina. Entre otros temas, cantaré ‘Barro, tal vez’, ‘Construcción’ y un tema de Fito Páez. También bossa nova porque creo que nos acerca. En este contexto de show corto llevo lo mejor que tengo. Y me interesa mostrar parte del disco nuevo, porque vuelvo a Buenos Aires y lo presento, el sábado, en el teatro Coliseo. ‘Fly me to the moon’, de Frank Sinatra, es el tema más famoso del disco nuevo, que en realidad no iba a grabar. Surgió por una insistencia de mi esposo, David Libedinsky, que es el productor del disco. Muchos temas de repertorio los decidimos en reuniones de trabajo. Todo empieza por un trabajo interno en soledad, pero después necesito empezar a trabajar con mi equipo, que son muy criteriosos y me ayudan a decidir, me nutre. En este disco también abrí una puerta, necesaria para mí, al soul y al pop, con canciones que me gusta mucho cantar, que canto desde hace mucho, no estaban grabadas ni propuestas, como ‘Ain’t no sunshine’, grabada con Kevin Johanssen como invitado, y ‘The feel is blue’, conocida por BB King y porque es uno de los blues más famosos del siglo”. 
- “Tengo una banda de músicos excelentes, con quienes trabajo desde hace tiempo: Nahuel Bailo en piano, Fernando Fefe Botti en contrabajo y dirección musical, Diego Alejandro en batería, y Miguel Tarzia en guitarra”.   
inés estévez 
“nunca tomé en serio el canto, hasta ahora”
- “Hacemos un repertorio de standards virado al swing, y tenemos blues, bossa, todo lo que pasa por el tamiz del jazz o sus derivados; hacemos algunas versiones de temas de los 70, jazzeados. Tomamos los temas que le gustan a la gente no habituada a escuchar el género”.   
- “Hace tres años que estoy cantando jazz y me lancé hace un año como solista con el trío que me acompaña: Mariano Bustoni en piano, Javier Martínez Vallejos en batería y Ezequiel Dutil en contrabajo. Son un poco la Primera A del jazz argentino, tocan juntos desde hace años”. 
 
- “Nunca tomé muy en serio el canto, hasta ahora. Siempre canté: gané premios por comedia musical, canté bandas sonoras de películas en las que actué, jingles publicitarios, hice doblaje, fue un medio de vida. Ahora estoy haciendo entrenamiento para cantantes de alto rendimiento. Necesito tener bien la voz. Eso sí, no dejo de actuar: cuando pintan proyectos de buena calidad a nivel humano y artístico no lo dudo. Me gustan muchos géneros musicales. Lo que pasa es que el jazz ha sido el género del acervo cultural familiar, porque mi padre tocaba un par de instrumentos y cantaba. Me llevaba a sus tertulias y el asado del domingo se hacía con Louis Armstrong de fondo. Es lo que escuché conscientemente desde los tres años. A pesar de que amo la música clásica por haber estudiado danza clásica y mi madre es amante de la ópera, tengo dos hermanos rockeros y una hermana amante de la música brasileña. Pero mi padre era el más melómano y escuchaba jazz siempre. En algún momento empecé a poner yo los discos. De hecho sabía cantar los temas antes de entender lo que decían las letras. El jazz para mí habita la esencia de muchos subgéneros”.   

> Juliana Gattas
“El pop y el jazz son el día y la noche”

- “Hacemos standards del jazz. Me gustan mucho los que surgen de alguna película, porque así conocí mucha de la música que canto, así que ese es el clima. Voy con los músicos con los que me presento desde noviembre en Buenos Aires. Estoy contenta porque es la primera vez que voy con el jazz, nada más y nada menos que a Tucumán, y rodeada de números alucinantes”.
- “Juliana Gattas and the dreamers se integra con: Miguel Marengo en piano, Bruno Varela en batería, y Damián Falcón en contrabajo”. 
- “Mi historia con el jazz empieza de muy chica, porque las clases de canto me las daba una profesora cantante de jazz, Cecilia Escudeto, y ella como práctica de canto me hacía cantar el género. Además mi papá era fanático del jazz, y sonaba todo el día en casa. Yo empecé mi carrera cantando jazz en bares y restoranes, luego conocí a Alejandro Sergi  y empezamos con Miranda! No volví a cantar jazz hasta que Adrián Iaies vino a un programa en la TV Pública como invitado; improvisamos ‘All of me’. Luego él me llamó, porque es el programador artístico de la Usina del Arte, y había quedado con la impresión de que yo cantaba jazz. Me animé, me dio vértigo, me presenté y se vinieron más y más presentaciones. Estoy muy contenta. No puedo creer que esta anécdota se haya vuelto proyecto y que ahora salga de Buenos Aires. Estoy muy entusiasmada con abordar este repertorio: no hay sutiles diferencias, sino que más bien es muy contrastante. El pop y el jazz son el día y la noche. En el jazz el escenario es un espacio de mucha paz, mucha entrega y sentimiento, en contraste con la adrenalina, la ansiedad y la energía del pop; son muy diferentes. Puedo apreciarlas y me encanta tener la posibilidad de hacer las dos cosas, pero en el jazz voy de a poco y me doy cuenta de que puedo permitirme los silencios”.   

> Ligia Ppiro
“Llevo parte de mi disco nuevo, ‘love’”

Ligia Piro focalizó su respuesta en “Love”, su flamante disco que preestrenará sobre el escenario del San Martín. 
 - “Llevo parte de mi disco nuevo, que acaba de salir. Es un álbum de jazz más conceptual que otros, pero siempre hago cosas diferentes porque me parece que en un festival de jazz tan importante como este no son muchos los que tienen la posibilidad de presentarse. Aprovecho la invitación para hacer temas de discos anteriores y conocidos. Me parece que está bueno, y también cantar en castellano, básicamente porque soy argentina. Entre otros temas, cantaré ‘Barro, tal vez’, ‘Construcción’ y un tema de Fito Páez. También bossa nova porque creo que nos acerca. En este contexto de show corto llevo lo mejor que tengo. Y me interesa mostrar parte del disco nuevo, porque vuelvo a Buenos Aires y lo presento, el sábado, en el teatro Coliseo. ‘Fly me to the moon’, de Frank Sinatra, es el tema más famoso del disco nuevo, que en realidad no iba a grabar. Surgió por una insistencia de mi esposo, David Libedinsky, que es el productor del disco. Muchos temas de repertorio los decidimos en reuniones de trabajo. Todo empieza por un trabajo interno en soledad, pero después necesito empezar a trabajar con mi equipo, que son muy criteriosos y me ayudan a decidir, me nutre. En este disco también abrí una puerta, necesaria para mí, al soul y al pop, con canciones que me gusta mucho cantar, que canto desde hace mucho, no estaban grabadas ni propuestas, como ‘Ain’t no sunshine’, grabada con Kevin Johanssen como invitado, y ‘The feel is blue’, conocida por BB King y porque es uno de los blues más famosos del siglo”. 
- “Tengo una banda de músicos excelentes, con quienes trabajo desde hace tiempo: Nahuel Bailo en piano, Fernando Fefe Botti en contrabajo y dirección musical, Diego Alejandro en batería, y Miguel Tarzia en guitarra”.   

> Inés Estévez 
“Nunca tomé en serio el canto, hasta ahora”


- “Hacemos un repertorio de standards virado al swing, y tenemos blues, bossa, todo lo que pasa por el tamiz del jazz o sus derivados; hacemos algunas versiones de temas de los 70, jazzeados. Tomamos los temas que le gustan a la gente no habituada a escuchar el género”.   
- “Hace tres años que estoy cantando jazz y me lancé hace un año como solista con el trío que me acompaña: Mariano Bustoni en piano, Javier Martínez Vallejos en batería y Ezequiel Dutil en contrabajo. Son un poco la Primera A del jazz argentino, tocan juntos desde hace años”. 
 - “Nunca tomé muy en serio el canto, hasta ahora. Siempre canté: gané premios por comedia musical, canté bandas sonoras de películas en las que actué, jingles publicitarios, hice doblaje, fue un medio de vida. Ahora estoy haciendo entrenamiento para cantantes de alto rendimiento. Necesito tener bien la voz. Eso sí, no dejo de actuar: cuando pintan proyectos de buena calidad a nivel humano y artístico no lo dudo. Me gustan muchos géneros musicales. Lo que pasa es que el jazz ha sido el género del acervo cultural familiar, porque mi padre tocaba un par de instrumentos y cantaba. Me llevaba a sus tertulias y el asado del domingo se hacía con Louis Armstrong de fondo. Es lo que escuché conscientemente desde los tres años. A pesar de que amo la música clásica por haber estudiado danza clásica y mi madre es amante de la ópera, tengo dos hermanos rockeros y una hermana amante de la música brasileña. Pero mi padre era el más melómano y escuchaba jazz siempre. En algún momento empecé a poner yo los discos. De hecho sabía cantar los temas antes de entender lo que decían las letras. El jazz para mí habita la esencia de muchos subgéneros”.   


Comentarios