Cartas de lectores

09 Jun 2018
1

EL ESTADO PRESTA CARO

Con gran bronca y tristeza a la vez quiero hacer oír mi reclamo en nombre de todos los Empleados del Estado, quienes por innumerables razones deben acudir a la Caja Popular de Ahorros para tomar un préstamo, y que la mayoría de ellos ya con un préstamo anterior y a raíz de la difícil situación económica, se ven obligados a tomar un nuevo crédito. Y es ahí donde la Caja Popular de Ahorros les concede el financiamiento con la condición de cancelar el anterior con el préstamo solicitado, sin que se realice la quita de los intereses a las cuotas adeudadas hasta ese momento. La Caja Popular de Ahorros, como un organismo del Estado Provincial, debe estar para velar por el bienestar de los ciudadanos que acuden a ella, y no lucrar inescrupulosamente con un sistema usurero que lo único que hace es perjudicar aún más al empleado público, que en busca de ayuda por parte del Estado. Por lo expuesto, es que solicito al gobernador, Juan Manzur, y al Interventor de la Caja Popular de Ahorros, Eduardo Jairala, analizar lo planteado y le otorguen al Empleado Público un crédito paralelo si la documentación solicitada así lo permite, o en el caso de tener que pagar el crédito anterior se le realice la quita de los intereses del crédito que se cancela. Estoy seguro que el error será subsanado y el Estado estará de nuestro lado.

Oscar Marcelo Masmut

[email protected]


“ESTA YA LA VIMOS”

Argentina debe haber obtenido el récord mundial en reiterar errores. Puede que sus pocos años de historia propia justifiquen irresponsabilidades y caprichos, puede que no. Tal vez esa costumbre aún no desterrada de correr a pedir ayuda al otro ante cada problema, sin hacer el esfuerzo por resolverlo y sin pensar soluciones autónomas, sea la que nos haga retornar al punto de partida una y otra vez. Más deudas, más pautas, controles, reglas, metas impuestas para obtenerlas y saldarlas a un futuro más que incierto, no hablan de logros y mucho menos de victorias; hablan de atraso, de un inevitable retroceso, de dependencia y de imperdonable ineptitud de quienes gobiernan. Con deudas a 100 años, a 36 meses, a varias generaciones y vidas y sin más plan que el de lograr una reelección que renueve un actual mandato, vale el preguntar si ese Sistema Representativo, Republicano y Federal que se supone nos rige como país, lo sigue haciendo. Con más de un 80% de la población en contra del dudoso acuerdo firmado con el FMI, con un tercio de los argentinos en situación de pobreza, con más del 67% de los niños argentinos pobres careciendo de los recursos más básicos de supervivencia; con adultos mayores que ven recortadas sus magras jubilaciones y prestaciones de salud en un involuntario y final “gesto patriótico”; con un Congreso de ligera autonomía, la “representatividad” permite sus dudas. Y mientras las instituciones y la Justicia respondan a los lineamientos políticos del gobierno de turno, el carácter “republicano” y “federal” brilla por su ausencia. ¿Dónde está la gente, sus valores, sus metas, su memoria? ¿Qué pasó con esos ciudadanos que soñaron con una Argentina respetable y respetada? Cuando ya no hay respuesta a esas preguntas, cuando el silencio vuelve recordarnos el precio de tanto olvido, y a fin de cuentas ya no reconocemos a ésta nuestra casa, quizá sólo reste levantarnos sigilosamente de la fría e incómoda butaca, y salir de la sala de proyección sin que alguien nos note, susurrando para nuestros adentros, mientras una lágrima recorre nuestra mejilla, “ésta ya la vimos”.

Karina Zerillo Cazzaro

[email protected]


MEDIO AMBIENTE (I)

Son buenas las Cartas al Director enviadas por los lectores y las Notas de Opinión de LA GACETA con respecto al perjudicado medio ambiente. Una en especial, la de Pedro Martínez, encaja perfectamente en la situación actual de un Tucumán ambientalmente arrodillado. También fue muy buena la del lector Juan Segura. Ahora bien, existen territorios en la Provincia donde se está cada vez peor. La ciudad de Alderetes merece una mayor atención ambiental que cualquier otra; contrasta notablemente, por ejemplo, con todo lo realizado en Banda del Río Salí. Estando tan cerca los dos, están desiguales; en una brilla la limpieza (Banda), en la otra es todo lo contrario (Alderetes). ¿Por qué? En cuánto a las entradas a la ciudad, sinceramente son una lástima. Se crearon Secretarías para realizar su limpieza y mantenimiento. Qué poca importancia le dan los políticos al medio ambiente, tal vez será porque no dan votos. Ojalá las cosas cambien por el bien de todos.

Juan José Romero

[email protected]


MEDIO AMBIENTE (II)

La contaminación es uno de los problemas ambientales más graves de nuestro tiempo. Se calcula que unos 13 millones de toneladas de residuos plásticos llegan a los mares y ríos del mundo, y entran a la cadena alimentaria poniendo en riesgo la salud humana. A este ritmo, en 2050, los océanos contendrán más plásticos que peces. Estos daños en los ecosistemas marinos se estiman en miles de millones de dólares, ya que no sólo causan estragos en la flora y fauna marinas, sino que también impactan negativamente en actividades humanas como la pesca y el turismo. En este sentido, es vital que las playas y las zonas costeras de ríos, lagos y mares estén siempre limpias, para evitar que residuos allí depositados por la desidia humana terminen agravando la contaminación en los medios acuáticos. La educación ambiental y el control por parte del Estado son necesarios para actuar en las tareas de prevención. Es preciso tomar conciencia de la imperiosa necesidad de cuidar el ambiente natural, adquiriendo hábitos más saludables y responsables para bien de nuestro entorno, resguardando la salud humana y la vida en todas sus manifestaciones. Esta tarea nos concierne a todos, tanto a gobernantes como a simples ciudadanos. Las futuras generaciones nos lo agradecerán.

Patricio Oschlies

[email protected]


CONFRONTACIÓN FRATRICIDA

Es difícil precisar alguna fecha donde comenzó esta confrontación fratricida entre los argentinos. ¿Desde 1810, desde los últimos 70 años, los últimos 12 años o los últimos dos años? ¿Cómo explicar el por qué de esta actitud belicosa, agresiva, intolerante y despectiva entre nosotros? Difícil, si. Entre los animales, estas conductas se dan ante el hambre, el miedo, o la necesidad de reproducirse. Desde la Unesco, en el Manifiesto de Sevilla, 1989, sugieren que “la única causa estaría en los genes, y que esto se manifiesta cuando aumenta la densidad de la población con disminución de los recursos naturales”, léase alimentos en primer lugar. Pero también, desde siempre, en esta nuestra Argentina, se ha sostenido sin fundamento alguno, que producimos alimentos para 400 millones de personas. ¿Una mentira? Sí, al menos, una exageración. Desde que convivimos con el 27% de pobreza, más de 1,5 millón en la indigencia, y más del 50% de nuestros niños no acceden a una alimentación equilibrada que les permita desarrollar su capacidad intelectual. Desde el deporte se llegó a jerarquizar a los “barrabravas” por su agresividad, provocación, falta de respeto para ofender o provocar a los demás. Desde el sistema educativo, desde las distintas religiones, se busca canalizar esa fuerza agresiva hacia conductas socialmente aceptables, al parecer sin buenos éxitos hasta hoy. Ejemplos sobran, y tal vez excepciones, claro. La agresividad puede ser devastadora, destructiva, causando daño físico a las víctimas y generando miedo en los demás, siendo contraria a los derechos de las personas. Lo vemos a diario, entre otras, las agresiones sexuales con hechos o palabras. Quienes acceden al poder, presidentes, gobernadores, intendentes, delegados comunales, en el acto son atacados por el virus de Hubris, y en el acto creen saberlo todo, y se niegan a ver el fracaso de su gestión inculpando siempre a quienes los precedieron, a la “pesada herencia”, buscando ganar rating, personajes como Peña, Carrió, Lanatta, Majul, Ruiz Guiñazú, Morales y tantos otros. Cualquier conducta, cuyo objetivo es causar daño cierto a otra persona, a anularla, debería ser estudiada por etólogos, que analizan los distintos tipos de agresión entre animales, tanto para controlar su territorio, alimentos y agua o para asegurar su apareamiento, desde que vemos que los sociólogos han fracasado al menos en Argentina. ¿Para cuándo un llamado a la concordia fraterna, creativa, constructiva, teniendo como único objetivo el bien común, el bien de nuestra patria?¿ Podremos alguna vez eliminar la corrupción? Nuestros hijos lo merecen por cierto, y lo merecen ya. Vea, no tengo un delirio místico, pero le pido a Dios que nos ayude a encontrar el buen camino.

Federico Vázquez

[email protected]


LA INDEPENDENCIA DE LOS POLITICOS

Habíamos decretado nuestra independencia en 1816 y otra independencia económica en 1947, pero aún nos falta descubrir la independencia de los partidos políticos y para ello, es menester que sus líderes acuerden, de una vez, cumplir lo mandado en estos dos grandes hechos ocurridos en nuestro Tucumán. Sin un acuerdo base sobre políticas que se respeten a largo plazo, como el republicanismo y federalismo, sin la necesidad de otorgar demasiados privilegios económicos a quienes lleguen a esos cargos, porque deben tener la firme convicción de servir a la Argentina y no lucrar con su poder. No queda tiempo para excusas, con nuestra realidad donde todo no muestra que se cumplan los preceptos constitucionales y sus errores, que están a la vista de todos. Es inútil querer discutir sobre las razones que nos llevan a esta situación compleja y difícil para demasiados millones de argentinos. Ahora se necesita del Gobierno actual y de los opositores hacer algo, para que a mediano o largo plazo mejoremos nuestra perspectiva de Nación organizada. Aquí, en San Miguel de Tucumán, es un deber comenzar a producir este nuevo acuerdo político a la vista de todos, y no mentir sobre la intención verdadera. Sabemos bien quiénes son los gobernantes y quiénes fueron los perdedores en la última elección. Desde mi lugar les pido que hagan este gesto patriótico como una contribución grandiosa a la convivencia de todos los argentinos y dar el ejemplo para el resto de la República. No creo que exista otra solución que cumplir las leyes y la Constitución con verdadero sentido patriótico, que los partidos políticos -si se deciden- hacer un nuevo acuerdo nacional perdurable. De alguna forma hay que comenzar, y esa provincia tiene la oportunidad de ser nuevamente protagonista, pero con la sinceridad y honestidad como bandera.

Carmelo Felice

[email protected]

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios