Bruno Arias convoca a una fiesta popular

El jujeño protagoniza la primera fecha de un festival. En defensa de las orquestas barriales.

09 Jun 2018
1

RITMOS PARA BAILAR. Arias actuará junto a la Orquesta Chivo Valladares.

ACTÚA HOY

• A las 21 en el teatro Alberdi (Crisóstomo Álvarez y Jujuy).

Su última producción fue “El derecho de vivir en paz”, un disco conceptual sobre distintos aspectos que le preocupan acerca de hacia dónde está yendo el mundo. Sin olvidarlas, Bruno Arias se abre ahora a ritmos más alegres y “festivaleros”, según él mismo define, con sonidos de su Jujuy natal que convocan a bailar y divertirse.

La posibilidad de escuchar su renovación en vivo se dará esta noche, cuando abra en el teatro Alberdi un festival folclórico que se desarrollará todos los sábados de este mes, y que tendrá a futuro a Mariana Baraj con Fernando Barrientos; a Peteco Carabajal y a Leandro Robin.

“Voy a adelantar canciones nuevas, del material que estoy componiendo y grabando y que todavía no tiene nombre. Trabajo ahora en ritmos de carnavalito, huayno, tinku y saya, que es otra parte mía porque en mi sangre está el carnaval norteño. En el recital de esta noche también voy a hacer una parte solo con la guitarra, sin la banda que me acompañará, con canciones más íntimas hechas con los tucumanos Rubén Cruz y con Néstor Soria. Se me vinieron amontonando proyectos, que incluyen a un grupo vocal rosarino, al grupo de cuerdas de Pablo Agri y a la Orquesta de Cámara del Congreso de la Nación. Al mismo tiempo, hice un documental llamado ‘Camino hacia la puna’, en el que recorro escuelas de la zona”, sostiene.

Arias no estará solo en el escenario, sino que tiene invitados de lujo, según definió: Quique Yance al piano, Leo Villagra al bajo y Juanjo Bravo a la batería. “También le voy a dar espacio a los artistas nuevos tucumanos, como los Mellizos Díaz, y a otros más reconocidos como Taa Huayras. Además tendrán su espacio la Orquesta Popular Chivo Valladares, del centro cultural Mate Cocido”, anticipa.

El músico estuvo muy involucrado en el proyecto nacional de formaciones populares en barrios y en escuelas. Ahora mira con atención su futuro incierto: “cambió el Gobierno y el perfil actual es favorable a los ricos y no a los pobres”.

“Está difícil la continuidad de ese proyecto, ya que muchas orquestas han perdido fuerzas porque el Estado les recortó presupuesto y se sostienen por el amor incondicional que tienen sus profesores y directores, que no sé cómo hacen para sobrevivir; es fundamental fomentar el arte en los niños y jóvenes, no tiene precio porque se atiende y contiene a chicos y familias de barrios marginados y se les brinda una posibilidad de pelearle a la vida y salir adelante”, concluyó.


Comentarios