Relevamiento de distintas apuestas a la innovación - LA GACETA Tucumán

Relevamiento de distintas apuestas a la innovación

Idearios, horizontes y perspectivas de un grupo de argentinos

10 Jun 2018
1

TÁCITO APOYO. María Eugenia Estenssoro no ahorra una mirada de simpático asentimiento a Mauricio Macri

PERFILES

ARGENTINA INNOVADORA

MARÍA EUGENIA ESTENSSORO Y SILVIA NAISHTAT

(Sudamericana- Buenos Aires) 

Nadie podrá decir que María Eugenia Estenssoro y Silvia Naishtat esconden sus barajas. Por lo contrario, Argentina innovadora es un libro de neto corte periodístico, riguroso en la sobreentendida investigación, pero a la vez claro y sincero en una perspectiva direccionada y rotunda. Salta a la vista que las autoras simpatizan con los investigados y entrevistados, que comparten el trazo grueso de sus idearios. Baste pues con poner la lupa fina en la introducción y en el primer capítulo para registrar cómo quedan, negro sobre blanco, sus declaraciones de principios. Que postulan, a grandes rasgos, que la relación entre el capital y el trabajo ha mutado de manera indubitable y que los principales sujetos del texto, los emprendedores, “son argentinos que comprendieron que en este siglo los pioneros no son ni los políticos ni los filósofos ni los revolucionarios de otras épocas”.

Emprendedores, científicos y artistas que están cambiando el país, y no los políticos, aunque sin embargo, por curioso que parezca, Estenssoro y Naishtat no ahorran una mirada de simpático asentimiento a Mauricio Macri. Cada vez que el presidente de la Nación viene a cuento es desde el lugar de quien “ha dado pasos importantes” (sic), así como otras referencias de tinte positivo.

Pilares de un proyecto

Conste que el tácito apoyo a la gestión del presidente Macri no está bien ni está mal. En todo caso allá las autoras con su lógica de predilecciones y de horizontes ideológicos. Si se hace notar esa tendencia es apenas a los efectos descriptivos: es tácita la empatía con el primer mandatario y es tácita la empatía con los entrevistados (emprendedores criollos de aquí y allá), del mismo modo que es manifiesta, entre otros guiños de identificación, la creencia de que en los cambios venturosos, los del bien común, pongamos, los actores sociales movilizados tienen una influencia relativa, o nula, pero en cambio desde las oficinas donde fecundan los emprendedores se levantan pilares de una Argentina nueva. De una Argentina moderna, vigorosa, próspera, renacida al calor del “paradigma del conocimiento”, como subraya Facundo Manes en la contratapa, tras lo cual invita a atender las urgencias sin perder de vista un proyecto de país.

Desde luego que en estas líneas no se tratará de parcelar el mundo entre oficialistas y opositores, entre los buenos de aquí y los malos de allá, entre los que disponen de todo el saber y los que nada saben; en fin, entre los que presumen saber y los que se presumen ignorantes, desconocedores, desactualizados, a contramano de la rueda de la historia y del siglo XXI.

En todo caso, en el libro se deja ver a todas luces un valor al alcance de tirios y troyanos: el de retratar idearios, modos, horizontes y perspectivas de un grupo de argentinos que se conciben como innovadores o aspiran a devenir tales. He ahí una parte de esa gigantesca amalgama que es la argentinidad y cuyo grado de influencia en los trazos gruesos del país todavía está por verse. Las autoras hablan de una Argentina que atraviesa “un momento bisagra” y concluyen en clave de una alabanza con la que es imposible estar en desacuerdo: “En ese espacio misterioso donde siempre alumbran la sabiduría, el coraje y el amor”.

© LA GACETA

Walter Vargas

Comentarios