Cartas de lectores

08 Jun 2018
1

la gaceta / foto de FRANCO VERA

MANIFESTACIONES Y PROTESTAS

El tema de las manifestaciones en la vía pública es todo un problema y tiene sus riesgos que traen consecuencias gravísimas, como por ejemplo el acontecido recientemente en 24 de Setiembre y 9 de Julio. Siempre hay una incitación a la violencia por el nerviosismo reinante. Lógicamente, hay alguien quien los dirige. No me pongo en contra de nadie, pero se deberían tomar las medidas correspondientes con extremo cuidado, ya que la violencia genera más violencia. Sin lugar a dudas, el compañero taxista, un hombre mayor de edad, no salió a matar a nadie. La justicia provincial lo imputó cómo homicida simple. Lógicamente, se basaron en el peritaje de rigor realizado a la víctima. En ese lugar (donde ocurrió la desgracia) hay cámaras de seguridad, hay testigos. Se deberían investigar muy a fondo estos detalles. Es lamentable lo de la señora fallecida, me pongo en el lugar de ambos. La cuestión es que tiene que pasar algo grave en Tucumán para que recién se pongan a analizar los errores. Mientras la cuestión de fondo está a la vista. Pido a las autoridades prevenir este tipo de accidente, dónde los ciudadanos estamos en total vulnerabilidad en la calle.

Daniel Francisco Leches

Calle 10, N° 582


Villa Mariano Moreno


HOMENAJE A LOLA MORA

“…el desnudo humano es la más maravillosa arquitectura que haya podido crear Dios…”; sublimes palabras de la gran escultura argentina, Lola Mora, quien es la musa de las bellas artes argentina. Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández, o, simplemente “Lola”, dejó un legado interesante en lo humano y artístico, una huella indeleble que sólo los genios dejan en su andar. Lola fue una mujer de notable belleza; su seducción le permitió cautivar a un mundo político y social de hombres poderosos, que convertidos en sus mecenas, permitieron el despliegue excelso del talento de la escultura, no sólo en su tierra natal sino en Europa y especialmente en Roma. Lola, martillo y cincel en mano transformaba al mármol en humanidad y bella desnuda en su más pura expresión; y ello fue así porque fue una mujer transgresora para los tiempos que le tocó vivir. La artista tuvo que afrontar, con su personalidad avasallante, a una sociedad conservadora, prejuiciosa y moralina; que consideraban obscena una de sus obras cumbres: la Fuente de las Nereidas. Lola también conoció el amor, de un joven casi 20 años menor que ella; tal vez como muestra de su pasional espíritu libre y sin cadenas, a semejanza de la Estatua de la Libertad, obra de ella, que se enclava en el centro de nuestra Plaza Independencia. La artista tucumana fue escultora, pintora e investigadora minera; ello demuestra que Lola era una mujer de carne, hueso y piedra; ya que el mármol o la roca despertaban en ella una pasión única por transformar lo natural en producción cultural. Lamentablemente, Lola, en el ocaso de su vida, se encontró sin sus amigos y sufrió el olvido, la pobreza y la soledad; terminó agregada de favor en casa de unas parientes; y se cuenta que ya vieja visitaba la Fuente de las Nereidas para llorar por cada daño que la imponente estructura sufría por la desidia de aquellos que debían velar por ese patrimonio cultural. Un 7 de junio de 1936, Lola se apagó, y descansa en paz en el Cementerio del Oeste de nuestra Capital, en un austero mausoleo que conserva sus restos; vigilado por la escultura de un ángel aferrado a una cruz, expresando dolor por aquella mujer que tuvo al mármol por súbdito. Para recordarla.

Mario Villafañe

[email protected]


ESTAMOS PODRiDOS

Si uno se lleva por el título de este comentario, puede entender que es un síntoma de disconformidad social. Lo es, pero literalmente me refiero a los olores nauseabundos que existen en San Miguel de Tucumán, debido a las aguas servidas que fluyen por las cloacas de las calles de nuestra capital. La SAT se justifica diciendo que no tiene recursos para hacer los arreglos; el municipio se desentiende también del arreglo de las calles deterioradas por agua contaminada permanente. Ante tanta incompetencia en perjuicio de la gente, le pido al gobierno de la provincia, al municipio capitalino y a la empresa prestadora del servicio que acuerden una solución inmediata, de lo contrario quedará el reflejo de que poco les importa cómo viven los tucumanos que pagan sus impuestos.

Williams Fanlo

[email protected]


DEMENCIA

Hace días, el conocido director técnico de fútbol, Carlos Salvador Bilardo hizo un cuadro de pérdida de memoria y confusión. Se internó y se diagnostica, presuntamente, Síndrome de Hakim-Adams o Síndrome de Hidrocefalia normotensiva. Este es un cuadro clínico que se manifiesta por pérdida de memoria, que puede llegar a la demencia, trastornos en la marcha e incontinencia esfinteriana. A veces es difícil diagnosticar. Cuando se estudia al paciente se descubre una hidrocefalia (acumulación exagerada de líquido cefaloraquideo en el cerebro). Cuando Salomon Hakim descubre este síndrome, le llama la atención que cuando se hacía -mediante punción lumbar-, una extracción de líquido cefaloraquideo el paciente mejoraba. Entonces, tuvo la idea que se podía hacer, mediante la colocación de una pequeña válvula en el cerebro, una derivación de líquido cefaloraquideo al peritoneo. Esta patología, poco frecuente, es una de las tantas demencias reversibles o curables. En el caso de Bilardo, si se confirma el diagnóstico se colocaría la válvula. Contrariamente a lo que se dijo en algunos medios, es un tratamiento que se hace en Tucumán y en todos los centros neurológicos del país desde hace unos 40 años.

Oscar D. Igusquiza

[email protected]

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios