Cartas de lectores

06 Jun 2018
1

EL CADILLAL

El gobierno de Tucumán anunció Proyectos Impulso Turístico del dique El Cadillal. Los habitantes del lugar y turistas carecen de servicios básicos como agua potable, sanitarios Y electricidad en varias zonas. Allí está la planta potabilizadora de agua y muchos vecinos pagan un tanque a domicilio como en la época colonial. El estado de calles internas es intransitable, baches y montañas de basura. No hay recolección de residuos. Los residentes de fin de semana contribuyen al caos, arrojando bolsas negras con botellas, papeles, etcétera, que perros y caballos rompen causando una gran contaminación. También existe el daño al ecosistema causado por motos y cuatriciclos, que circulan sin límite de horarios ni de velocidad, sumado a esto los altos decibeles de música popular que no permite descansar a nadie. Esto no es un centro turístico, es un descontrol, sin hablar de un gran tema que es la inseguridad y el alcoholismo. El Ente Tucumán Turismo, ¿conoce esta realidad? Porque ellos pagan sueldos a personal que no sabemos qué tarea realizan. ¿El Delegado Comunal recorre el lugar? ¿Adónde va el dinero que el Gobierno Provincial destina a la Comuna? ¿Cuál es la actividad de los empleados de esa repartición? Hay demasiada pobreza cultural para pretender la categoría de Centro Turístico. La honestidad, el orden, el respeto y la limpieza están ausentes en esta indiferente sociedad.

Susana Serrano

[email protected]


¿LUCES EN LA CIUDAD?

Vi en LA GACETA del martes 05 de junio, que entraría en vigencia una disposición que obliga a los automovilistas a circular por San Miguel de Tucumán con las luces bajas encendidas, lo cual considero un desatino y explico porqué: las luces consumen energía generada por el alternador que, a su vez, la absorbe el motor, lo que aumenta el gasto de combustible; además, las lámparas tienen una vida útil determinada según sus características, ¡y son caras! Si usted está sentado en el auto en un semáforo o circulando, la iluminación que produce el de atrás en los retrovisores laterales es molesta (y pueden generar una distracción). En la ruta ¡completamente de acuerdo!, con mayúsculas y desde el primer momento, porque en un día de poca visibilidad y con un vehículo de color gris que venga de frente, puede tener sorpresas. Pero, ¿en San Miguel de Tucumán? Si en un día de sol (o nublado) se cruza con un auto blanco y no lo ve ¡entonces no maneje! No sabemos si estas medidas se tomarán en base a estadísticas dudosas, argumento poco sustentable, incluso con contradicciones porque el director de Tránsito dice que deben ser las luces bajas y no los faros complementarios que los llama “antinieblas”, que son de más potencia aún y obviamente más visibles. Lo que no queda claro es si todo esto apunta a fines recaudatorios, porque en otras provincias generó un revuelo, y si es así, enfoquen hacia las motocicletas que transitan hasta con cinco pasajeros, algunos a contramano, otros por la vereda, etc., y autos sin luces con patentes ilegibles o inexistentes, que solo están aptos para ponerlos en una balanza y venderlos por kilo. Pienso que ese tiempo y esfuerzo deberían enfocarlo hacia otras prioridades, y vaya si las hay.

Alberto Antonio Segulja

[email protected]


LA INTERVENCIÓN AL SUBSIDIO

Debo destacar el Editorial de LA GACETA del día 8 de Mayo pasado titulado “Organismos del Estado que siguen intervenidos”, que hace referencia a esta perversa política pública que significa mantener casi a perpetuidad las intervenciones y el manejo discrecional de estas reparticiones provinciales, que deben ser administradas conforme a sus leyes y disposiciones que rigen su funcionamiento. Según lo expresado en dicha editorial, el gobernador, Juan Manzur, en su discurso de asunción en 2015, anunció que se “regularizarían” los cinco entes del Estado intervenidos. ¿Se olvidó lo que prometió o solamente habló en potencial? Con relación a esta temática queremos destacar, en particular, la situación del Subsidio de Salud injustamente intervenido desde hace 28 años (1990), hasta el día de la fecha. Este organismo fue creado en 1969, conformando desde su origen una institución pionera en Seguridad Social gracias a una gestión transparente y con visión de futuro de los respectivos Directorios integrados por empleados en actividad, jubilados y pensionados. En sus comienzos, el Subsidio no solo atendía en tiempo y forma las prestaciones a sus beneficiarios, sino que significó una avanzada en esta materia a nivel nacional. Hoy, la prestación que brinda no resulta para nada eficiente, a lo que debemos sumar el alto costo que se debe realizar cuando se requiere un servicio, que ya el afiliado paga de antemano en forma mensual. A la vista está la el reciente rechazo de los gremios estatales a los nuevos aumentos de las prestaciones. Además de esta situación, la actual organización y sistemas operativos vigentes pareciera que se quedaron en el tiempo. Si esta obra social, según se afirma, se integra con más de 300.000 beneficiarios, significa entonces que, potencialmente, un porcentaje significativo de ellos tienen que trasladarse mensualmente al organismo, para solicitar recetarios, órdenes de consulta, etcétera. Nos preguntamos si esta intervención y las anteriores también, no se dieron por enteradas que existen otros medios o mecanismos, que están vigentes en otras obras sociales y prepagas, que utilizando medios electrónicos se puede prestar un servicio de excelencia a sus beneficiarios. La situación de nuestra obra social es de tanta gravedad, que nosotros, como jubilados tenemos que decir ¡Basta! Basta de intervención; nosotros, como socios aportantes y legítimos dueños de la obra social, queremos conocer el estado patrimonial y financiero del Subsidio. Los adultos mayores defendemos nuestros derechos constitucionales que fueron injustamente violados.

Carlos Nicolás Núñez

Paraguay 3282


San Miguel de Tucumán


SALVAR LAS DOS VIDAS

Después de un laborioso pero infructuoso período de alegatos en la Cámara de Diputados de la Nación, se llega a la proximidad de una votación acerca de la despenalización del aborto. Quienes están a favor o en contra del proyecto de ley presentado a la Cámara, desgranaron sus mejores argumentos, pero el resultado final es que ninguno cedió un centímetro en su posición original. Es decir, que a los efectos de la decisión de las 257 personas que integran el cuerpo legislativo, el proyecto original sigue igual, duro y simple: el que muere siempre es el niño. El tema debe salir del círculo cerrado de la Cámara para dar paso a la opinión popular por medio de la herramienta constitucional: artículo 40, consulta popular, vinculante o no. Sin ir más lejos, en la última marcha por la vida en Tucumán, desde el pueblo llano afloró una propuesta superadora: salvar las dos vidas. Concepto heroico, para súper ciudadanos, costoso tal vez en lo material, pero sublime en lo espiritual: no mata a ninguna de las dos personas involucradas.

José Félix Risso

[email protected]

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios