La terminal de ómnibus de “La Perla del Sur”

06 Jun 2018

Cuando tras muchas expresiones de deseo a lo largo de los años, un proyecto finalmente alcanza su concreción, es motivo de celebración. Ayer, Concepción vivió un día de excepción con la inauguración su estación terminal de ómnibus que fue soñada hace más de 60 años.

La flamante Estación de Transferencia de Pasajeros, como se la ha bautizado, comenzó a levantar en 2011 y demandó alrededor de $50 millones aportados en un 80% por el gobierno nacional y el resto por el municipio.

La estación cuenta con 15 andenes techados, sala de espera climatizada, boleterías, estacionamiento privado, sanitarios, siete locales comerciales, otra isla comercial con seis quioscos, y un restobar; ocupa un espacio cubierto de 3.000 m2. El exterior está parquizado y dotado de juegos infantiles. Y en otra etapa de planes la construcción de una pista para caminatas y la práctica de atletismo.

Según se informó, cuando la actual administración asumió en 2015 se hizo cargo del proyecto iniciado por el anterior intendente, el avance de obra rondaba el 60%, y se propuso concluirla, recuperando los $15 millones que tenía trabados la Nación por falta de rendición de cuenta de la gestión anterior.

A fines de los años 70, la actividad comercial y empresarial de la “Perla del Sur” era cada vez más intensa. El proyecto de la terminal era ambicioso, entre otras cosas, proponía la construcción de una avenida costanera de tres kilómetros de longitud. Por iniciativa del entonces intendente Eduardo Vela, se levantaron las primeras estructuras metálicas de la terminal en las inmediaciones del Parque de la Joven Argentina, pero al poco tiempo la obra quedó paralizada y luego, fue abandonada.

En el año 2000, el entonces jefe municipal afirmó que pese a que la obra figuraba en sus planes de gobierno no podía materializarse como consecuencia de las vicisitudes económicas. En agosto de 2002 la necesidad de una estación terminal resurgió. Arquitectos de la UNT y de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán participaron de un debate. Se presentó en esa ocasión una iniciativa de erigir la terminal donde se hallaba la vieja estación ferroviaria. Se dijo que podría haber inversiones privadas para encarar este proyecto, pero la frustración eclipsó una vez más los buenos deseos.

Luego de cuatro décadas desde que se inició en otro lugar la obra, los concepcionenses tienen sobrados motivos para estar contentos. Este hecho enciende una vez más la esperanza de que otro sueño postergado comience a materializarse: el dique El Potrero del Clavillo. El 25 de septiembre de 1974, con la presencia de los gobernadores de Catamarca y de Tucumán, se colocó la piedra basal del embalse. En los últimos años dio la impresión de que se concretaría, pero problemas burocráticos que evidencian la falta de diálogo entre Provincia y Nación, le han hecho una nueva zancadilla a las buenas intenciones y no se han conocido novedades desde enero pasado. La concreción del dique es importante para el desarrollo del sur provincial y para morigerar la crecida de los ríos durante el verano y evitar las inundaciones.

A lo largo de 44 años, la clase dirigente ha sido incapaz de concretar la promesa, sería importante que este acontecimiento la estimulara y en breve le diera una nueva alegría a nuestros comprovincianos.

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios