Tucumán Rugby terminó con el invicto de “Uni” en una final apasionante

03 Jun 2018
1

RECOMPENSA. El capitán José María Young celebra junto a sus compañeros con la copa del Anual Tucumano. Tucumán Rugby le apunta ahora a la corona del NOA. la gaceta / foto de hector peralta

Mucho se habló en el último tiempo sobre si el regreso del Anual tucumano tenía o no su razón de ser, de cuán perfectible era su formato y de qué sentido tenía agregarle más fechas a un calendario ya de por sí bastante cargado. Se le achacó que, por disputarse entre los torneos nacionales y el comienzo del Regional, algunos equipos -sobre todo los de planteles más amplios- lo afrontarían con formaciones alternativas, quitándole jerarquía a una competencia ya escasa de incentivo.

Sin embargo, y aunque realmente existan varias cuestiones a revisar para la edición 2019, la final del “Marcos Javier Riera” fue inmune a todo eso. Ambos equipos, Tucumán Rugby y Universitario, se la tomaron muy en serio, y regalaron un gran espectáculo a la muy buena cantidad de público que asistió al ex aeropuerto, considerando que al encuentro lo transmitían por televisión abierta y que el frío invitaba a quedarse en casa. La última imagen de una final cambiante y muy entretenida fue la del “Verdinegro” festejando la obtención de un título que, aunque no le otorgue plaza en algún torneo mayor, sí puede servirle como eyector anímico para el objetivo principal: ganar el Regional.

La lluvia y el frío invitaban a jugar corto, a lo seguro, a guardar la pelota antes que a tomar riesgos; sin embargo, entre ambos hubo un pacto de jugarla, de intentar, de probar. Solventados por una defensa agresiva y la puntería de Jorge Domínguez, Tucumán Rugby golpeó con efectividad a partir del try de Santiago Aguilar y tomó una ventaja de 16 puntos en una pulseada que por lo demás era bastante equilibrada.

De ida y vuelta

“Era una final para disfrutarla, pero jugándola al máximo, porque a ‘Uni’ le das cinco minutos y te lo da vuelta”, analizaría después Ignacio Albornoz. Le sobraba razón al centro de Tucumán Rugby: sobre el final del primer tiempo, la “Serpiente” metió el tarascón a través de Alejandro Torres y, en el inicio del segundo, acertó otros dos, por medio de Tulio Caponio y Tomás Gallo, autor del segundo try y generador del quiebre que posibilitó el primero.

Así, en un suspiro, los de Ojo de Agua habían pasado al frente. Claro que Tucumán Rugby no se resignó a esa suerte y volvió a la carga. José Luis González lo puso otra vez al mando y Matías Sauze se lució con una jugada individual espectacular, que coronó en el ingoal. Fueron dos golpes que “Uni” no pudo devolver, más allá del try penal que forzó sobre el final.

“Nos habíamos propuesto ganar todo lo que jugáramos y hacerlo con la máxima intensidad. Ganar este torneo es fruto del trabajo que venimos haciendo. Más allá de que sea un torneo discutido, creo que todos los que lo jugamos queríamos ganarlo. Para nosotros es un motivo de festejo y una buena forma de llegar motivos al Regional”, valoró “Nacho” Albornoz.

Comentarios