A Nisman lo asesinaron por su denuncia contra Cristina, sostienen dos camaristas

La Cámara Federal porteña dio a conocer su fallo, que abre el camino a nuevas pesquisas e involucrados

02 Jun 2018
1

EN EL OJO DE LA TORMENTA. Los camaristas ordenaron al juez Ercolini que profundice la investigación, que involucra a Cristina y a ex funcionarios.

BUENOS AIRES.- La Cámara Federal porteña sostuvo ayer que el fiscal especial del caso AMIA, Natalio Alberto Nisman, “fue asesinado” y que su muerte “fue directa consecuencia” de la denuncia que le hizo a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, por el supuesto encubrimiento de los iraníes acusados por el atentado a la mutual judía.

El fallo, de la Sala II del tribunal de apelaciones, fue firmado por el camarista Leopoldo Bruglia y su colega de la Sala I, Martín Iruruzn, los únicos dos magistrados que integran actualmente la Cámara Federal porteña.

“Se encuentra prima facie acreditado que Natalio Alberto Nisman fue asesinado y que dicho suceso fue directa consecuencia de la denuncia que formulara el 14 de enero de 2015 como titular de la Unidad Fiscal de Investigación del atentado terrorista perpetrado contra la sede de la AMIA”, sostuvo Irurzun en su voto.

“A partir de la prueba reunida, su concreción resultó posible a partir del despliegue de una correlativa logística que debió contar necesariamente con la cohesión de diversas voluntades orientadas a la concreción con éxito del plan urdido”, remarcó el magistrado.

Tras esas afirmaciones, los camaristas le ordenaron al juez de la causa, Julián Ercolini, que profundice la investigación para intentar determinar quiénes pudieron estar detrás de la muerte del fiscal, aunque no le hicieron lugar al pedido del abogado Pablo Lanusse -representante de la madre de Nisman- de imputar a la ex presidenta.

Los jueces Irurzun y Bruglia no mencionaron en su fallo a la ex mandataria ni a ninguno de los ex funcionarios investigados por la firma del memorándum de entendimiento entre la Argentina e Irán en el marco de la causa AMIA, hecho que para Nisman se trató de una maniobra de encubrimiento.

En el mismo fallo, los camaristas confirmaron los procesamientos de los custodios de Nisman que están acusados de haber cometido incumplimiento de sus deberes al no haber evitado la muerte del fiscal y también por los delitos de encubrimiento.

Quien no había apelado el fallo de Ercolini fue el técnico en informática Diego Lagomarsino, que seguirá procesado como “partícipe necesario” del homicidio de Nisman, bajo la sospecha de que su misión fue aportar “un arma amiga” a la escena del crimen.

Nisman apareció muerto en el baño de su casa de Puerto Madero el 18 de enero de 2015, cuatro días después de denunciar a la ex presidenta y a otros miembros del gobierno pasado: tenía un balazo en la cabeza que habría salido del arma a nombre de Lagomarsino.

Al emitir su fallo de ayer, los camaristas Bruglia e Irurzun valoraron que Nisman apareció muerto pocas horas antes de que llegara el día en el que se presentaría, de manera voluntaria, en el Congreso para brindar detalles sobre su denuncia contra la ex mandataria.

Lo que sigue

De acuerdo con este fallo de la Cámara Federal Porteña, la causa ahora se encamina a un “magnicidio” y no se descarta que Cristina y otros ex funcionarios sean sometidos a esta pesquisa.

La solicitud había sido presentada en ese Tribunal judicial por Sara Garfunkel, madre del fiscal fallecido en enero de 2015. La mujer está convencida que su hijo fue asesinado para evitar que la ex jefa de Estado fuera denunciada por encubrimiento del atentado a la AMIA, al firmar el acuerdo con los iraníes.

La Cámara tenía previsto extender los alcances de la investigación a un “plan criminal” -por ahora indeterminado- pero que concentra la tesis de asesinato, la de zona liberada para cometerlo y la de instigación intelectual en directa vinculación entre el hecho y la denuncia de Nisman, que terminó en la elevación a juicio oral por la firma del Memorándum con Irán.

La causa Nisman está a cargo del juez Ercolini, que en diciembre procesó a Lagomarsino como “partícipe necesario” de la muerte del fiscal, y a cuatro custodios por no haberlo protegido.

Pero la defensa de Garfunkel apeló esas decisiones, pidió agravar esas acusaciones, incluir a Cristina, a agentes de inteligencia y al juez federal Daniel Rafecas en la pesquisa. Rafecas fue el primero en desestimar la denuncia de Nisman. Lanusse reeditó lo que ya había intentado imponer la jueza Sandra Arroyo Salgado en la definición de la muerte de ex esposo, como un magnicidio que habría ocurrido cuando era funcionario y por motivos vinculados a su denuncia.

La decisión de la Cámara deja ahora el camino libre a la actual acusación, apuntalada por la pericia de Gendarmería (concluyó que a Nisman lo mataron al menos dos personas) y que Lagomarsino prestó colaboración indispensable ingresando el arma con la que se cometió el crimen al departamento del fiscal.

Y abrirá el panorama para que se considere además que deliberadamente se liberó la zona. (Télam-Especial)

Comentarios