El quiosco es más que una “parada dulce”

Según una encuesta, 8 de cada 10 argentinos visita estos negocios al menos una vez por semana y casi la mitad, lo hace todos los días. En el país hay 100.000 quioscos, 1 cada 400 personas. Los expertos consideran que el éxito de este formato radica en el hecho de que pueden ofrecer. múltiples servicios.

28 May 2018
1

DE TODO UN POCO. En los kioscos tucumanos las golosinas ya no acaparan las ventas; las estrellas de los locales ahora son las bebidas y los cigarrillos. la gaceta / foto de jorge olmos sgrosso

Los quioscos han dejado de ser una simple “parada dulce” y se convirtieron en uno de los canales de venta más dinámicos de la economía argentina. Así lo revela un estudio de la consultora Voices! Research & Consultancy, que asegura que 8 de cada 10 argentinos visitan el quiosco al menos una vez por semana; y casi la mitad (el 47%), lo hace todos o casi todos los días.

“Hoy existe una diversidad de formatos del quiosco argentino, un canal de ventas muy cercano al consumidor. En un escenario donde el retail debe redefinirse frente a situaciones macroeconómicas, sumado a un shopper (comprador) cada vez más advertido y estratégico, este pequeño canal, cobra fuerza y se mantiene en todos los ciclos económicos de la Argentina”, señaló el trabajo al que tuvo acceso LA GACETA.

Según la Asociación de Distribuidores de Golosinas y Afines (Adgya) hay actualmente al menos 100.000 quioscos en la Argentina, es decir, 1 quiosco cada 400 argentinos. Los resultados de esta investigación muestran que el quiosco se ha posicionado como la “parada” de la compra por excelencia. En promedio los argentinos visitan el quiosco 5,2 veces por semana. Por otro lado, sólo uno de cada 10 argentinos menciona que no compra nunca en este canal.

En Tucumán, también se vive esta realidad. “Nosotros notamos un crecimiento en la cantidad de clientes. Pero se debe a que nosotros ofrecemos todo lo que necesitan, desde golosinas, hasta helados. Sólo nos falta las cabinas telefónicas”, señaló Miguel, encargado de un quiosco ubicado en San Martín al 400.

En cambio Mayra, encargada de un local ubicado en la esquina de 25 de Mayo y San Martín, aseguró que las ventas se han reatrído. “Probablemente se deba a que no estamos ofreciendo por ahora algunos servicios que sí teníamos antes, como los de la carga de tarjetas para colectivos”, señaló.

En tanto, en un quiosco de 25 de Mayo al 100, las ventas se han mantenidos estables. “No hemos notado un cambio abrupto hasta ahora. Seguimos teniendo los mismos niveles de siempre”, sostuvo Cintia, la encargada.

Si se desmenuza la frecuencia de visita al quiosco, el estudio arroja una segmentación de la compra que define tres tipos de clientes: los heavy shoppers o compradores intensivos, aquellos que van más de una vez por día, todos los días o 4 y 5 veces por semana (53%); los medium shoppers o moderados, quienes van entre 2 y 3 veces por semana a 1 vez cada 3 semanas (30%) y los light shoppers o compradores casuales, que visitan el quiosco con menor frecuencia (6%). Un 11% de los argentinos representan los non shoppers, es decir: no visitan el quiosco.

Servicios múltiples

Según el estudio, aunque la principal razón de visita a un quiosco es la compra de un producto puntual, este canal cubre también otro tipo de necesidades y ofrece múltiples servicios. En este sentido, mientras que 8 de cada 10 argentinos que visitan un quiosco con frecuencia señalan que realizan alguna compra, 3 de cada 10 también mencionan que se acercan al quiosco para cargar tarjetas de transporte y 2 de cada 10, para cargar el celular, realizar fotocopias o pagar servicios, respectivamente. Con menores menciones también se enumeran otras razones, como la compra de cospeles, servicio de internet o servicios de correo.

En cuanto a los gastos, los argentinos desembolsan en promedio $ 100,60 cada vez que realizan una compra en el quiosco, según lo que señalan los responsables del estudio. El promedio de gasto declarado aumenta en los más jóvenes, en los entrevistados de menor nivel socioeconómico en el interior y entre el segmento de heavy shoppers ($ 110,7 contra $ 88 de los medium y $ 67,20 de los light).

“Al analizar lo que sucede por segmentos sociodemográficos, se observa que los niveles socioeconómicos más bajos y los residentes de GBA y en el interior del país, canalizan la compra de productos de primera necesidad en mayor medida que el resto de los segmentos, convirtiendo al quiosco en un proveedor más de productos de primera necesidad, reemplazando a almacenes y supermercados”, dijo el estudio.

Las vedettes

La mitad de los que visitan el quiosco con alguna frecuencia compra golosinas y chocolates, mientras que 4 de cada 10 compran galletitas, bebidas sin alcohol y alimentos envasados, respectivamente y 3 de cada 10 compran cigarrillos y lácteos, entre otros productos. El 46% de los consultados confiesa que al visitar quiosco termina comprando algún producto que no tenía pensado comprar, mientras que un cuarto se muestra inquebrantable. La compra impulsiva de productos es mayor en las mujeres (48% contra 43% de los hombres), en los más jóvenes (51% contra 49% entre los de 30 a 49 años y 35% en los mayores de 50), niveles medios (49%), Gran Buenos Aires e interior (46% y 46% contra 41% en Ciudad Autónoma de Buenos Aires) y en los heavy shoppers (53% contra el 38% medium y 19% light).

Comentarios