Kicker, en medio del escándalo

25 May 2018
1

reuters

La Unidad de Integridad de Tenis se creó en 2008. Bajo ese paraguas se unieron los circuitos femenino (WTA) y masculino (ATP), los torneos de Grand Slam y la Federación Internacional de Tenis, con el objetivo de pulverizar cualquier tipo de acto corrupto en el “deporte blanco”. La TIU (por su sigla en inglés) fue la que sentenció el futuro inmediato de Nicolás Kicker: lo declaró culpable de arreglar partidos. El comunicado que se hizo público en el sitio web de la TIU señaló que los partidos investigados se jugaron en 2015: ambos de categoría challenger, en Barranquilla (Colombia) y Padua (Italia). Kicker había anunciado que no jugaría Roland Garros por “motivos personales”. Horas después de haberse sorteado los cruces en París la noticia empezó a circular por las redes sociales. Además, Kicker es culpable de no informar un movimiento corrupto y de no cooperar con la investigación. “Será sancionado en una fecha futura. Los detalles de la decisión sobre la sanción se harán públicos cuando se decida”, explica el comunicado. Por el momento a Kicker no se le permitirá competir en ningún torneo y deberá esperar la decisión de la UTI que cierra la carta remarcando su enfoque: cero tolerancia a la corrupción en el tenis.

Comentarios