Guillermo Selci asegura que “el stand up es la más democrática de las artes”

El humorista salda una deuda al presentarse por primera vez en la provincia con su humor de observación. Tirar abajo la cuarta pared.

25 May 2018
1

REPRESENTANTE DEL PÚBLICO. Guillermo Selci reivindica al stand up como un género para toda la gente. Prensa.

ACTÚA HOY

• A las 21 en el teatro municipal Rosita Ávila (Las Piedras al 1.500).

Guillermo Selci es uno de los máximos cultores del arte del stand up en el país, y su rostro es conocido en la pantalla chica por sus apariciones en el ciclo Comedy Central Latinoamérica, que lo llevó a recorrer casi todo el país y el continente. En ese casi está la excepción de Tucumán, que el humorista se propone tachar de la lista de pendientes esta noche, en su primer show en la provincia.

“Es mi primera presentación, y no sé cuál es el motivo de la demora. Hay provincias que visito todos los años y otras que no, simplemente parece que no se dan las cosas a veces. Por ese motivo, voy a desarrollar mi material más reciente, pero también voy a ofrecer mis ‘grandes éxitos’”, ríe. 

El monologuista estará en el teatro municipal Rosita Ávila con sus textos basados en la realidad cotidiana de su vida. Lo antecederán dos standaperos tucumanos: Yito Contrera y Alberto Fortini.

- ¿Adecuás tu rutina según los sitios que visitás?

- Generalmente no cuando mis presentaciones son en capitales o grandes ciudades de las distintas provincias. Siempre el tipo de público y los temas son bastante parecidos y comunes. Se complica un poco más cuando se actúa en pueblos chicos o que están un poco más aislados. Por ejemplo, resulta más fácil presentarse en Madrid que cerca de Venado Tuerto. Uno habla de ir al gimnasio o de tomar un colectivo y se refiere a lugares comunes en las ciudades, pero no en todos lados se vive la misma experiencia. Todos saben lo que es, pero no lo tienen tan vivido o asimilado, y entonces la historia no prende mucho. Es un público divino pero tenés que hacer un material más universal, no tan citadino.

- ¿Cuál es el secreto del género?

- En el stand up se trabaja mucho con la identificación. En la relación con el público te das cuenta de cuáles son los temas que tenés que entrar y salir rápido. Se construye sobre la marcha, y alguien lo calificó como un duelo con el público: el cómico habla y la gente te responde con risas. Y cuando no ocurre, cambiás rápido. Para mí, es la más democrática de las artes, porque cualquier persona que tenga tiempo y pueda armar una buena rutina, logra un resultado. Uno es el representante del público en escena, no hace falta ser un virtuoso del violín o un enorme cantante para meterse en este género.

- ¿Hay una exposición hacia el público más fuerte que en otras artes escénicas?

- Totalmente. El primer trabajo que hay que hacer sobre el escenario es tirar abajo la cuarta pared. Uno no se pone un casete sino que sube a hablar con el público de frente. Tu primer material tiene que ser el más conciso y simple, para que te quieran rápidamente y así entrás bien desde el inicio. El público es partícipe todo el tiempo, te tiene que estar escuchando y construir un ida y vuelta. Cuantos más recursos llevás en la valija es mejor para despabilar a la gente, porque nunca sabés con quién te vas a encontrar.

- ¿Tus historias hablan de tu vida cotidiana?

- Al género se lo vincula con el humor de observación, que es su ABC, aunque el asunto esté un poco trillado. Pero hablar de lo cotidiano es la base, porque se debe hacer una construcción más amplia y en lo personal me gusta investigar por lugares en los que uno no está acostumbrado a reírse, para desafiarlo con ciertos temas y dejarlo pensando un poco.

- ¿Hay una búsqueda de una línea argumentativa o estética propia del standapero argentino?

- Hay varias. Ahora hay sectores que hacen stand up feminista; otros, humor político y algunos, con una rama kirchnerista. Llegó a haber un stand up de y por colectiveros y alguna vez, de villeros. No está tan marcado como en otros mercados gigantescos como en Estados Unidos, que da para formar distintas corrientes.

- ¿Cómo identificás al tuyo?

- Me resulta difícil porque siempre voy variando para no aburrirme. Cuando voy a un teatro, como esta vez, suelo hacer algo más ácido que en otros lugares, camino más por la cornisa en vez de lugares cómodos.


Comentarios