La misión del 10: convencer al grupo de que sí se puede

21 May 2018 Por Leo Noli
1

SELECCIÓN. Lionel Messi. FOTO TOMADA DE EL ESPAÑOL.

En un debate mano a mano en línea, Federico pregunta sobre la lista que hoy dará Jorge Sampaoli. Tiene sus dudas, como quizás hasta ayer las tuvo (o no) el propio entrenador y el resto de los argentinos. Ante tanto interrogante, el sentido popular se aferra a la única carta real diferente que tiene la Argentina: Lionel Messi.

La Selección necesitará tanto o más que nunca del 10. Tanto o más que en todos sus partidos anteriores. Es él contra el mundo. Es él contra sus propios compañeros, a los que deberá contagiar con su magia. Ahí estará la clave de todo este asunto llamado sueño mundialista, en Messi y en cómo hará él para adoctrinar al equipo.

Porque decir que Messi es un crack, el mejor del mundo, hasta quizás de todos los tiempos, es poner una figurita de halagos sobre otra. Es repetir la historia de siempre.

Pero la historia debe ser diferente esta vez, y es Messi el único capaz de cambiarla. Argentina necesitará al Messi de la última fecha de las eliminatorias. Argentina necesitará de ese líder con la 10 en la espalda que dio vuelta solito el partido contra Ecuador (3-1) y nos clasificó a Rusia. Esa noche en Quito Messi fue el verdadero líder del equipo.

“El líder es Javier Mascherano”, me responde Federico. Tiene razón. Pero Mascherano hoy en la Selección es el amigo que viaja aprovechando el vencimiento de las millas de su tarjeta de crédito. Mascherano es la causa y Messi el efecto, y como tal, su onda expansiva debe llegar a todos los jugadores de la Selección. Messi, el que hace y deshace con la pelota, debe hacerle entender al grupo que con su ayuda la Copa sí es posible.

comentarios