Si pudiera asegurarlo

Schönbaum tiene cinco golpes de ventaja sobre su amigo Bruchmann.

13 May 2018

Paciencia y efectividad. Con eso le alcanzó a Andrés Schömbaum para mantenerse en la cima del 52° Abierto del Norte de Aficionados, ahora con cinco golpes de ventaja sobre su íntimo amigo Augusto Bruchmann (h), cuando resta la última jornada, la que podría ser la de su nueva coronación en la categoría scratch en Alpa Sumaj.

Sin importar el rótulo, si se trata de aficionado o profesional, lo que pasa en el golf queda dentro del campo. La vida continúa. Por eso, y luego de que líder y escolta presentaran sendas vueltas de 67 golpes (-4), como firmaron su tarjeta le dijeron adiós al campo de La Rinconada. “Vamos a comer un asadito y después de descansar”, le comenta “Andy”, el sólido líder del certamen con un total parcial de 202 impactos (-11). Schönbaum pasa sus días en Tucumán en casa de Augusto, con quien se conoce de toda la vida, como recalca “Phil”. “Que gane el mejor mañana. No le haré nada a su comida de esta noche (por ayer), ja, ja”, entra en el juego de las bromas el zurdo, mientras su compinche espera su turno al teléfono, en una pequeña pero divertida charla con LG Deportiva. A los 26 años, “Andy” confiesa que hasta el día de colgar los palos será aficionado. “Cuando vi cómo era la vida de mis amigos como profesionales me dije: no. Aparte estoy muy contento con mi trabajo”, afirma este productor de seguros que, si pudiera, aseguraría una nueva corona en el campo del Jockey Club. “Ojalá pudiera, ja”, ríe el cordobés.

La última vuelta promete ser igual de complicada que la de ayer. Y como tal, el que gane lo hará por varios factores. Por su golf y su paciencia. Schönbaum es quien mejor ha sabido canalizar los nervios y facturar sus virtudes con birdies. Está a 18 hoyos otra corona.

Comentarios