Lebbos volvió a cuestionar a la Policía: "la reconstrucción demostró el encubrimiento"

Ayer en el juicio se vieron los videos de la intervención de Gendarmería.

10 May 2018
3

MIRADAS ATENTAS. Todas las partes pudieron presenciar las imágenes registradas en 2006 por Gendarmería en la sala de audiencia. la gaceta / fotos de jorge olmos sgrosso

El 22 de mayo de 2006, el entonces fiscal Carlos Albaca recibió en sus manos los dos tomos conteniendo las 520 fojas del informe que los expertos de Gendarmería elaboraron a partir de la reconstrucción del hallazgo del cuerpo de Paulina Lebbos. La medida se realizó 45 días antes, el 5 de abril, junto a la ruta 341, en Tapia. La presencia de esa fuerza de seguridad se concretó por la gestión de Alberto Lebbos, padre de la víctima, ante la Corte Suprema de Justicia de la Provincia.

Los gendarmes hicieron un video y esas imágenes fueron exhibidas ayer en el juicio por el crimen de la estudiante. Para Lebbos “la reconstrucción de Gendarmería demostró las maniobras de encubrimiento”. En los videos se observa a Lebbos siguiendo de cerca las tareas de los peritos mientras las anota en una pequeña libreta. También interviene para hacer algunas consultas.

Los gendarmes que estuvieron en Tucumán trabajaron bajo las órdenes del comandante principal Miguel Ángel Sánchez, quien dirigió la reconstrucción. En esa época, el lugar del hallazgo estaba marcado por una cruz con la inscripción “Paulina Lebbos QEPD”.

Un careo que no resolvió las contradicciones en el juicio por Paulina Lebbos

Los hermanos Sergio y Marcelo Goitea tuvieron que montar a caballo para recrear el momento en el que vieron los restos, cuando regresaban desde su casa hasta un club de polo de la zona. También intervienen Hugo Waldino Rodríguez, uno de los imputados en el debate, y Alejandro Noguera, el primer fiscal del caso.

“El personal de Criminalística Norte sacó fotos”, explica Rodríguez a los gendarmes, aportando un dato que hasta ese momento no había sido incorporado en el expediente. Según el ex policía, cuando llegó al lugar, observó que dos perros mordían el cuerpo. En la reconstrucción, los uniformados intentaron dar con los canes en los caseríos de la zona.

El ex comisario de Raco, Enrique García, quien cumple una condena por falsificación de declaraciones testimoniales y de instrumento público de las actas del hallazgo del cuerpo de Paulina, y la bioquímica Lilia Moyano (trabajó con su equipo en el lugar del hallazgo y durante la autopsia) participan de la medida. Ambos deberán declarar en el juicio.

Noguera contó cómo fue la charla con Di Lella el día del hallazgo del cuerpo de Paulina

“Yo estaba a cargo de todo”, asegura García, pero aclara que había informado del hallazgo a Rubén Brito, quien estaba a cargo de la Regional Norte, y luego se contactó con el ex jefe de Policía, Hugo Sánchez. Ambos están sentados en el banquillo de los acusados. “Pusimos una lona de camión para que no pudiera verse”, agrega.

Trasladaron de lugar de detención al ex jefe de Policía, Hugo Sánchez

“Yo coordinaba todo”, afirmó Moyano. “Me recibió el jefe de Policía y me dijo: ‘mire doctora’, y pasé”, describió. Durante el procedimiento, los peritos descendieron por el barranco que conduce al lugar del hallazgo y recolectaron cabellos, restos de ropa y muestras del terreno. “Qué van a estudiar ahí, huellas, por ejemplo”, señala Moyano, con cierto malestar. En otro momento, reprocha: “Eso no está bien cerrado”, mientras los gendarmes sellaban los sobres conteniendo las pruebas.

En el último tramo de la secuencia se ve a Lebbos, con gestos de cansancio después de la extenuante jornada que se extendió hasta la noche, observando cuando esas muestras son resguardadas.

“Fue una jornada muy dura, de mucho dolor e indignación. Revivir esos momentos fue terrible”, señaló Lebbos. Aquella tarde, mientras el padre de Paulina participaba de la medida en Tapia, su familia y su abogado presenciaron la exhumación del cuerpo de la joven en el cementerio de Alderetes para que el equipo de Gendarmería practicara una autopsia.

Dudas por el lugar del hallazgo

Los hermanos Sergio y Marcelo Goitea, Hugo Rodríguez, Enrique García y Lilia Moyano indicaron el lugar en el que el vieron el cuerpo de Paulina. Todos señalaron un lugar diferente. Los cuidadores de caballos de polo dijeron que lo observaron casi junto a la ruta. Los otros, en cambio, afirmaron que lo vieron más abajo del barranco. “Es una muestra de que el cuerpo fue movido del lugar donde fue arrojado. Es un horror. La Policía no cometió irregularidades, sino delitos graves para proteger a los asesinos. Se pueden observar todas esas maniobras. Casi un mes después del hallazgo seguían apareciendo pruebas en la escena”, sostuvo Lebbos. “Se ve lo mal que se hizo todo y los ilícitos que se cometieron al momento del hallazgo”, añadió Emilio Mrad, abogado de la querella.

Comentarios