Marilina Bertoldi no piensa en el público cuando canta

“En el interior suceden cosas mágicas, con un peso mucho más grande”, dijo la artista.

05 May 2018
1

DEFINICIÓN. Bertoldi: “le canto a lo que me genera un cosquilleo interno”. Foto/ Luciano Billone

ACTÚA HOY

• A 23.50, en Magic Music Box (José Colombres 427).

En 2010 grabó un tema como solista, luego armó su banda -Connor Questa- y ahora se presenta por primera vez en Tucumán. Marilina Bertoldi tiene ya tres discos propios: “El peso del aire suspirado” (lanzado en 2012), “La presencia de las personas que se van” (2014) y “Sexo con modelos” (2016), postulado como mejor álbum de rock en los Grammy Latinos y conquistó el Gardel en 2017 como mejor álbum de artista femenina de rock.

Una y otra vez tiene que aclarar que con su hermana Luisina (cantante y guitarrista de Eruca Sativa) tiene pocas cosas en común, entre ellas el cariño mutuo. “Me obsesiona que la canción esté bien armada”, dice. Y ante una pregunta de LA GACETA admite que puede “coquetear” con el pop, pero no se reconoce de ese estilo. “El interior siempre rompe con todo, es el nuevo sonido”, afirma.

- La franja del indie pop es un espacio que no deja de crecer.

- No sé bien qué es el indie pop. Pero definitivamente si se me va a calificar de pop, no puede faltar el rock adelante. Y el indie... No creo ser parte del género. Me gustan muchos artistas de la movida y agradezco mucho la bocanada de aire fresco que nos regaló. Pero como todo, siento que se está volviendo repetitivo. Me gusta pensar que no pertenezco a ningún género exclusivamente. No soy una artista de pop, puedo coquetear con ese género, pero definirme así es no haberme ido a ver en escena.

- ¿A qué le cantas y cuál es tu público?

- Le canto a lo que me genera un cosquilleo interno, lo cual, disco a disco y año a año, va mutando conmigo. Y no pienso en el público, pienso en mí. Cada vez que pensé en el público hice algo que después odié.

- ¿Te comparás con tu hermana?

- No. Sólo tenemos tres cosas en común: la sangre, que somos músicas y que nos amamos.

- No es común que una persona sea tan joven y que con su tercer disco gane un premio importante como el Gardel…

- Es un premio a la industria, no al arte. No tiene peso en mi vida, tengo el premio en el freezer y cada vez que anuncian los nominados me da un poco de pena. Estuve ahí porque me postuló el sello en el que estoy y porque dentro del rock no hay otra mujer solista que haya logrado algo interesante últimamente. Esa cosa de que haya un ganador en el arte sirve para otras cosas, que poco tienen que ver con el arte.

- ¿Conocés la movida de Tucumán?

- Conozco a algunos artistas de la movida; creo que en el interior suceden cosas mágicas y siempre logran tener un peso mucho más grande. Al estar en Capital Federal, donde “todo sucede”, los artistas tienen todo un poco más servido, es más cómodo, te empapás más fácil y rápido. En el interior dar con un grupo de personas como uno y generar movidas requiere de mucha más fuerza de voluntad, de mucho más magnetismo inevitable entre las personas que lo componen. Y cuando se da, el evento artístico es mucho más sincero, e incluso mucho menos parecido a otras cosas, ya que se inventa a sí mismo y no a imagen y semejanza de una escena que a veces te termina homogeneizando en un estilo. El interior siempre rompe con todo, es el nuevo sonido.


Comentarios