Las economías regionales, con “signos de crisis”

Los altos costos jaquean a varios cultivos

30 Abr 2018
1

INFORME. Iannizzotto presentó “El Semáforo de las Economías Regionales”. los andes

“La suba de los costos productivos y la incertidumbre con el tipo de cambio están afectando enormemente la rentabilidad de distintas producciones”. Así lo señaló el presidente de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), Carlos Iannizzotto, tras dar a conocer el informe Semáforo de las Economías Regionales, en el que la entidad advirtió que un total de 12 producciones presentan “signos de crisis”.

El estudio, al que tuvo acceso LA GACETA, relevó a 19 sectores sobre la base de datos oficiales e información de las cooperativas. Según el trabajo, hay 10 producciones con “signos de crisis”, y dos directamente en ese estado: la producción tabacalera en Corrientes y el caso de la pera y la manzana en el Alto Valle.

“Esto se da en medio de un estancamiento en el tipo de cambio, con costos internos -como la energía eléctrica- en alza, y en donde solo cuatro rubros han logrado mostrar signos positivos durante abril”, dijo Iannizzotto.

En tanto, el arroz, los cítricos, la forestación, las hortalizas, la leche, la yerba mate, el vino, la papa, los ovinos y la producción de mandioca muestran estancamientos asociados en algunos casos al incremento de las tarifas y a la falta de financiamiento. “El alto grado de volatilidad que afecta al mercado argentino, la incertidumbre con el dólar y, sobre todo, el alto costo de producción asociado con la suba de las tarifas, es lo que está poniendo en jaque a muchas de nuestras producciones”, agregó el dirigente.

En el caso del tabaco, por ejemplo, la crisis empuja a los productores a avanzar hacia una diversificación de la producción. “Es un sector clave para la economía de varias provincias del NOA y está realmente muy mal”, describió Iannizzotto.

En el sur y centro de la provincia de Corrientes la producción de ovinos enfrenta una situación complicada con escasas alternativas comerciales, al tiempo que los arroceros de esa zona del Litoral se vieron muy golpeados por el aumento de la energía eléctrica.

En la región de Cuyo, en tanto, la producción de vino mostró en abril una mejora en las ventas, aunque no fue suficiente para compensar el incremento de los costos. La yerba y los lácteos presentan “signos de crisis” sin mayores variantes este mes.

Los que se salvaron

Por su parte, los siete sectores relevados por Coninagro que pudieron escapar a la tendencia declinante mencionada antes fueron el maní, la producción de carne de pollo, la ganadería vacuna, el algodón, la miel, la producción de granos y la actividad porcina.

En el caso de la miel el informe destaca la recuperación de mercados internacionales, aunque enciende una luz de alerta sobre los ajustados costos de producción. En el sector aviar, a pesar de la suba del maíz, hay mayor producción y consumo. “Los precios que cobran los productores están cada vez más lejos de seguir la tendencia de costos; incluso el retraimiento de consumo en las góndolas pesa en la ecuación”, señaló Iannizzotto.

Según el dirigente, el gobierno debería tener en cuenta la situación de las pequeñas y medianas empresas y las economías regionales al momento de aplicar los aumentos tarifarios. “Los aumentos bruscos ponen en riesgo la continuidad de la producción y el empleo”, sostuvo. Y agregó: “la ganancia en competitividad que lograron las economías regionales por el ajuste del tipo de cambio y la eliminación de las retenciones, se perdió y en exceso por los ajustes tarifarios”.

Comentarios