La tecnología ingresará ahora a la foto del gasto familiar

Según un director del organismo, el trabajo permitirá conocer el peso de los servicios en la canasta de los argentinos El sondeo federal que efectúa el Indec comprende a 1.236 hogares de la provincia

30 Abr 2018
1

REUNIÓN DE TRABAJO. Funcionarios nacionales y locales analizaron los datos de la encuesta en Tucumán.

En el último lustro, el salto tecnológico ha modificado las pautas de consumo de las familias argentinas. Esa es una de las razones por las cuales la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares (Engho) 2017/2018 es fundamental para determinar cuánto es el peso de la innovación tecnológica en el presupuesto familiar. “Está claro que la mayoría de los integrantes de un grupo familiar considera, por ejemplo, que su celular debe ser renovado, al menos, una vez al año”, plantea Guillermo Manzano, director de Estudios de Ingreso y Gastos de Hogares del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Esa es una de las novedades que traerá la nueva encuesta. La otra también es tan actual como polémica: el peso en la economía hogareña de los servicios públicos privatizados. “La encuesta de gastos va a dar cuenta de eso, de cuánto destina una familia al pago de las factura de la electricidad, del gas y del agua y su peso en la canasta”, puntualizó el funcionario en una charla con LA GACETA. Manzano vino a Tucumán para mantener una reunión de trabajo con el equipo de la Secretaría de Gestión Pública y Planeamiento, que encabeza Julio Saguir e integrado, entre otros, por el director de Estadísticas, Raúl García.

A nivel nacional, la Engho abarca un universo de 45.000 hogares seleccionados en toda la Argentina. En Tucumán, la encuesta alcanza 1.236 familias. El sondeo, que se realiza desde noviembre pasado y se extenderá hasta fines del mismo mes de esta año, tiene los siguientes objetivos:

• Conocer el consumo de bienes y servicios que realizan los hogares según su composición, la edad de sus miembros, su provincia de residencia y su nivel de ingresos, y registrar la variación que se produce en las distintas épocas del año.

• Observar la evolución de los hábitos de consumo a través del tiempo, en comparación con los resultados de las encuestas de gastos anteriores.

• Obtener información para determinar una canasta representativa de los bienes y servicios que consumen los hogares y así elaborar el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

• Contribuir a la definición de la canasta básica, a partir de la cual se estima la población en situación de pobreza.

• Aportar datos para la elaboración de indicadores de la economía nacional.

Manzano destacó que hay normas que garantizan el secreto estadístico de los datos proporcionados por los hogares elegidos. “No se pregunta ni nombre ni apellido y la muestra es fundamental también en el sentido de que hay un listado de viviendas seleccionadas que no pueden ser reemplazadas”, afirmó el funcionario del Indec. De allí el pedido de colaboración a las familias seleccionadas para que proporcionen los datos y contesten los cinco cuestionarios que se formulan. Por caso, uno de esos cuestionarios se referirá a los productos que usualmente compra una familia en cualquiera de los canales de ventas, desde un supermercado hasta el almacén de barrio. Otro se referirá a los gastos que se efectúan fuera del hogar, entre otros en transporte y en comidas tipo delivery. Y tal vez uno de los más importantes está relacionado con los servicios, es decir, cuánto paga por la luz, el gas o el teléfono. En ese mismo cuestionario también se le preguntará si recuerda cuáles son los electrodomésticos adquiridos durante los últimos seis meses. “La encuesta, además, indagará sobre si esa familia se fue de vacaciones y cómo las pagó”, acotó Manzano. “Así, el Indec podrá elaborar una canasta de consumo lo más actualizada posible, tomando en cuenta las nuevas necsidades de consumo y de gasto de los hogares”, finalizó.

Comentarios