Para el guitarrista Leo Vera “el jazz te deja llegar adonde quieras, sin límites ni prejuicios”

Leo Vera celebrará sobre el escenario el día internacional del género que nació en EEUU.

29 Abr 2018
1

CONVOCANTE. Leo Vera Grupo organiza el festejo en El Árbol de Galeano.

La promesa es vivir una gran jornada dedicada al jazz en El Árbol de Galeano, para celebrar el día internacional (será mañana) dedicado a un género que nació en Estados Unidos y se universalizó como pocos, recibiendo aportes de cada lugar por donde pasa y, al mismo tiempo, manteniendo su esencia. La decisión de dedicarle una fecha al jazz fue tomada por la Unesco en 2011, al identificarlo como una herramienta educativa y motor para la paz, la comprensión, la tolerancia, la unidad, el diálogo, la cooperación entre pueblos y la libertad de expresión.

Esos principios se anuncian hoy en la propuesta de Leo Vera (el guitarrista tiene un grupo con Rony López, Javier Podazza y Javier Seco), que convocó para los festejos a Pata i Chancho, Cucho Villagra Cuarteto, Pocas Palabras y Refugee Trío. Entre las actuaciones de las distintas bandas habrá una charla sobre gestión artística a cargo de Darío Souza.

La pasión de Vera por el género se evidencia a cada paso. “Es la música que te deja llegar adonde vos quieras, sin límites ni prejuicios. Pero para poder crecer hay que respetarlo y formarse de la mejor manera posible. La tecnología te permite tener a mano innumerable cantidad de herramientas y también tenés la oportunidad de tocar con músicos que admirás. Pero, al mismo tiempo, nos hace falta más solidaridad, colaboración mutua y amabilidad”, le dice a LA GACETA. El músico colabora en el diseño del II Festival Internacional de Jazz que organiza el Ente Cultural para junio, y es el principal responsable del encuentro independiente del género, cuya cuarta edición se hará en la segunda semana de noviembre.

“Tucumán se perfila para ser un polo musical tremendo del jazz. En los últimos tres años el crecimiento fue increíble; el público pasó de ser un encuentro de músicos que iban a escuchar colegas a algo abierto a todos, que permiten que entre en sus vidas y sentirlo, sin necesidad de ser un erudito ni un melómano. Lo que más me llama la atención son los jóvenes que se acercan, lo que hace que toqués para gente de 15 años hasta 100 años, y eso es algo genial. El número de bandas creció y sigue creciendo: ya tenés cerca de 35 grupos de jazz y de fusión, y es para destacar la cantidad de cantantes que están eligiendo el género para expresarse, lo que se va a notar en unos años”, augura.

Acerca de las distintas vertientes que conviven en el amplio campo de lo que se denomina jazz, resalta la importancia de explorar sonidos: “no ser ortodoxos en cuanto a los estilos permite crecer más y nutrirse de otros géneros; hay artistas que abren caminos en ese sentido y es el objetivo de esta nueva era, junto a componer y a dejar un legado en la provincia”. “El folclore tiene raíces tan fuertes en nuestro norte que es inevitable sentir su influencia -apunta-. Nuestros ritmos son tan fuertes que nunca morirán, aunque en lo personal me siento más cómodo disfrutando del hardbop y del bebop, estilos que amo tocar y en los que compongo más allá de lo que se filtra de otros aportes musicales”.


Comentarios