Murió Alfie Evans, el bebé que había sido desconectado a pesar de la oposición de sus padres

El chico, que sufría una enfermedad degenerativa, había quedado en medio de una batalla legal.

28 Abr 2018
1

ALFIE EVANS. El niño, antes de ser desconectado. FOTO TOMADA DE CLARIN

Alfie Evans, el bebé de 23 meses que estuvo en el centro de una batalla legal en Gran Bretaña y que había sido desconectado el lunes a pesar de la oposición de sus padres, murió hoy.

El niño sufría una enfermedad degenerativa neurológica irreversible. Por ese motivo, la Justicia británica había ordenado desconectarlo y dejarlo morir.

En un mensaje en Facebook, Tom Evans, el padre del chico, anunció la triste noticia y lo despidió: "Mi gladiador ganó su escudo y sus alas a las 02.30...absolutamente desconsolados".

Los padres del nene lucharon incansablemente para tratar de salvar su vida o conseguir una prolongación de su estado. Pero los médicos del Alder Hospital de Liverpool, donde se encontraba internado desde mayo de 2016, fueron habilitados por el Tribunal de Apelaciones para cortarle el oxígeno.

Tom y Kate Evans desafiaron durante los últimos meses a la justicia británica y al hospital para que su hijo fuera trasladado a Italia, donde recibió la nacionalidad gestionada por el Vaticano y donde un hospital de Roma se había mostrado dispuesto a mantenerlo conectado.

Pero la justicia británica determinó en febrero que debía ser desconectado y que esa medida era en "interés" del bebé, cuyo cerebro había quedado dañado por la enfermedad y había perdido la vista, el oído y el tacto.

El Tribunal Supremo del Reino Unido ratificó esa decisión la semana pasada, mientras que la Corte de Apelaciones denegó el miércoles a los padres el derecho a llevarlo al hospital pediátrico de Roma Bambino Gesù, que se ofreció a mantenerle el soporte vital.

Alfie fue desconectado del respirador el lunes y se mantuvo con vida hasta hoy, cuando su corazón dejó de latir.


En Esta Nota

Inglaterra
Comentarios