Una crítica severa pero esperanzada

Fragmento de Agonía de la escuela *

29 Abr 2018

Por Teresa Suppa de Pelli

Agonía de la escuela es una crítica severa, angustiosa, pero esperanzada, de alguien que pertenece a una estructura que se desploma, por su rígido estatismo, pero que ve claro cómo a pesar del estado agónico de su organismo despegado de la realidad, la escuela argentina se salvará mediante una metamorfosis total en el enfoque del problema y no con reformas de planes y programas, ni con reglamentaciones normativas de sistemas y formas de enseñar.

La línea medular de esta obra es llamar a la meditación a padres, maestros, autores de textos, autoridades educacionales, gobernantes, a fin de considerar este debilitamiento paulatino de nuestra escuela en los tres estadios, producido por un estatismo desacorde con la marcha imprevisible de la ciencia en todas sus manifestaciones.

La “economía” es fundamental para el desenvolvimiento de un país, pero si no se educa a sus habitantes conforme lo exige una Constitución que otorga iguales deberes y derechos a todos los ciudadanos, no saldremos del caos.(…)Pero el caos tendrá término si se logra crear un clima propicio entre padres, maestros, profesores y autoridades, para que juntos, y con las miras puestas en la generación que nos está sucediendo, realicemos el esfuerzo que requiere el provocar este resurgimiento de algo que se va apagando pero que dentro de ese cuerpo flácido tiene un alma naciente. Morirá la escuela del no hacer “formadora de “repetidores” y nacerá la escuela del “hacer pensado, elaborado”, formadora de hombres y mujeres con “cabeza erguida”, responsables y equilibradas.

Esta es una crítica para ser criticada. No pretendo imponer mis ideas, sino estimular y provocar reacciones, para que los espíritus excelentes y óptimos elaboren y den a luz las suyas.(… )La labor es compleja; y sólo uniéndonos alma con alma, hombro con hombro, lograremos provocar el estallido de una luz nueva.

* Córdoba, 1959.

Comentarios