En La Cocha, la experiencia resultó dura, pero gratificante

Zamoratte aclaró que los clubes salientes no son afiliados.

22 Abr 2018

El presidente de la Liga Tucumana de Fútbol, Darío Zamoratte, admitió que se podría estar ante una situación de alerta amarilla, en lo que respecta a la posible migración de equipos de una liga a otra, con el fin de acortar caminos hacia las competencias federales. Precisó que aunque no se trata de una situación que se esté dando -o que, a su criterio, vaya a darse- en la entidad que preside, sí puede presentarse en otras ligas y, por tanto, el Consejo Federal de la AFA debería evaluarlo.

LG Deportiva conversó con el dirigente sobre la decisión de clubes de la periferia de Tucumán de competir en torneos organizados por ligas de otras provincias: el club Social y Deportivo Santa Rita (Colalao del Valle) jugará en la Liga de Santa María (Catamarca); Defensores de La Cocha disputa la Liga de Fútbol de Santa Rosa (en Alijilán, Catamarca); Juventud Unida (Trancas) se afilió a la Liga de Rosario de la Frontera (Salta) y El Corte se muda a El Bobadal

- ¿Cómo ve esta situación?

- La Liga no pierde nada. Perderíamos si un club afiliado plantea irse a otra liga. Ahí sería preocupante. Igualmente, nosotros les otorgamos un permiso para que las otras ligas los reciban, porque Tucumán es jurisdicción de nuestra entidad. Y de ahí ya queda en la Liga que lo recibe, porque a veces se trata de clubes que quieren trabajar en serio, pero por ahí se trata de clubes que luego terminan desertando.

-La reestructuración del fútbol amateur hace que el campeón de una liga pequeña acceda a torneos federales. ¿Esto podría motivar que algún club decida desafiliarse para probar suerte en otra liga?

- En el país existen cinco ligas grandes, y Tucumán es una de ellas. Con la reforma, estas se ven perjudicadas. Si bien no se compara en jerarquía un torneo de la liga Cordobesa o de la nuestra, con uno de la liga de Santa María o de Rosario de la Frontera, en cuanto a reglamento estamos todos iguales. Es un punto a tratar en el Consejo Federal para ponerle un freno. Si se lo analiza desde el aspecto deportivo, por conveniencia el club se puede ir. Es difícil, pero no imposible. Debemos trabajar para evitarlo. No creo que aquí suceda, pero en otras ligas puede pasar.

Defensores de La Cocha ya vivió la experiencia de competir en otra provincia. El año pasado salió subcampeón de la Liga de Fútbol de Santa Rosa (Alijilán, Catamarca). Y aunque el resultado deportivo fue muy bueno -clasificaron al Federal C-, durante el camino sufrieron desaires y sinsabores. “Para nosotros todo fue cuesta arriba. En nuestro pueblo no tenemos canchas acordes; y no es que se exija mucho, pero la Municipalidad (de La Cocha) no tuvo interés”, dijo Federico Córdoba, dirigente, director técnico de la Primera y responsable de las inferiores. “No tenemos acompañamiento económico por parte de la Municipalidad (de La Cocha). Sí algún transporte, no lo negaré; pero no hubo acercamiento por parte de ellos en esta iniciativa, que fue una experiencia hermosa”, añadió. Contó que la mayor parte de la financiación salió del bolsillo de un puñado de dirigentes: “fue único, pero muy sacrificado”.

Según dijo, el ser originarios de Tucumán y jugar en otra provincia los sumió en una especie de limbo. “Cuando hubo plata para darnos dijeron que no podían porque no pertenecíamos a Catamarca; y acá se desentendieron de nosotros, estábamos en medio de la nada, no éramos ni de un lado ni de otro”, afirmó. De todos modos, se niega a quedarse con una imagen derrotista de esa vivencia. “Vamos a seguir; uno no renuncia a las cosas que más le apasionan. Los grandes logros surgen del esfuerzo y del sacrificio. Ya pasamos lo peor. Como docente quiero trasmitir que no tenemos que esperar que sucedan las cosas, sino que debemos ir a buscarlas”, afirmó.

Comentarios