Lamas jugó ayer a pesar del fallecimiento de su suegra

El central estuvo presente en el triunfo de Atlético en La Paz.

19 Abr 2018 Por Nicolás Iriarte

La historia ya se había consumado. Atlético era dueño de un nuevo apartado en su bibliografía de hazañas y su gente no podía parar de festejarlo. Vencer a The Strongest, el gigante dueño de una marca de 19 partidos invicto por Copa Libertadores en el estadio “Hernando Siles”, no era un detalle menor.

Tampoco ver a Andrés Lamas, primero desde lejos y después desde cerca, con la cara desencajada, fundido de cuerpo y alma. Su semblante estaba lejos de ser el del tipo risueño, alegre, que invade día a día el vestuario del “Decano” en Ojo de Agua. Si algo tiene para destacar el uruguayo es eso: su carisma, además de su entrega. Pero desde lejos el hombre era otra cosa. Estaba en otro lado. Se le notaba que no podía disfrutar de la hazaña y de haber vuelto a jugar después de casi un mes. Había una explicación, captada en primera instancia por la TV. “Para mí es un día especial, porque una gran mujer, Inés, nos dejó hoy (por ayer)”, decía el zaguero con la voz entrecortada por la falta de oxígeno y porque estaba llorando. “Es la mamá de mi mujer. Yo quería jugar en honor a ella, a Macarena, a Verónica, a Bernardo y Alberto que, bueno, están pasando un momento muy difícil”, agregaba el marcador central.

El vestuario estaba al tanto de la situación, límite, por cierto. Pero Lamas jamás quiso dejar al equipo en banda, y en gran parte por lo que dijo él: quería jugar en honor a Inés, a su suegra. “La vamos a recordar con mucho cariño”, dejó como último mensaje.

Lamas jamás dejó de luchar para estar en condiciones de acompañar a Rafael García en la zaga. Sabía que sin él Atlético no tenía otro zaguero natural, por la invasión de lesiones que sufre el sector y porque Jonathan Cabral cumplió ayer la sanción de tres fechas que cargaba, tras haber sido expulsado en la Sudamericana 2017.

“Entrené tres días de los últimos 25. En este partido arriegué mucho pero no me quejo. La vida tiene esos caprichos, y como digo, este partido era especial para mí. Por Inés”.

Comentarios