Los “Naranjitas” demostraron en la cancha por qué el trono les pertenece

16 Abr 2018
1

TODOS LO HICIERON POSIBLE. Los jugadores y el staff celebraron la obtención del bicampeonato en Santa Fe. ¿Podrán celebrar en el futuro con la camiseta mayor? gentileza tomás vanni

Sin dejar de lado su presente, un seleccionado juvenil siempre es también un vistazo hacia el futuro. Una suerte de trailer -como se suele denominar a los avances de las películas- con los protagonistas que ocuparán las primeras planas del mañana. Sin embargo, el caso de los “Naranjitas” presenta cierta particularidad, desde que la decisión de la UAR de suprimir el Argentino de Mayores a partir de este año (y hasta nuevo aviso), puso un manto de duda sobre ese ciclo natural. El futuro al que aspiran estos pibes y muchos otros, el de vestir la “Naranja” mayor en una competencia oficial, estará supeditado a lo que logren consensuar las Uniones.

Por lo pronto, hay motivos para celebrar. Tucumán ha sumado un nuevo título a sus vitrinas, aunque técnicamente se trate de haber defendido el que obtuvieron el año pasado. Lo importante pasa por otro lado: que la cantera de talentos sigue en plena productividad. Y aunque quedará en el cajón de las cuentas pendientes el duelo contra Buenos Aires -trunco por el accidente que sufrió el plantel de la URBA-, los “Naranjitas” demostraron en la cancha por qué son los campeones. Porque son un equipo unido y solidario, con un pack temible, a la altura de la historia de Tucumán, y unos tres cuartos rápidos y desequilibrantes. Salud por ellos.

Una defensa muy agresiva y sólida. Tucumán recibió sólo tres tries en todo el torneo.

El pack de forwards fue usina de la mayoría de los ataques. Fuerte, frontal y combativo.

La sinergia del plantel. El staff hizo mucho foco en fortalecer los lazos entre los jugadores.

Comentarios