Dos detenidos por otro robo en Barrio Norte

1

ESPERANDO ANSIOSO. Emiliano Plaza, dueño del local de Laprida al 500, espera que lleguen los especialistas para cambiar el vidrio de la vidriera.

Los arrestados, uno de ellos menor de edad, rompieron una vidriera de una casa de venta de celulares y otros artículos electrónicos. Los sospechosos fueron arrestados a una cuadra del lugar. Quejas de los vecinos por falta de presencia policial.

12 Abr 2018

El estruendoso ruido de la rotura de una vidriera acabó con la calma en Laprida al 580. Otra vez Barrio Norte fue escenario de un robo, aunque en esta oportunidad, los dos jóvenes que robaron en una casa de ventas de celulares y productos electrónicos fueron detenidos a las pocas cuadras por personal del servicio 911.

“Lo que más nos duele es que el lunes había cambiado la mercadería de la vidriera. Es la tercera vez que nos roban en cuatro años”, se apura en aclarar Emiliano Plaza, encargado del local. “Al parecer todo fue muy rápido. Por suerte, una vecina reaccionó y logró llamar a la Policía para que los detuvieran”, comentó.

Cerca de las 4.30 dos jóvenes destruyeron la vidriera del local, sustrajeron varios elementos y escaparon. La Policía montó un operativo cerrojo y logró aprehender a un hombre de 33 años y a un joven de 17. A ambos se les secuestraron varios elementos que habían sido sustraídos del negocio. “Queda el consuelo de que lograron atraparlos, pero sería mucho mejor que no volvieran a suceder estos robos”, indicó Plaza.

La víctima comentó que los comerciantes de la zona están preocupados por la serie de robos que se produjeron en las últimas semanas. “A la heladería de la esquina le quitaron la recaudación dos veces en menos de una semana. Ahora me tocó a mí y días anteriores a otros vecinos. La realidad es que nos están atacando cada vez más seguido”, explicó Plaza.

Denuncian ocho robos en barrio Norte en apenas una semana

La Fiscalía de Instrucción XI recibió, desde el domingo 1 hasta el domingo 8, ocho denuncias de distinto tipo por ilícitos cometidos en este sector de la ciudad.

Por ese motivo, la fiscala Adriana Giannoni designó a personal de la división Delitos Contra la Propiedad para que haga un trabajo especial en la zona, ya que existían sospechas, sobre la base de los testimonios de las víctimas, de que los delitos registrados habían sido cometidos por las mismas personas.

El domingo, después de que asaltaran un drugstore de Laprida y avenida Sarmiento, un grupo policial descubrió a los autores y logró detener en Villa 9 de Julio a uno de ellos. El sospechoso, que tiene una discapacidad que le impide caminar con normalidad, habría participado en otros ilícitos que se cometieron en la zona.

Polémicas declaraciones

Luego de que LA GACETA publicara que se habían producido ocho robos, Claudio Maley, ministro de Seguridad, declaró: “Es una mera información periodística. No hemos recibido alguna queja. Tenemos las puertas abiertas para recibir cualquier situación que quieran plantear”.

Robos en barrio Norte: "es una mera información periodística", dijo Maley

“Es una percepción que él tiene porque no sabe lo que está pasando. La cantidad de policías en la zona se ha reducido en los últimos meses y por eso se están cometiendo más ilícitos. Cada vez son más los comercios que cambian sus horarios de atención por cuestiones de seguridad o atienden con la puerta cerrada”, indicó Plaza.

Juan Carlos Medina, empleado de un comercio de Laprida al 600, reconoció que en base a las quejas de los comerciantes, comenzaron a custodiar las calles chicos sin armas. “Son cadetes y están viendo que no pase nada. Tengo miedo por ellos porque no tienen armas y pueden ser víctimas de los asaltantes que andan armados. Si hasta roban celulares amenazando con una pistola”, explicó.

Números

Entre los movimientos internos, en la Dirección de Guardia Urbana más de 65 uniformados fueron enviados a los programas de Integración Comunitaria en los barrios ATE, La Costanera y Alejandro Heredia, entre otros puntos de la capital; 24 pasaron a cumplir tareas administrativas; unos 25 ingresaron a la Escuela de Oficiales de la fuerza y fueron desafectados; y 25 comenzaron a cumplir consignas las 24 horas. Todavía no se resolvió el planteo que habría realizado el Arzobispado para que haya un policía en cada uno de los templos religiosos de la capital.

“La situación es grave. En Barrio Norte hay muchísimo movimiento económico y no se puede dejar de custodiar. Algo tienen que hacer las autoridades para que no haya más hechos delictivos”, indicó María del Carmen Barros, vecina de la zona.

Su amiga, mientras tomaban un café en un bar ubicado al frente de la plaza Urquiza, agregó: “acá pasan los ladrones en moto. Están buscando dónde atacar. Si ven un negocio sin gente, se meten. Si ven a una chica sola en la parada, la enfrentan. Es muy importante que haya presencia policial. Estos chicos que andan dando vueltas son muy nuevitos, pero al verlos los motochorros, al menos, se cuidan”.

Comentarios