Las transgresiones viales de los motociclistas

09 Abr 2018

Seguramente es una de las ciudades, donde ellas tienen un lugar protagónico en el paisaje urbano. Anualmente se incrementa su número por ser un vehículo accesible a los bolsillos de la población. Una buena parte de sus conductores se ha ganado una mala fama: ser poco o nada respetuosos de las normas viales y cometer todo tipo de infracciones posibles, desde circular sin casco, sin espejos, pasar los semáforos en rojo, circular por las veredas o en contramano, transportar más de dos personas. Según un funcionario municipal, hay alrededor de 140.000 motocicletas circulando en San Miguel de Tucumán.

La semana pasada, motociclistas se quejaron por los operativos municipales porque los vehículos en infracción fueron levantados de la vía pública y llevados al corralón municipal. El subsecretario municipal de Tránsito. Enrique Romero, dijo al respecto que si las motos están mal estacionadas, se las levanta; si no tienen patente o espejo, también. “Lo que queremos es tratar de recuperar el orden. Pero la gente no entiende. Lamentablemente se cumple el adagio popular de ‘la letra con sangre entra’. Estamos levantando 100 motos al día, 1.000 al mes y cerca de 36.000 al año por infracción”, dijo en el programa “Las 12 en 30”, de LA GACETA Play. El funcionario adelanto que en los próximos días publicarán un manual para que “el conductor conozca todas las normativas y no tenga inconvenientes”.

Se refirió también a la calle Mendoza al 800, que desde hace tiempo se caracteriza por el desorden: autos y motos estacionadas en doble fila, vendedores ambulantes de frutas y verduras en las veredas, obstaculizan a los peatones la circulación de vehículos. El intendente capitalino, ha anunciado que convertirá en peatonal esa cuadra. Sostuvo que en esa arteria el estacionamiento de motocicletas y taxis está “prácticamente anulado; las playas de estacionamientos tendrán que ver su actividad comercial, porque nos parece interesante que esa cuadra se convierta en peatonal”.

Una de las consecuencias del incumplimiento de las normas viales son los accidentes y en los últimos años los motociclistas engrosan el listados de los lesionados y muertos. El 18 de octubre pasado, publicamos cifras oficiales, que indicaban que de los 17.800 involucrados en accidentes ese año, el 80% (unos 14.240) eran motociclistas. A su vez, el 80% de esos motociclistas (unos 11.400) circulaban sin casco. En 2013, un funcionario del Departamento de Educación Vial de San Miguel de Tucumán dijo que muchos de los conductores eran menores de edad. “No saben conducir, y de todas formas los padres se las prestan. Un 60% de los accidentes de tránsito en San Miguel de Tucumán son protagonizados por menores en moto”, señaló en la oportunidad.

Las constantes transgresiones de los conductores se deben al analfabetismo vial, a la falta de controles constantes y de sanciones rigurosas. El viernes publicamos la foto de una mujer llevando a su bebé en una silla especial colocada en un cajón. Sería positivo si el manual con todas las normativas viales que piensa editar en breve la Municipalidad, tuviera que ser aprendido en forma obligatoria por los aspirantes a obtener la licencia de conducir y luego ser evaluados; si desaprobaran darles una nueva oportunidad y si no lo hicieran, que transcurriera, por ejemplo, un año para poder presentarse y rendir. Si no se ataca el problema de raíz, lejos estaremos de erradicar las transgresiones.

Comentarios