“Jazo” Acevedo le habría disparado a Juárez para vengar a su hermano “Chichilo”

“Hay una enemistad manifiesta entre ambas familias que puede haber derivado en deseos de venganza", manifestó el fiscal de Cámara, Carlos Saltor.

27 Mar 2018

El juicio contra Javier “Jazo” Acevedo dejó al descubierto el enfrentamiento que su familia mantiene, desde hace décadas, con la de Nelson Ezequiel Juárez, en el barrio “El Sifón”.

“Jazo” llegó al debate acusado por tentativa de homicidio contra Juárez, quien tenía 15 años cuando recibió un tiro en el pecho y otro en la pierna, en la vereda de su casa.

Dijeron que Acevedo disparó, pero mostraron contradicciones

Todas las partes coincidieron en que ambos bandos mantienen una histórica disputa que se habría originado cuando el padre de la víctima y Walter “Chichilo” Acevedo (hermano de “Jazo” y uno de los fundadores de “La Inimitable”, la barra brava de Atlético Tucumán), eran adolescentes.

“Son grupos antagónicos que están enfrentados desde hace unos 35 años. La misma madre de la víctima reconoció que tiene problemas con ‘Chichilo’”, señaló Manuel Pedernera, abogado de “Jazo”, mientras formulaba sus alegatos.

Antes, el fiscal de Cámara, Carlos Saltor, había expresado: “Hay una enemistad manifiesta entre ambas familias que puede haber derivado en deseos de venganza”.

Juzgarán a “Jazo” Acevedo por balear a un joven en “El Sifón”

Saltor solicitó una condena de siete años para Acevedo, por el delito de tentativa de homicidio. Perdernera, quien representa a “Jazo” junto con Ezequiel Filmann, pidió que fuera absuelto.

El propio Acevedo se encargó de confirmar el conflicto entre las familias. Saltor, mientras alegaba, recordó que Víctor Nelson Juárez (padre de la víctima) apuñaló por la espalda a “Chichilo”.

“Por ese hecho nunca hubo Justicia”, exclamó “Jazo”, en ese momento desde su lugar, ante la sorpresa de todas las partes. Sus defensores tuvieron que pedirle que mantuviera la calma.

Otra situación tensa se vivió cuando los policías retiraban de la sala a Juárez, quien tuvo que pasar junto a varios integrantes de la familia Acevedo, que asistieron al debate.


Juárez, quien cumple una condena por homicidio en el penal de Villa Urquiza, fue trasladado al juicio esposado y bajo custodia policial.

Cuando era retirado, les habría murmurado un insulto a los familiares de “Jazo”. Éstos le comunicaron lo que había ocurrido a las juezas Stella Maris Arce (presidenta), Marta Cavallotti y María Elisa Molina.

“Nosotros venimos en calma y no dijimos nada; pero él pasó amenazándonos”, dijo Dolores Acevedo, familiar de “Jazo”.

El Tribunal impartió directivas al personal de la guardia policial de Tribunales para que tomen los recaudos necesarios para evitar incidentes en la jornada la última jornada.

También la madre de Juárez, Anabel Otárola, confirmó que hay cuentas pendientes entre ambos bandos y reconoció que su pareja “tenía problemas desde chico” con el hermano de “Jazo”.

“Durante el juicio se mantuvieron los códigos que hay en ese ambiente. Ninguna de las familias contó los verdaderos motivos del enfrentamiento”, comentó una fuente judicial.

Última testigo

La estrategia defensiva sostuvo que Acevedo pasó el 19 de noviembre de 2013, día de los hechos, junto a Florencia Araceli Sánchez. Ayer, la joven confirmó esa versión ante el Tribunal.

Sánchez contó que “Jazo” la pasó a buscar de su casa en una moto y que pasaron el día en El Cadillal. “Fuimos a las 12. Yo preparé sándwiches de miga y compramos una gaseosa. Recuerdo que había una cascada. No había gente”, aseguró. Agregó que regresaron cerca de las 20.

La muchacha contó que no mantenía una relación sentimental con Acevedo y que no tenía deseos de asistir al debate. Aclaró que no volvieron a verse.

Pero ante una pregunta de Pedernera, afirmó que sentía “desprecio” por “Jazo”, aunque no detalló los motivos de ese sentimiento.

Al Tribunal le llamó la atención que Sánchez hubiera declarado recién tres años después del hecho. “¿No se presentó ni aun sabiendo que (Acevedo) estaba acusado, habiendo estado con usted?”, le preguntó la vocal Cavallotti. “No me interesaba”, respondió la testigo.

Alegatos

El fiscal de Cámara Saltor remarcó la “falta de memoria” de la última testigo y del imputado. “Son cortadas falsas para poder justificarse”, dijo sobre el testimonio de Sánchez.

“Es curioso que recuerden horarios y hasta qué comieron, pero no en la moto en la que fueron a El Cadillal”, destacó.

El funcionario judicial también remarcó que “Jazo” estuvo tres años prófugo. “Si era inocente, por qué se fugó al otro día”, consideró.

“Solamente la víctima y su madre vincularon a mí testigo con el hecho”, destacó Pedernera. El letrado se refirió a la “mediatización” del caso. “’Jazo’ ha tomado estado público, pero hay que analizar las pruebas y no lo que sale en los diarios”, opinó.

Hoy, el Tribunal dará a conocer su sentencia. Antes, Acevedo tendrá la oportunidad de emitir sus últimas palabras antes que las juezas pasen a deliberar.

Comentarios