Ladrones armados asaltaron en un bar de la zona de El Bajo y amenazaron al encargado

Los agresores empuñaron armas y se llevaron $ 1.200; fueron filmados por las cámaras. “Entraron y se fueron como si nada, sin taparse la cara".

26 Mar 2018
1

INSEGURIDAD. El dueño afirmó que es la sexta vez en menos de cuatro años que sufre un robo. CAPTURA GOOGLE MAPS

El encargado de un bar de la avenida Avellaneda y Marcos Paz, en la zona de El Bajo, vivió unos minutos de pesadilla cuando dos hombres entraron armados, lo amenazaron y lo golpearon para robarle sus pertenencias y el efectivo de la caja registradora durante la madrugada de ayer.

El dueño del local, Julio Carrizo, dijo a LA GACETA que es la sexta vez en menos de cuatro años que sufre un robo de estas características, además de los “incontables robos ‘oportunistas’ que sufren los clientes que se sientan en las mesas de afuera”.

Carrizo contó que cerca de las 4, los asaltantes llegaron en una moto por Estados Unidos. “Uno de ellos entró primero y se hizo pasar por cliente, después entró el otro y sacaron unas pistolas. Le robaron la billetera al encargado y lo condujeron hacia una oficina donde está la caja. Sin embargo, allí sólo había $ 1.200 porque ya habíamos pagado a los mozos”, relató el comerciante, y añadió que los desconocidos también golpearon al empleado.

“No se dieron cuenta que a esa hora sólo quedaban clientes en el primer piso del bar, no en la planta baja”, explicó Carrizo. Al final, los asaltantes se llevaron el efectivo, una tablet y el control remoto de un aire acondicionado.

De acuerdo con el relato del dueño del bar, luego del robo, que fue captado por las cámaras de seguridad del establecimiento, los jóvenes se marcharon a contramano por la misma calle por la que llegaron, que describió como “una boca de lobo”.

“Entraron y se fueron como si nada, sin taparse la cara. Estuvieron alrededor de cinco minutos”, manifestó.

Más seguridad

Carrizo adelantó que reforzará la seguridad del local debido a que los asaltos y los robos están perjudicando al negocio. “Tengo clientes que me dicen que tienen miedo de venir porque ya les robaron. Otros piden sentarse adentro, pero no hay lugar para todos”, aseguró.

El comerciante también dijo que el encargado que estaba de turno cuando se cometió el robo tiene intenciones de seguir trabajando, pero le pidió que refuerce la seguridad.

“No basta sólo con las cámaras, quiero poner un guardia que esté todas las noches, como tenía hasta hace dos años. El problema es que no alcanzaba el presupuesto. Tuve que achicar gastos y por eso dejé de tener a un policía en la puerta”, explicó.

Comentarios