En clave de gambeta y gol

23 Mar 2018
1

ADIÓS. René Orlando Houseman. archivo

Agosto de 1973. El Huracán de Menotti lo era todo. En un potrero del ingenio San Juan, había partido con los rivales de Lastenia. El dueño de la pelota, Salinas, el DT local, había llevado una revista “El Gráfico”. Y leyó en voz alta sobre los elogios a ese fútbol distinto. Y a modo de charla técnica, les fue dando un rol a los chicos que allí estábamos. “Vos hacé de Carrascosa, vos de Larrosa; ‘Flaco’, vos sos Babington. Y vos ‘Palito’ jugás de Brindisi. Ah vos, que sos rápido hacé de Houseman. Gambeteá todo lo que podás. Y hacé goles”.

“El Hueso”. “El Loco”. Santiagueño de La Banda era René Orlando Houseman. Tenía 20 años en 1973 cuando ese “Globito” levantó vuelo con su aporte de puntero derecho. Tan hábil como rápido. Tan astuto como encarador. Ambidiestro. Campeón Metropolitano esa temporada. Jugó el Mundial de Alemania y le hizo un golazo a Italia. Estuvo también en el ‘78 y en el 6 a 0 a Perú, marcó el quinto, tres minutos después de entrar por Bertoni. Lució los colores de Defensores de Belgrano, River, Colo Colo de Chile, Independiente. Y de Excursionistas, al principio y al final de su carrera. En la Selección estuvo del 73 al 79, en 55 partidos.

Fue un tipo sin casete, natural, al que el alcohol lo tuvo a mal traer. Ese fue un problema que no pudo gambetear, como tampoco al cáncer, que le produjo la muerte ayer.

Final del partido en el potrero; 4-4 cerradísimo. Ferreira me la devolvió en pared y saqué un disparo bajo, inatajable. La pelota fue a dormir entre los matorrales que hacían de red detrás del arco. Gambeta y gol, aquel día de 1973 “fui” Houseman.

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios