Gracias a los pulpitos, los bebés de cinco neonatologías tucumanas se aferran a la vida

Se trata de una iniciativa de dos hermanas de Tafí Viejo, que buscan mejorar la estadía de los bebés en los centros asistenciales.

22 Mar 2018

Angustia, ansiedad y esperanza. Una mezcla de sentimientos que solo los padres, que tienen delicados a sus hijos, pueden experimentar al pasar días y días en la sala de neonatología con bebés que llegaron al mundo hace tiempo pero todavía no pueden salir del hospital.

En medio de todo ese desconsuelo, de repente aparece un recurso nuevo que genera esperanza: el pulpito. Es una especie de muñeco, hecho con un hilo especial, que se entrega en las neonatologías a los bebés que están delicados, con el fin de agilizar su recuperación.

La iniciativa surgió en 2013, en Dinamarca, pero se aplica en Tucumán desde hace un año. Laura y Aida Ruíz son las coordinadoras del proyecto Abrazos de Pulpitos, en Tafí Viejo. Desde que empezaron, lograron instalarse en cinco neonatologías: en la Maternidad, en el hospital Avellaneda, en el hospital del Este, en el Sanatorio 9 de Julio y en el Sanatorio Rivadavia.

Laura y Aida Ruíz.-

La asociación civil cumplió su primer aniversario el 19 de marzo pasado y recordará su primera entrega el 30 de mayo. "Fue muy emotiva. Llevábamos tiempo tratando de que admitan el pulpito en la Maternidad que nos tomó por sorpresa. Un día sonó el teléfono y eran unos padres desesperados, que se habían enterado de lo que hacíamos y querían probar si funcionaba con su bebé”, contó una de las impulsoras, Aida Ruíz.

Personas de distintas partes de la provincia se juntan, sábado de por medio, para ayudar a las hermanas Ruiz con los pulpitos. La asociación sin fines de lucro tiene su réplica en Tafí del Valle. “Las chicas dejan una o dos horas de sus vidas para dedicárselas a los pequeños guerreros que están luchando. Estamos muy agradecidas”, expresó Aida.

Cómo funciona

El pulpito funciona como un acompañante del bebé. La sensación del niño es que está las 24 horas acompañado. Al tenerlo entre sus brazos, permite a los médicos trabajar con libertad y evita que el pequeño se intente quitar las sondas, indispensables para su desarrollo.

El muñeco se fabrica con un hilo especial, apto para los bebés en recuperación. Es un estimulante para el bebé y lo ayuda para una recuperación más rápida y eficiente.

La historia de Alfonso, el bebé que recibió el primer pulpito

Alfonso nació prematuro, el 22 de febrero de 2017. Desde que llegó al mundo, pasó más tres meses en la incubadora tratando de recuperarse. Al ver que los días pasaban y no había mejorías, los padres se contactaron con las hermanas Ruiz para conocer de qué se trataba la iniciativa.

“Alfonsito recibió su pulpito el 30 de mayo y al otro día empezó a mejorar. Una semana después recibió el alta y volvió a su casa”, recordó la impulsora del proyecto.

Ese pequeño bebé, que parecía no poder salir adelante, cumplió un año este 22 de febrero.


Alfonso.-

Necesidades de la asociación

“Necesitamos manos tejedoras que se comprometan, sobre todo”, indicó Aida.

Además se puede ayudar al grupo aportando: hilo peruano en ovillo (no en madeja), bolsas con cierre Siploc (de 20x30) y vellón siliconado (no guata).

Contacto

Para conocer más sobre el proyecto, dar una mano o participar del mismo, los interesados se pueden comunicar:

Web: abrazodepulpito.org.ar

Facebook: Abrazo de Pulpito Tafí Viejo, Tucumán

Mail: [email protected]

Teléfono: 381 4597418

ABRAZO DE PULPITO. El grupo se reúne sábado de por medio para tejer los pulpitos.-

Comentarios