Libros: para todas las edades

La pasión por el deporte se puede manifestar de diferentes maneras. Como un juego, como profesión o como algo que se hace obligado.

18 Mar 2018

El tenista que odió el tenis

Hasta la llegada de los gigantes, a partir de 2000 (Roger Federer, Novak Djokovic y Rafael Nadal), sin dudas Andre Agassi, ex tenista estadounidense de 47 años era la revolución del tenis, que años después pasaría a ser considerado uno de los mejores.

Ganador en los cuatro Grand Slam (Abierto de Australia, Abierto de Estados Unidos, Roland Garros y Wimbledon) y oro olímpico, movilizó al mundo del tenis en 2006 con su retiro después de 21 años de profesionalismo. En 2009 confesó haber consumido metanfetamina por una depresión y volvió a ser titular en los medios cuando en 2015 dio a conocer su autobiografía “Open”.


Con sus casi 500 páginas, las memorias de Andre Agassi son el desnudo público del tenista que comenzó con el deporte siendo prácticamente un bebé, por el sueño de su padre de que algunos de sus hijos fuese el mejor dentro del deporte de la raqueta. Con ayuda del periodistas J.R. Moehringer, ganador del premio Pulitzer, Agassi pudo expresar cómo un ex número uno puede llegar a odiar el tenis con toda su alma y amarlo con todo su corazón.

Se podría decir que el libro no retrata la vida de uno de los mejores tenista de la historia, sino que enseña el atormentado interior de un hombre que odió al tenis y no al de la mirada color algarrobo de la portada, que parece estar mirando al lector.

Gracias a “Open” conocemos que detrás de la máquina Agassi existe un hombre llamado Andre que confiesa: “odio el tenis, lo detesto con una oscura y secreta pasión, y sin embargo sigo jugando porque no tengo alternativa. Y ese abismo, esa contradicción entre lo que quiero hacer y lo que de hecho hago, es la esencia de mi vida”.

El Taekwondo en su máxima expresión

De las artes marciales, el Taekwondo es la más joven. Con sus 63 años de vida, este deporte se practica en nuestra provincia hace más de 40. Esta arte marcial coreana, migró hasta las latitudes del norte del país gracias a Adolfo Villanueva, que se instaló en Tucumán en 1974 siendo 1° Dan.

En ese mismo año, el autor de “Historia, Cultura y Didáctica del Taekwondo”, Rodolfo Emilio Castillo, se inició en este arte con el maestro Villanueva.


Después de estar más de 40 años en el deporte, con el libro el autor busca reconocer a su maestro y difundir lo que el taekwondo le enseñó con la estructura moral del “Do”, brindando conocimientos claros.

Aunque el libro está destinado para todo aquel que esté dentro del taekwondo (instructores, alumnos o padres), también puede ser disfrutado por aquellos a los que la filosofía de esta arte le llamé la atención. Sus más de 100 páginas permiten conocer todo lo relacionado al deporte, como la importancia del saludo símbolo de respeto, cortesía y auto control. Además, sus cinco principios: cortesía, integridad, perseverancia, autocontrol y espíritu indomable; y sus movimientos básicos.

El libro representa un salvavidas constante para todo aquel que esté en el mundo del taekwondo y puede servir como una fuente inagotable de consultas como: ¿desde qué edad se puede comenzar las prácticas de este deporte? o ¿se puede aprender por internet o con libros? Las palabras de Castillo, primer 8° Dan de la provincia, son la amalgama perfecta entre historia, filosofía y deporte en su máxima expresión.

El arco contrario en la mira

El fútbol no es sólo para grandes. La pasión que genera el deporte de la “redonda” es algo que se acuña desde el alma, desde el primer momento en que se ve rodar la pelota sobre un rectángulo verde de césped o en cualquier superficie.

Casi todos los niños sueñan con ser futbolistas, para poder jugar toda la vida. Los términos posición adelantada, córners y tarjetas, es algo que con lo años comienza a cobrar una importancia mayor a la que se merecen. Cuando se juega a la pelota, lo único que interesa es meter goles. En esos partidos, al futbolista que le cometieron una falta no se queda tirado en el piso esperando a que el árbitro amonesté o expulsé al otro, para recién levantarse. En los encuentros del potrero, ante una falta, el jugador se levanta lo más pronto posible para seguir jugando vehementemente en búsqueda de la victoria de su equipo.


El periodista y escritor italiano, Luigi Garlano, después de escribir durante años para La Gazzetta dello Sport, decidió comenzar a hacerlo para los amantes del fútbol. En 2007, Luigi lanzó el primer libro de la serie de literatura infanto-juvenil “¡Gol!”, la cuál hasta hoy lleva 49 entregas de las historias de Tommi y su equipo de amigos “Los Cebolletas”. En cada libro, el autor permite vivir una nueva aventura de Gastón Champignon, entrenador de los chicos; y de sus jugadores Tomi, Nico, Fidu, Joao, Dani, Lara, Sara y Julio.

En sus 11 años, la saga a tenido sus entregas especiales bajo el título de “¡Súper Gol!”, donde se brindan consejos, se cuentan trucos y ejercicios de “Los Cebollaetas”. Además grandes figuras, como Platini, Zidane o Ronaldinho y equipos como Real Madrid y Barcelona, también dieron el presente. ¡Gol! está destinadas para todo aquel que de chico haya jugado con la “redonda”.

Intimidades de los Juegos Olímpicos

Gonzalo Bonadeo es la voz de los Juegos Olímpicos para el país. Desde Atlanta 1996 cubrió todas las ediciones imponiendo su sello en las transmisiones de TyC Sports.

La pasión olímpica es algo que Bonadeo lleva en su ADN, gracias a la herencia de su padre Diego Bonadeo, con quien vivió su primer recuerdo olímpico en los juegos de México 1968, cuando con solo cinco años lo acompañó en la cobertura. El libro llegó a las librerías días antes del 6 de agosto de 2016, cuando la máxima competencia se instalaba en Río de Janeiro y se encendía la llama.

En su más de 300 páginas, la voz olímpica del país revela intimidades de sus coberturas e historias ocultas y curiosas de los Juegos. Mitos históricos, desde la primera edición de los juegos modernos, también son esclarecidos en “Pasión Olímpica”.


En la última entrega de los Oscar, el documental que se llevó la estatuilla como el mejor de 2017 fue “Ícaro”, que muestra el modo en el que el gobierno ruso ayudaba a sortear los dópings a sus atletas en los Juegos Olímpicos de Sochi 2014. Tema que en 2016, Bonadeo ya lo exponía en su libro, como también las negociaciones ocultas por las sedes. Relatado en primera persona, sus páginas enseñan terminologías olímpicas correcta cómo ser que las medallas no son ni de oro ni de plata, sino doradas y plateadas. También expresa que usar “olimpiada” como sinónimo de Juego Olímpico, es incorrecto porque olimpíada es el período de cuatro años que hay entre los juegos. “Pasión olímpica” es el sueño de todo amante del movimiento olímpico.

Comentarios